Aprende todo sobre el agapornis lilianae, una hermosa ave

El Agapornis Lilianae es un ave que ha sido deseado por muchos como mascota, principalmente por la gran belleza que presenta esta ave con sus majestuoso colores, aunque esta ave no es común, aquellos que llegan a conocerla la desean tener como mascota. (Ver Articulo Sobre: Como criar Agapornis).

Características

Actualmente no existen datos específicos sobre el origen de esta ave, los expertos en esta rama no han podido determinar de dónde surgió, pero se han estimado muchos posibles casos, quizás el más aceptado por la comunidad es el que dice que el Agapornis Lilianae puede ser una mutación del Agapornis Fisher y esto se debe a que estas dos aves son confundidas normalmente por el parecido que llegan a tener en su aspecto y la forma de comportarse.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta ave es muy estudiada debido a que se busca obtener la mayor información posible sobre ella con tan de preservar su especie, con la información necesaria sobre el estilo de vida de esta ave se puede lograr una mejor preservación, al saber cómo criarla aquellas personas que se encargan de preservar a estos animales podrían obtener mejores resultados y sacar unas crías aceptables para desenvolverse en un medio ambiente salvaje.

Debido a la explotación agrícola en las zonas donde residen los Agapornis Lilianae, se ha perdido gran parte de su habitad y esto ha llevado a que las aves busques nuevas regiones en las cuales desarrollarse, actualmente se ha visto muchas de estas aves conviviendo en espacios de parques nacionales, la principal razón para que se alojen en estas zonas es que están protegidas por el gobierno y no se ve deforestación en ellos, así que estas aves se  encuentran actualmente a salvo en estas regiones resguardadas.

Aunque los parques nacionales no son espacios suficientes como para albergar a toda la población de aves existente, por lo cual se deberían aplicar normas que eviten la deforestación de grandes regiones de bosques en la cual estas aves habitan.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Origen

Debido a que no se conoce de dónde deriva esta ave, no se conoce exactamente su origen, aún actualmente el origen de esta ave es un misterio que se intenta resolver, pero se tiene noción de cuando fue su primer avistamiento registrado.(Ver Articulo Sobre: Aves Marinas).

En el año 1864 esta ave fue registrada y catalogada como se conoce hoy en día, el Agapornis Lilianae fue catalogado por primera vez en la zonas de Tanzania y es por ellos que ahí se estima su origen, el mismo fue descubierto por el ornitólogo William Slater y se conoce que el mismo denomino a esta ave de esta forma en honor a su hermana que se llamaba Lilian.

Desde este momento el ave pasó a ser conocida como Agapornis Lilianae y es una de las pocas informaciones que se tiene al respecto de esta ave, son muy escasos los datos sobre el mismo y esto da mucho que pensar sobre la cantidad de individuos que existen de esta especie.

Características

Actualmente son muchas las especies que se conoce de Agapornis, cada una de ellas presenta características personales por las cuales pueden diferenciarse unas de otras, pero debido a que son aves muy similares y que cada una de ellas puede presentar diferentes mutaciones, se suelen confundir unas con otras, por tal motivo los investigadores de estas especies las han estudiado y han establecidos los parámetros que diferencian a cada una de estas aves.

El Agapornis Lilianae tiene características muy similares a otras especies de Agapornis, pero se puede diferenciar por las siguientes características:

  • Son más pequeños que otras especies de Agapornis, llegan a medir un máximo registrado de 14 cm, variando esta medida según el sexo del ave y las características particulares en el desarrollo de cada individuo.
  • Toda la cara de estas aves presenta una tonalidad naranja que llegan a extenderse hasta el pecho y se va difuminando conforme se acerca al contraste con las plumas de otro color.
  • El resto de las plumas que no comprenden la cabeza y el pecho son de un color verde muy fuerte en las zonas superiores de alas y espalda, el verde se torna más pálido en la zona del abdomen.
  • Esta ave no presenta dimorfismo sexual a diferencia de otros Agapornis, como es el caso del Agapornis Taranta, esta ave no puede diferenciarse de otras a simple vista, con diferencia de que posee un aro blanco alrededor del ojo y este puede ser utilizado para diferenciar a las hembras de los machos en algunos caso, pero se debe tener una noción sobre los parámetros.
  • El pico de esta ave es de un color rojo que se torna muy intenso y el cual combina con el tono naranja de pecho y cabeza. La única parte del pico que no tiene la misma coloración es la base del mismo, esta tiene un color más pálido que el resto, siendo uno tono blanco que apenas llega a notarse y pareciera ser una línea.
  • Las patas del Agapornis Lilianae son de color gris como los de la mayoría de especies de la raza Agapornis.

Todas estas características servirán para determinar cuando estamos en presencia de un Agapornis Lilianae y cuando se trata de otra especie de Agapornis o de una mutación del mismo, hay que ser muy atento a los detalles, pero con estas características principales será algo fácil de reconocer, solo hay que tener un poco de memoria y analizar detenidamente al individuo.

Distribución

Las aves se distribuyen según la región que más les favorezca, una combinación ideal entre el clima, la alimentación, la vegetación y otros productos crean el habitad perfecto para cada una de ellas. El habitad idea para cada ave varía según las condiciones a las que se adapte y las cuales se hayan desarrollado a lo largo de toda la evolución que ha tenido esa especie.

La mayoría de las aves suelen ubicarse en distintos países y regiones del mundo, debido a que los climas son muy similares y las condiciones para sobrevivir son las ideales, pero en muchos casos hay aves que no pueden desarrollarse en otros climas más que los que han estado acostumbradas por generaciones, por lo cual un pequeño cambio en los hábitat que acostumbran o en el clima de la región puede llegar a desaparecer toda una especie de aves. Al ser animales tan sensibles cualquier cambio en el ecosistema por muy pequeño que sea afectara su desempeño llevándolo así a que su población se reduzca en gran tamaño.

La cantidad de espacio para el desarrollo de una especie es la que determina la forma en que se distribuyen las mismas, mientras más limitado sea el espacio la población se concentra más y mientras mayor sea la zona de desarrollo la población estará más extensa debido a que se pueden desarrollar con más tranquilidad en grandes zonas de terreno.

En el caso de los Agapornis Lilianae se puede ver como estos se distribuyen en un conjunto de poblaciones aisladas entre sí, algunas de estas poblaciones llegan a ser numerosas, componiéndose de grandes cantidades de especímenes de todo tipo, mientras que otras poblaciones llegar a ser muy reducidas, casi al punto de desaparecer por la poca cantidad de individuos que en ella habitan.

El mayor peligro que tiene el Agapornis Lilianae es su popularidad entre el público, esta es una de las razones por la cual muchas poblaciones han sido reducidas, una vez que encuentran las localidades de estas aves las mismas son capturadas sin restricción alguna hasta llegar a llevárselas casi todas.

Aquellas poblaciones que aún se mantienen con grandes cantidades de aves son porque aún no han sido descubiertas por los que contrabandean estos animales o porque son poblaciones cuidadas o de muy difícil acceso para ellos, lo cual es una gran ventaja y por tal motivo se cree que estas aves aún no han sido llevadas a la extinción total.

Durante muchos años estas aves han sido capturadas y cazadas sin piedad alguna, aun cuando es una actividad prohibida el alto precio que llegan a tener estos especímenes hace que esta actividad sea atrayente para las personas, por lo cual cada vez son más las que deciden arriesgarse a realizarla aun corriendo el riesgo de ser privados de libertad si son capturados.

Según estudios realizados se estima que en el año 1929 en una expedición de 4 semanas se llegaron a capturar un total de 16.000 aves de esta especie, en esta época estaba en pleno apogeo la venta de estas aves, su popularidad estaba en ascenso y la población era mucho más grande que la que existe actualmente. (Ver Articulo Sobre: Aves que no vuelan).

Una de las mejores formas de evitar la captura de estas aves es creando conciencia entre nosotros mismos, aun cuando no se pueda cambiar la mentalidad de los cazadores, se puede cambiar la mentalidad del consumidor, se lo atrayente que puede ser tener una de estas hermosas aves como mascota, pero se le priva de muchos privilegios que puede obtener en la naturaleza.

Si todas las personas evitamos comprar de forma ilegal a estas aves se lograría evitar que se extingan las mismas, ya que no serán capturadas si no se obtiene un beneficio monetario por las mismas. Lo mejor que se puede hacer si se desea tener una de estas aves como mascotas es ir a un sitio certificado para obtenerlas, muchas personas son criadores especializados los cuales se encargan de preservar estas especies, las crían y desarrollan en espacios adecuados a partir de una pareja de esta especie, por lo cual se contribuye a que prevalezca esta raza sin necesidad de tomarlos directamente de su hábitat natural.

También se puede llegar a crear conciencia en aquellas personas que destruyen el medio ambiente, lo cual acaba con el hábitat de estos animales. Los gobiernos son los principales entes encargados de velar por la seguridad de estas especies, por lo cual deberían evitar deforestar grandes cantidades de terrenos en los cuales habitan estos majestuosos especímenes.

Comportamiento

Entre los Agapornis que existen se puede encasillar al Agapornis Lilianae dentro de los que poseen el círculo blanco alrededor del ojo, los cuales son 4 y dentro de este grupo pequeño el Agapornis Lilianae es de los más asustadizos.

Para el comportamiento asustadizo de esta ave aún no se ha establecido una causa, los expertos piensan que quizás se deba a que este es uno de los Agapornis más pequeños, por lo cual se siente intimidado ante el gran tamaño que pueden llegar a tener el resto en comparación con él, pero esto son solo suposiciones ya que no se ha establecido una teoría exacta sobre su comportamiento. (Ver Articulo Sobre: El Agapornis Taranta).

Si has tenido como mascota otra especie de Agapornis, debes tener cuidado de no tomar las mismas medidas con un Agapornis Lilianae, se debe interactuar un poco más y con más cautela que con otras especies de aves, al igual que otras razas este se ira adaptando luego de un tiempo, pero se debe tener mucha paciencia para que esto suceda.

Una buena forma de establecer contacto con este tipo de aves seria haciendo que él se acerque a ti, colocar una semilla en tu mano y dejando que la mascota se acerque a tomarlo hará que se dé cuenta que no existe peligro alguno al establecer contacto físico, por lo cual se reforzara el lazo entre amo y mascota.

Entre las mutaciones de Agapornis Lilianae se encuentra aquel que denominan como “Papillero” el cual resulta siendo el más difícil de criar de toda esta especie, principalmente porque la mayoría de crías que llega a tener el mismo no salen adelante, por lo cual es recomendado que sean criados por sus padres para que puedan tener un mejor desarrollo.

En los diversos estudios que se han hecho a este tipo de aves, se ha visto que llegan a ser muy tímidos inclusive entre otros Agapornis, pero entre las especies que más se pueden relacionar están los Fisher, Nigrigenis y Personata.

La timidez puede ser un factor característico en los Agapornis Lilianae, pero la forma en que esta pueda desarrollarse dependerá de las características personales de cada individuo y la forma en que haya sido criado durante su etapa fundamental de desarrollo.

Criar a un Agapornis Lilianae

Aunque esta ave se acostumbra fácilmente al cautiverio hay que tomar muchos factores en cuenta para que se pueda desarrollar de manera efectiva, el Agapornis Lilianae es un ave que le gusta moverse mucho, requiere más libertad que otras especies de Agapornis, a pesar de que su tamaño no es mucho le gusta tener suficiente libertad dentro de una jaula. (Ver Articulo Sobre: Cisnes).

Lo recomendable a la hora de tener uno de estos ejemplares en casa es tener una jaula que le de unos 60 centímetros de libertad al ave y que se un espacio utilitario igual por cada ave que se tenga dentro de una misma jaula, con esto se lograra que cada ave se desarrolle sin presentar inconvenientes entre ellos que pueda afectarlos en un futuro.

Como en toda jaula de aves se recomienda colocar pequeños travesaños horizontales los cuales le permitan al ave colgarse y tener una mejor vista hacia el exterior, de esta forma no le afectara tanto el cautiverio, además de que fomentara la movilidad de la misma alrededor de la jaula.

Este tipo de ave está acostumbrada a climas no muy fuertes, con temperaturas medias, una temperatura ideal para el desarrollo de estas aves en cautiverio sería unos 15 grados centígrados, en caso de que la temperatura ambiental no sea la indicada se debe crear un espacio adecuado con esta temperatura en la cual el ave pueda vivir, de lo contrario no es recomendable someter a un Agapornis Lilianae a temperaturas mayores o menores, podría llegar a resultar contraproducente para la mascota.

Se debe prestar mucho atención a la posición del sol en el hábitat que estará su Agapornis Lilianae, a pesar de que la temperatura sea la adecuada a esta ave no le puede dar los rayos del sol todo el día, en caso de ser así se debe establecer un lugar dentro de la jaula en el que el ave se pueda refugiar del sol siempre que lo desee.

Las ráfagas de aire son peligrosas si no se controlan, podrían llegar a afectar al ave según las condiciones que presenten las mismas, sobre todo si las temperaturas son muy bajas se debe prestar atención a las ráfagas. Una buena forma de percibir las ráfagas de aire cuando no son obvias es percatarse del comportamiento de las aves, si las ráfagas son constante se verá como las mascotas tienden a juntarse en un lugar de la jaula buscando darse calor entre ellas mismas.

Para alimentar un Agapornis Lilianae se debe contar básicamente con semillas, hay muchas variedades de semillas de la familia de los loros que pueden ser consumidas por estas mascotas, cada especie de ave tiene una comida favorita la cual es relacionada según sus gustos particulares, estas aves han logrado desarrollar un gusto particular por el panizo en rama. (Ver Articulo Sobre: El cisne negro).

Hay que variar la dieta de estos animales para que obtengan los mejores beneficios de cada alimento, lo recomendable es variar su alimentación entre avena, cáñamo, mijo, alpiste y entre otras cosas su panizo en rama.

Para complemento es bueno darle variedades de frutas eventualmente, además de algunas vayas que se puedan conseguir en la zona, todo esto contribuye a que nuestra mascota adquiera los nutrientes y las vitaminas que necesita para su pleno desarrollo.

El agua que se le dé a un Agapornis Lilianae debe ser limpia, en caso de que se consiga en el mercado es recomendable agregarle alguna vitamina o complemento que prevea de una buena salud a las aves. Aunque el agua que estas aves consiguen en la naturaleza no siempre es pura, lo recomendable es mantenerlos con un agua óptima si se le va a mantener en cautiverio, sería el mínimo sacrificio que podrías hacer por tu mascota.

Aunque el Agapornis Lilianae es muy deseado como ave de compañía, su crianza es algo difícil, generalmente muchas de estas aves mueren al estar en cautiverio, los expertos en la materia no han podido determinar la causa de que la población de estas aves descendiera tanto en las últimas décadas, generalmente se le atribuyen las pérdidas de aves a factores como la reducción del hábitat en donde viven, la constante captura de las mismas, el uso de veneno para aves el cual se aplica para deforestar las zonas donde habitan o lo cambios climáticos que se producen como consecuencia de la contaminación, pero ninguna de estas razón ha sido causante de la pérdida tan grande que ha tenido esta población.

El mayor problema que quizás enfrente estas aves seria la captura para ser utilizadas como mascotas, aunque no es muy frecuente debido a su difícil crianza, ha estado presenta al igual que con muchas especies de aves. Con el paso de los días se hace más difícil conseguir a un Agapornis Lilianae en la naturaleza, su número se reduce rápidamente y como la problemática no se conoce es imposible buscarle una solución, según investigaciones recientes hechas por expertos, se ha visto que gran parte de los huevos que colocan los Agapornis Lilianae suelen estar estériles o presentan una alta tasa de mortalidad. (Ver Articulo Sobre: El Agapornis Personata).

Mutaciones del Agapornis Lilianae

A menudo, las aves suelen relacionarse con otras especies similares surgiendo así lo que se denomina como mutaciones, estas mutaciones en su mayoría son implementadas por los criadores y no en estado natural.

El Agapornis Lilianae es un ave un poco difícil de criar, aunado a esto esta ave no se relaciona mucho con otro tipo de aves, por lo cual que se encuentren mutaciones de esta especie es algo muy poco común, las especies que se conocen actualmente del Agapornis Lilianae solo varían en su color, entre estas tenemos:

  • Agapornis Lilianae Azul:

Cuando se presenta este tipo de Lilianae es muy fácil distinguirlo de un Fisher, principalmente porque son mucho más pequeños en estatura, el pico se presenta un poco más plano y curvado, además el Fisher de color azul tiene la parte de atrás de su cabeza de color negro y el Lilianae azul no tiene un color negro solido en la cabeza, el mismo llega a ser casi imperceptible.

El color azul que tiene el Agapornis Lilianae azul es casi de la misma tonalidad en zonas como el abdomen y las alas, con esta tonalidad llega a parecerse a un Agapornis Fisher violeta, aunque el Fisher violeta tiene un color de tonalidad más fuerte en las alas y aún más oscuro en la zona del cuello. El Fisher violeta es fácil de diferenciar porque este tiene un pico de color amarillo y el pico del Lilianae Azul tiene un color rosado pálido.

  • Otras mutaciones:

Se ha intentado desarrollar otras mutaciones de esta especie, pero las mismas son igualmente difíciles de criar como el Agapornis Lilianae original, por lo cual no se ha tenido mucho éxito logrando la combinación del mismo.

También ocurren problemas porque muchas de las mutaciones se realizan con Agapornis Fisher y cuando se obtienen estas mutaciones, el gen predominante es el del Fisher, por lo cual casi todas las características del ave resultante son de un Agapornis Fisher, concluyendo que la mutación no es exitosa.

La única característica exitosa al combinar a un Agapornis Lilianae es el pequeño tamaño que tiene este tipo de ave y que lo adoptan las mutaciones del mismo.  En la actualidad se han conseguido algunas mutaciones del Agapornis Lilianae como el color pastel, aqua o lutino, pero las mismas no son especies que se hayan desarrollado mucho hasta la época, quizás en un futuro logren ser especies reconocidas en todo el mundo. (Ver Articulo Sobre: El Kakapo).

Son muy pocos los aviarios que tienen disponibles para el público aves como el Agapornis Lilianae y son mucho menos frecuentes las mutaciones del mismo, los aviarios que poseen más variedad de estas aves son encontrados en localidades como Holanda el cual está especializado en la cría de este tipo de especies desde hace algunos años.

Diferencias entre un Agapornis Lilianae y un Agapornis Fisher

El Agapornis Lilianae y el Agapornis Fisher suelen ser aves muy parecidas, solo hay una pequeña variación en el tamaño y en los colores. Como se puede apreciar a simple vista el Agapornis Lilianae tiene la coloración naranja hasta el pecho, por lo cual no se nota nada de la coloración amarilla que tiene el Fisher, el cual se extiende en gran parte del plumaje que está por debajo del tono naranja del pecho.

El Agapornis Lilianae tiene su pico de color rojo intenso, pero este se aclara un poco conforme se va acercando a la base, en cambio el Fisher presenta una misma tonalidad rojiza en el pico hasta que llega a la base y se ve la característica línea blanca en la base del pico. Ambas especies tienen la línea blanca en la base del pico, pero en el Agapornis Lilianae es menos visible debido a que el pico se decolora aproximadamente desde la mitad, por lo cual no hay un contraste fuerte entre ambos colores a diferencia de los colores en el Fisher. (Ver Articulo Sobre: El Frailecillo).

El tamaño es una diferencia obvia en estas aves, el Agapornis Lilianae llega a ser uno de los más pequeños en este grupo, su tamaño máximo puede llegar a ser 14 centímetros de longitud, por los cual el Agapornis Fisher es más grande.

Dejar Comentario