Glándula uropigial, lo que no sabías sobre el acicalamiento de las aves

La glándula uropigial de las aves es un órgano sebáceo compacto ubicado dorsalmente sobre las últimas vértebras caudales. Es muy variable en cuanto a su forma y tamaño pero, generalmente, está formada por dos lóbulos y en su extremo caudal posee una papila; en ésta última región se encuentran los poros excretores que suelen ser dos en la mayoría de las aves, pero en algunos casos se observó que éste número puede ser mayor.

glándula uropigial

Distribución entre especies

La glándula está invariablemente presente en estadios embrionarios, mientras que puede ser vestigial en adultos de ciertos órdenes, familias, géneros y especies. Algunas o todas las especies de al menos nueve familias de aves carecen de glándula uropigial, sobre todo las que no pueden volar o las que producen polvo para el mantenimiento de las plumas. (Ver Articulo: Agapornis Canus).

Tambien Te Recomiendo Ver...

Estos incluyen kiwis (Apterygidae), emú (Dromaiidae), avestruces (Struthionidae), ñandúes (Rheidae), casuarios (Casuariidae), mesitas (Mesitornithidae), avutardas (Otididae), palomas y palomas (Columbidae), loros amazónicos (Psittacidae), bocas de rana (Podargidae) y pájaros carpinteros (Picidae).

Estas aves típicamente encuentran otros medios para mantenerse limpias y secas, como tomar un baño de polvo. Los investigadores no han podido correlacionar la presencia o ausencia de la glándula uropigial con factores como la distribución, el clima, la ecología o la falta de vuelo.

Secreción de la glándula

La glándula uropigial secreta un aceite (aceite de púrpura) a través de la superficie dorsal de la piel a través de un pezón de grasa o papila. El aceite contiene una mezcla compleja y variable de sustancias formadas en gran parte por ceras moniéster alifáticas, formadas por ácidos grasos y ceras-alcoholes monohidróxidos. Sin embargo, en las secreciones de la glándula uropigial de algunos grupos de aves existen algunos tipos de ceras diéster llamadas uropigioles que contienen ácidos hidroxifastos y/o alcanos-dioles.

La secreción de la glándula de Preen de algunas aves ha demostrado ser antimicrobiana, mientras que otras no lo son. Algunas aves albergan bacterias en su glándula preen, que hasta la fecha se han aislado (exclusivamente) de las glándulas preen (por ejemplo, Enterococcus phoeniculicola y Corynebacterium uropygiale). Algunas de esas bacterias se añaden a las propiedades antimicrobianas de la cera preen.

Un ave típicamente transfiere el aceite de preen a su cuerpo durante el acicalamiento frotando su pico y cabeza contra la abertura de la glándula y luego frotando el aceite acumulado en las plumas del cuerpo y las alas, y en la piel de las patas y las patas. Las áreas de la cola son usualmente pavimentadas utilizando el pico, aunque algunas especies, por ejemplo los periquitos usan las patas para aplicar el aceite a las plumas alrededor del respiradero.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Historia de la glándula uropigial

El emperador Federico II, en su tratado sobre cetrería del siglo XIII, fue aparentemente el primero en discutir la función de la glándula uropigial de las aves. Él creía que su producto no sólo engrasaba el plumaje sino que también proporcionaba un veneno que era introducido por las garras de los halcones y búhos, trayendo así una muerte más rápida a su presa. Sin embargo, estudios realizados en 1678 sobre la cuestión de la naturaleza tóxica de la secreción de las glándulas uropigiales no encontraron evidencia que apoyara la afirmación de Frederick.

Funcion

Varios investigadores han reportado diferencias en el peso relativo de las glándulas que las atribuyen a factores como cambios estacionales, hábitat, peso corporal, variaciones interindividuales y sexo. Se encuentran diferencias significativas en el tamaño relativo de las glándulas entre machos y hembras en la mayoría de las especies, sin embargo, todavía no se ha encontrado una explicación coherente para estos resultados. Muchos ornitólogos creen que la función de la glándula uropigial difiere entre varias especies de aves.

Integridad de plumas y cuerpo

Se cree que el aceite de preen ayuda a mantener la integridad de la estructura de las plumas. En aves acuáticas, el aceite mantiene la flexibilidad de las plumas y evita que se rompan. Las barbillas entrelazadas, cuando están en buenas condiciones, forman una barrera que ayuda a repeler el agua (ver abajo). En algunas especies, también se cree que el aceite de preen mantiene la integridad del pico córneo y la piel escamosa de las patas y pies. También se ha especulado que en algunas especies, el aceite contiene un precursor de la vitamina D; este precursor se convierte en vitamina D por la acción de la luz solar y luego se absorbe a través de la piel.

Cortejo y producción de feromonas

Algunos investigadores han postulado que el cambio en la viscosidad del aceite de preen puede estar relacionado con la formación del plumaje más brillante requerido para el cortejo, aunque investigaciones posteriores no encontraron apoyo para esta idea. Los resultados de otros estudios sugieren que la glándula en las mujeres puede estar involucrada en la producción y secreción de lípidos con actividad de feromonas femeninas.

Efecto impermeabilizante

La glándula uropigial está fuertemente desarrollada en muchas aves acuáticas, como patos, petreles, pelícanos y en el águila pescadora y el ave oleaginosa. Un estudio que examinó la masa de la glándula en relación con el peso corporal en 126 especies de aves mostró la ausencia de una correlación clara entre la masa de la glándula y el grado de contacto de las aves con el agua. Los informes anecdóticos que indican que el efecto impermeabilizante de los uropigiales hidrofóbicos podría incrementarse por la carga electrostática a la pluma aceitada a través de la acción mecánica del acicalamiento no están respaldados por estudios científicos.

Efecto antiparasitario

La riqueza taxonómica de los piojos aviares carga positivamente a los covarios con el tamaño de las glándulas uropigiales (en relación con el tamaño corporal) a través de los taxones aviares, lo que sugiere la coevolución entre el tamaño de las glándulas y la biodiversidad de parásitos. La glándula uropigial de la abubilla (Upupa epops) alberga bacterias simbióticas cuyas excreciones reducen la actividad de las bacterias que degradan las plumas y por lo tanto ayudan a preservar el plumaje. (Ver Articulo: Pato Maicero).

Los estudios in vitro sugieren que los aceites de preen de las palomas de roca (Columba livia) son efectivos contra los piojos, sin embargo los estudios in vivo que eliminaron la glándula de preen de las aves cautivas no tuvieron un efecto significativo en la carga de los piojos en el transcurso de cuatro meses (pero sí redujeron la calidad del plumaje), sugiriendo que el aceite de preen puede no ser una defensa importante contra los piojos en esta especie. De manera similar, no hubo pruebas que apoyaran la función de la secreción de la glándula en la atracción de moscas negras y mosquitos mordedores en las tetas azules (Cyanistes caeruleus) y las palomas salvajes (Columba livia).

Efecto cosmético

Las secreciones de la glándula urpoygial de los flamencos mayores (Phoenicopterus roseus) contienen carotenoides, pigmentos orgánicos que dan a los flamencos su color rosado. Durante la época de reproducción, los flamencos mayores aumentan la frecuencia de sus secreciones uropigiales sobre sus plumas y, por lo tanto, realzan su color. Este uso cosmético de las secreciones uropigiales se ha descrito como la aplicación de “maquillaje”.

La composición química

Se ha reportado que la composición bioquímica del aceite de preen varía significativamente entre las aves de varias maneras, por ejemplo, el contenido cualitativo y cuantitativo de los compuestos volátiles, la longitud de la cadena de los dioles, la concentración de lípidos, la saturación de ésteres, el tipo de ácidos grasos y su composición porcentual. Esta variación se debe a una serie de factores, entre ellos la especie, la edad, el sexo y la estación del año.

En pollos, un número limitado de estudios ha investigado el efecto específico de la dieta en la composición de ácidos grasos del aceite de preen en pollos de carne. El aceite de preen de los pollos de carne está dominado por los ácidos grasos saturados, que constituyen hasta el 97% del total de ácidos grasos, con 13 diferentes ácidos grasos saturados de cadena media a larga (C8:0 a C22:0) detectados.

La glándula uropigial secreta un aceite (aceite de púrpura) a través de la superficie dorsal de la piel a través de un pezón de grasa o papila. El aceite contiene una mezcla compleja y variable de sustancias formadas en gran parte por ceras moniéster alifáticas, formadas por ácidos grasos y ceras-alcoholes monohidróxidos. Sin embargo, en las secreciones de la glándula uropigial de algunos grupos de aves existen algunos tipos de ceras diéster llamadas uropigioles que contienen ácidos hidroxifastos y/o alcanos-dioles.

El aceite de preen contenía varios ácidos grasos de cadena extraña, lo que sugiere que pueden derivarse de la lipólisis por parte de la glándula uropigial y/o su microbioma. La dieta y el género tuvieron efectos pequeños pero significativos sobre los niveles de ácidos grasos saturados específicos en el aceite de preen. La composición de ácidos grasos del aceite de preen no reflejaba las composiciones más diversas de ácidos grasos de la dieta o de la sangre entera. Por lo tanto, esto indica claramente que la medición del perfil de ácidos grasos del aceite de preña no es un enfoque alternativo adecuado para predecir la composición de ácidos grasos de la sangre de los pollos de carne.

Dejar Comentario