Pingüino de magallanes, lo que no sabías sobre esta especie

El pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus) es un pingüino sudamericano, que se cría frente a las playas de Argentina, Chile y las Islas Malvinas (Falkland Islands), con algunos que se trasladan a Brasil donde a veces se observan tan al norte como Río de Janeiro.

Pingüino de magallanes

Significado

Es el más variado de los pingüinos Spheniscus. Sus parientes más cercanos son el pingüino africano, el pingüino de Humboldt y el pingüino de Galápagos. El pingüino de Magallanes lleva el nombre del aventurero portugués Ferdinand Magellan, quien reconoció a las criaturas aladas en 1520. La especie está registrada como Casi Amenazada por la UICN.

Tambien Te Recomiendo Ver...

pingüino de Magallanes

Pingüino de magallanes en peligro de extinción

Los pingüinos de Magallanes son pingüinos de tamaño mediano que miden entre 61 y 76 cm (24 y 30 pulgadas) de alto y pesan entre 2.7 y 6.5 kg (6.0 y 14.3 lb). Los chicos son más grandes que las hembras, y la pesadez de las dos gotas mientras los guardianes sostienen a sus crías.

Los adultos tienen el lomo oscuro y la barriga blanca. Hay dos grupos oscuros entre la cabeza y el pecho, con la banda inferior moldeada en una herradura modificada. La cabeza es oscura con una ancha franja blanca que sigue corriendo por detrás del ojo, alrededor de las orejeras oscuras y el botón, y se une a la garganta.

Los polluelos y los pingüinos más jóvenes tienen el lomo azul oscuro, con un matiz azul oscuro más borroso en el pecho. Los pingüinos de Magallanes pueden cumplir 25 años en libertad, sin embargo hasta 30 años en prisión.

Por lo general, las criaturas voladoras jóvenes tienen un ejemplo borroso en sus pies, que se desdibuja a medida que crecen hasta la edad adulta. Cuando estas criaturas aladas alcanzan alrededor de diez años de edad, sus pies típicamente resultan ser todos oscuros.

Pingüino de magallanes

Tambien Te Recomiendo Ver...

Al igual que los diferentes tipos de pingüinos, el pingüino de Magallanes tiene alas excepcionalmente inflexibles que solían nadar sumergidos.

Algunas fuentes en curso aplican el taxón filogenético Spheniscidae a lo que aquí se alude como Spheniscinae. Además, confinan el taxón filogenético Sphenisciformes a taxones sin vuelo, y construyen el taxón filogenético Pansphenisciformes como proporcional al taxón Linnean Sphenisciformes, es decir, incluyendo cualquier “proto-penguino” basal volador que se encuentre a largo plazo.

Dado que ni las conexiones de las subfamilias de pingüinos entre sí, ni la posición de los pingüinos en la filogenia aviar es de por sí establecida, esto es confuso, por lo que el marco de Linnean construido se toma después de aquí.

La historia transformadora de los pingüinos se investiga y habla de un rasgo de la biogeografía del desarrollo; sin embargo, a medida que los huesos de pingüino de cualquiera de las variedades animales cambian mucho de tamaño y se conocen un par de buenos ejemplos, la clasificación alfa científica de numerosas estructuras antiguas todavía no impresiona a nadie. Algunos artículos fundamentales sobre la antigüedad de los pingüinos han sido distribuidos desde 2005; el avance de los géneros vivos puede ser visto como establecido en este punto.

Pingüino de magallanes

Los pingüinos basales vivieron alrededor de la temporada de terminación del Cretácico-Paleógeno en algún lugar del territorio general de (sur) Nueva Zelanda y Byrd Land, Antártida. Debido a la tectónica de placas, estas regiones estaban alrededor de 1.500 kilómetros (930 millas) separadas en lugar de los 4.000 kilómetros (2.500 millas) de hoy. El último progenitor regular de pingüinos y su clado hermano se puede datar generalmente al límite Campaniano-Maastrichtian, alrededor de 70- 68 mya.

Lo que puede decirse tan incuestionablemente como concebible sin coordenadas (es decir.., fósil) es que, antes del final del Cretácico, la ascendencia de los pingüinos es más probable que no haya sido muy particular desde el punto de vista del desarrollo, aunque mucho menos desde el punto de vista morfológico.

Es realmente probable que todavía no estuvieran totalmente desprovistos de vuelo en esa época, ya que las aves no voladoras tienen, en general, poca flexibilidad para la ruptura de las redes tróficas que se forman después del período subyacente de aniquilaciones en masa, debido a que sus capacidades de dispersión son inferiores a las normales.

Pingüino de magallanes

La especie de pingüino fósil más establecida que se conoce es Waimanu manneringi, que vivía en el Paleoceno temprano de Nueva Zelanda, o alrededor de 62 mya. Aunque no estaban demasiado acostumbrados a la vida marina como los pingüinos de hoy en día, los Waimanu eran en general como criaturas voladoras, pero no volaban con eficacia, con alas cortas ajustadas para saltar profundamente.

Nadaron a primera vista utilizando principalmente sus pies, sin embargo las alas estaban – en lugar de la mayoría de las otras criaturas voladoras en picada (tanto vivas como terminadas) a partir de ahora ajustándose al movimiento sumergido.

Los perudiptos del norte del Perú datan de 42 mya. Un fósil anónimo de Argentina demuestra que, por el Bartoniense (Eoceno Medio), en algún lugar del rango de 39 a 38 mya, pingüinos crudos se habían extendido a Sudamérica y se estaban aventurando en aguas atlánticas.

En medio del Eoceno Tardío y del Oligoceno Temprano (40-30 mya), existían unos pocos antepasados de tremendos pingüinos. El pingüino Goliat de Nordenskjoeld era el más alto, con una altura de 1,80 metros (5,9 pies). El pingüino monstruo de Nueva Zelanda era probablemente el más pesado, midiendo 80 kg o más. Ambas fueron encontradas en Nueva Zelanda, la anterior igualmente en la Antártida más remota hacia el este.

Pingüino de magallanes

Habitualmente, la mayoría de los pingüinos aniquilados, goliat o pequeños, habían sido puestos en la subfamilia parafílica llamada Palaeeudyptinae. Más aún últimamente, con nuevos taxones siendo encontrados y puestos en la filogenia si es concebible, se está empezando a reconocer que no había menos de dos notables ancestros aniquilados.

Tal vez una pareja firmemente relacionada sucedió en la Patagonia, y no menos que otra -que es o incorpora los paleeudyptines como se percibe hoy en día- ocurrió en la mayoría de las costas antárticas y subantárticas.

En cualquier caso, la versatilidad de las medidas parece haber sido increíble en esta fase subyacente de la radiación de los pingüinos: en la Isla Seymour, en la Antártida, por ejemplo, alrededor de 10 tipos conocidos de pingüinos que se estiman entre medianos y colosales evidentemente existían juntos en algún lugar del rango de 35 mya en medio del Priabón (Eoceno Tardío).

No se sabe si los monstruosos palaeeudyptines constituyen una ascendencia monofilética, o si el gigantismo se desarrolló autónomamente en un Palaeeudyptinae y un Anthropornithinae muy confinados – si se consideraban legítimos, o si había una amplia gama de tamaños en los Palaeeudyptinae tan delimitados como se hace normalmente hoy en día (es decir, incluyendo Anthropornis nordenskjoeldi). El pingüino mamut más experimentado, el Icadyptes salasi de 1,5 m de altura, realmente ocurrió en el norte del Perú, alrededor de 36 mya.

 Dieta

Los pingüinos de Magallanes se alimentan en el agua, persiguiendo sepias, calamares, krill y diferentes mariscos, e ingieren agua del océano con sus presas. Su órgano de descarga de sal libera la sal de sus cuerpos. Los pingüinos adultos pueden frecuentemente sumergirse a profundidades de entre 20 y 50 metros en algún lugar hacia abajo, teniendo en cuenta el objetivo final de buscar presas.

En medio de la temporada de reproducción, los machos y las hembras tienen diseños comparables para rebuscar y saltar y también cuentan la estructura de las calorías, de todos modos el examen del tejido óseo propone que los planes de control de peso deambulan después de la temporada cuando las restricciones impuestas por la crianza de los pollos son evacuadas.

Los pingüinos de Magallanes no se encuentran con una carencia extrema de alimento como los pingüinos de Galápagos, ya que tienen un suministro constante de alimento al estar situados en la costa atlántica de Sudamérica. La cercanía del importante retiro continental en el Océano Atlántico le da a los pingüinos de Magallanes la oportunidad de recorrer un largo camino desde su provincia de reproducción.

Se observó que las medusas que incorporan especies de los géneros Chrysaora y Cyanea son objeto de una búsqueda eficaz de elementos de sustento, mientras que ya se creía que se habían ingerido por casualidad. Se encontraron inclinaciones comparables en el pingüino de Adélie, de ojos amarillos hacia el pingüino y el pingüino pequeño.

Crianza

Los pingüinos de Magallanes viajan en grandes manadas en busca de alimento. En la temporada de cría, estas criaturas aladas se reúnen en enormes estados de asentamiento en las costas de Argentina, el sur de Chile y las Islas Malvinas, que tienen un espesor de 20 viviendas por cada 100 m2.

La temporada de cría comienza con el desembarco de pingüinos magallánicos adultos en los estados reproductores en septiembre y se extiende hasta finales de febrero y marzo, cuando los polluelos están lo suficientemente desarrollados para salir de los asentamientos. Uno de los más grandes de estos estados está situado en Punta Tombo. Los nidos se trabajan bajo arbustos o en túneles. Se ponen dos huevos. La eclosión dura de 39 a 42 días, una tarea que los guardianes comparten en turnos de 10 a 15 días.

Los pollos son cuidados por los dos guardianes durante 29 días y son reforzados cada uno unos días. Típicamente, ambos son criados en la edad adulta, sin embargo, incidentalmente sólo un pollito es criado. Se cree que una Magallánica fructífera tiene la capacidad de criar 0.7 pollos, todo lo que se considera por temporada de reproducción.

Los pingüinos de Magallanes pusieron huevos en lugares cálidos donde la temperatura permanece más de 20℃

Los pingüinos macho y hembra se alternan incubando, mientras escarban lejos de sus hogares. Los machos regresan del océano el día que se pone el segundo huevo para continuar con la eclosión. Los segundos huevos son en general más grandes y con mayor temperatura que el huevo primario. El primero probablemente sobrevivirá, pero bajo algunas condiciones los dos polluelos podrían ser criados efectivamente.

Los pingüinos de Magallanes se aparean con un cómplice similar una cantidad de tiempo aparentemente interminable. El macho recupera su túnel del año anterior y aguanta para reconectarse con su cómplice femenina. Las hembras pueden percibir a sus parejas sólo a través de su llamada.

En cualquier caso, los colosales pingüinos habían desaparecido antes de la llegada del Paleógeno, alrededor de 25 mya. Su decadencia y desaparición coincidió con la propagación de la Squalodontoidea y otras crudas ballenas dentadas que se comían los dientes, las cuales luchaban absolutamente con ellas por su sustento, y que por fin eran más efectivas. Otra ascendencia, los paraptenoditas, que incorporan estructuras de patas más pequeñas pero bastante pesadas, acababa de surgir en el extremo sur de Sudamérica en ese momento.

El Neógeno primitivo vio el desarrollo de otro morfotipo más en una zona similar, los Paleosfeniscinos comparativamente medidos y aún más graciles, y también la radiación que ofrecía ascender a la biodiversidad de pingüinos de nuestra oportunidad.

Los pingüinos actuales constituyen dos clados indiscutibles y otros dos géneros basales con conexiones más cuestionables. El comienzo de los Spheniscinae se encuentra muy probablemente en el Paleógeno más reciente, y geológicamente es más probable que no sea muy parecido al territorio general en el que la solicitud avanzó: los mares entre la zona de Australia-Nueva Zelanda y la Antártida.

Aparentemente separándose de diferentes pingüinos alrededor de 40 mya, parece que los Spheniscinae estuvieron durante mucho tiempo restringidos a su zona genealógica, ya que los muy examinados depósitos de la Península Antártica y Patagonia no han producido fósiles paleógenos de la subfamilia. Además, las genealogías de esfeniscina más tempranas son las que tienen la circulación más meridional. (Ver Articulo: Faisan Comun).

La variedad Aptenodytes tiene todas las características de ser la única entre los pingüinos vivos que tienen espléndidos parches amarillos-naranja en el cuello, pecho y pico; crían poniendo sus huevos en sus patas, y cuando dan a luz los polluelos están relativamente expuestos. Esta familia tiene una dispersión centrada en las costas antárticas y apenas llega a algunas islas subantárticas en la actualidad.

Pygoscelis contiene especies con un diseño de cabeza genuinamente sencillo y altamente contrastante; su dispersión es en el medio de la carretera, enfocada en las derivas de la Antártida, sin embargo expandiéndose en cierto grado hacia el norte desde ese punto. En la morfología exterior, éstos obviamente todavía se parecen al progenitor regular de los Spheniscinae, ya que las autapomorfías de los Aptenodytes son en gran medida ajustes genuinamente articulados identificados con las extraordinarias condiciones del espacio vital de ese tipo.

Pingüino de magallanes

 

Como la variedad anterior, Pygoscelis parece haber virado en medio de la Bartonian, sin embargo, el desarrollo del área de distribución y la radiación que impulsó a la variedad decente de hoy en día lo más probable es que no ocurriera hasta otro momento; alrededor de la fase Burdigaliana del Mioceno Temprano, alrededor de 20- 15 mya.

Los géneros Spheniscus y Eudyptula contienen especies con una dispersión mayoritariamente subantártica centrada en Sudamérica; algunas, en cualquier caso, se extienden muy al norte. Todos necesitan sombreado carotenoide, y la familia anterior tiene un obvio diseño de cabeza agrupada; son únicos entre los pingüinos vivos que se instalan en túneles.

Esta reunión presumiblemente emanó hacia el este con la Corriente Circumpolar Antártica fuera del alcance tribal de los pingüinos actuales a través de todo el Chattian (Oligoceno Tardío), comenzando alrededor de 28 mya. Mientras que los dos géneros están aislados en medio de este tiempo, la variedad decente actual es la consecuencia de una radiación Pliocena, que ocurre en algún lugar en el rango de 4- 2 mya.

El clade de Megadyptes- Eudyptes ocurre en ámbitos comparables (sin embargo no tan al norte como el pingüino de Galápagos), tiene su variedad decente más notable en el distrito de Nueva Zelanda, y habla de una dispersión hacia el oeste. Se describen con púas de cabeza de fantasía de color amarillo desgreñado; sus billetes son en cualquier caso medio rojos.

Pingüino de magallanes

Estos dos géneros se separaron obviamente en el Mioceno Medio (Langhian, aproximadamente 15- 14 mya), sin embargo una vez más, los tipos vivos de Eudiptos son el resultado de una radiación posterior, extendiéndose desde aproximadamente el Tortoniano tardío (Mioceno Tardío, 8 mya) hasta el final del Plioceno.

El ejemplo geológico y transitorio o desarrollo de la esfeniscina se compara casi con dos escenas de enfriamiento mundial archivadas en el registro paleoclimático. El desarrollo de la herencia subantártica hacia el final del bartoniano se compara con el comienzo del tiempo moderado de enfriamiento que a la larga provocó las edades de hielo casi 35 millones de años después del hecho.

Con el medio ambiente en las costas antárticas disminuyendo, por el Priabonian más condiciones de vecindad para la mayoría de los pingüinos existían en los distritos subantárticos en lugar de en la propia Antártida. Eminentemente, la fría Corriente Circumpolar Antártica también comenzó como una corriente circumpolar ininterrumpida alrededor de 30 mya, desde un punto de vista que limitaba el enfriamiento antártico y, por otro, alentaba la extensión hacia el este de Spheniscus a Sudamérica y en el pasado a largo plazo.

Independientemente de esto, no hay pruebas fósiles que ayuden a la posibilidad de una radiación de corona desde el continente antártico en el Paleógeno, a pesar del hecho de que el ADN piensa en favorecer tal radiación.

Pingüino de magallanes

Posteriormente, la Transición Climática del Mioceno Medio, una fuerte caída de la temperatura normal mundial de 14 a 12 mya, y ocasiones de enfriamiento comparativo repentino se produjeron a los 8 mya y 4 mya; antes del final del Tortoniano, la capa de hielo de la Antártida era en ese momento muy parecida a la actual en volumen y grado. El desarrollo de la gran mayoría de las especies actuales de pingüinos subantárticos probablemente fue causado por este arreglo de cambios en la atmósfera del Neógeno.

La ascendencia de los pingüinos en el pasado Waimanu permanece oscura y no se resuelve por completo mediante exámenes atómicos o morfológicos. Estos últimos tienden a quedar desconcertados por las sólidas y versátiles autapomorfías de los esfenisciformes; una conexión genuinamente acogedora entre pingüinos y zampullines es más probable que no sea un error en vista de los ajustes de salto de sólidos de las dos reuniones, que son homoplasias. Por otra parte, los extraordinarios conjuntos de datos de agrupación de ADN tampoco coinciden en detalle entre sí.

Estado natural

Muchos de estos pingüinos aún viven en las orillas de Argentina y Chile, sin embargo la especie está delegada debilitada, básicamente por la indefensión de las enormes provincias de cría ante las mareas negras, que ejecutan a 20.000 adultos y 22.000 adolescentes en forma consistente frente a las costas de Argentina. (Ver Articulo: Loro Yaco).

Pingüino de magallanes

Para ayudar en la batalla contra las mareas negras, agentes de zoológicos de todo el mundo vienen a recibir a las crías y a criarlas allí. La descomposición de las poblaciones de peces es adicionalmente confiable, y además los depredadores, por ejemplo, leones oceánicos, petreles monstruosos y focas pantera que van tras los polluelos. La warrah, antes de ser aniquilada, también fue tras el pingüino.

El cambio ambiental ha desalojado a los pobladores de ángulo, por lo que los pingüinos de Magallanes deben nadar 40 km adicionales (25 millas) de la casa para ver el ángulo. Mientras los pingüinos nadan otros 80 km (50 millas), sus compañeros se posan en una casa y mueren de hambre. Una provincia seguida por el educador de la Universidad de Washington, P. Dee Boersma, a unos 1.600 kilómetros (1.000 millas) al sur de Buenos Aires, ha caído en más del 20 por ciento en los últimos 22 años, dejando 200.000 lotes de cría.

Algunos pingüinos más jóvenes están moviendo actualmente sus estados de cría hacia el norte para estar más cerca del ángulo, sea como sea, a veces, esto los pone en terrenos privados y desprotegidos. Debido a estas progresiones, se sabe que algunos pingüinos se han perdido o se han confundido. En la exposición, 12 de las 17 especies de pingüinos están experimentando una rápida disminución de su población.

Una investigación en curso de la maestra Dee Boersma demostró que la expansión de las tormentas causadas por el cambio ambiental que influye en los diseños climáticos ha tenido un efecto sustancial en la población de los polluelos. Los polluelos aún no han desarrollado plumas impermeables, así que probablemente morderán el polvo de la hipotermia cuando se mojen en medio de enormes tempestades.

Pingüino de magallanes

La recurrencia expandida de ocasiones extraordinarias, por ejemplo, tormentas, la estación seca, las temperaturas extremas y las llamas feroces, relacionadas con el cambio ambiental, construye la decepción regenerativa en los pingüinos de Magallanes.

Los pingüinos (organizar Sphenisciformes, la familia Spheniscidae) son una reunión de anfibios, criaturas voladoras sin vuelo. Viven sólo en el hemisferio sur, con un solo grupo de animales, el pingüino de Galápagos, descubierto al norte del ecuador. Excesivamente ajustados para la vida en el agua, los pingüinos han contrarrestado el plumaje oscuro y blanco, y sus alas se han convertido en aletas. (Ver Articulo: Alimentacion correcta para las Codornices).

La mayoría de los pingüinos se alimentan de krill, peces, calamares y diferentes tipos de vida marina que obtienen mientras nadan sumergidos. Pasan generalmente el 50% de sus vidas en tierra y la otra mitad en el océano.

Aunque todas las especies de pingüinos son locales hacia el Hemisferio Sur, no son descubiertas sólo en atmósferas frías, por ejemplo, en la Antártida. De hecho, sólo un par de tipos de pingüinos viven tan al sur. Unos pocos grupos de animales se encuentran en la zona tranquila, y una especie, el pingüino de Galápagos, vive cerca del ecuador.

Pingüino de magallanes

La especie viva más grande es el pingüino soberano (Aptenodytes forsteri): en general, los adultos miden alrededor de 1,1 m (3 pies 7 pulgadas) y pesan 35 kg (77 libras). La especie de pingüino más pequeña es el pequeño pingüino azul (Eudyptula minor), también llamado pingüino duendecillo, que permanece alrededor de 40 cm (16 pulgadas) de alto y mide 1 kg (2.2 libras).

Entre los pingüinos sobrevivientes, los pingüinos más grandes ocupan áreas más frías, mientras que los pingüinos más pequeños se encuentran en su mayor parte en ambientes templados o incluso tropicales (ver también Bergmann’s correr el espectáculo). Algunas especies antiguas lograron tamaños tremendos, llegando a ser tan altas o tan sustanciales como un humano adulto.

Estos no se limitaban a los distritos antárticos; a pesar de lo que cabía esperar, los locales subantárticos albergaban una variedad muy decente, y nada menos que un pingüino monstruo ocurrió en un área a unos 2.000 km al sur del ecuador, 35 mya, en una atmósfera positivamente más caliente que la actual.

La palabra pingüino aparece inicialmente en el siglo XVI como una palabra equivalente para alca extraordinaria. En el momento en que los viajeros europeos encontraron en el Hemisferio Sur lo que hoy se conoce como pingüinos, vieron su aspecto comparable al de la inmensa alca del Hemisferio Norte, y les pusieron el nombre de este animal alado, a pesar de que no están firmemente relacionados.

Pingüino de magallanes

Los fundamentos históricos de la palabra pingüino todavía se enfrentan en cuanto a. La palabra inglesa no es evidentemente de origen francés, bretón o español (las dos últimas se atribuyen a la palabra francesa pingouin “auk”), pero aparece primero en inglés u holandés.

Unas pocas referencias de palabras recomiendan una inferencia de la pluma galesa, “head” y gwyn, “white”, incluyendo el Oxford English Dictionary, el American Heritage Dictionary, el Century Dictionary y el Merriam-Webster, sobre la premisa de que el nombre estaba inicialmente conectado con el considerable alca, ya sea a la luz del hecho de que fue encontrado en White Head Island (Welsh Pen Gwyn) en Terranova, o sobre la base de que tenía círculos blancos alrededor de sus ojos (sin embargo la cabeza era oscura). (Ver Articulo: Faisan Dorado).

Una base histórica electiva une la palabra a pingüinos latinos, que significa “grasa” o “aceite”. El apoyo para este trasfondo histórico se puede encontrar en la palabra germánica electiva para pingüino, fettgans o “fat-goose”, y la palabra holandesa relacionada vetgans.

Dejar Comentario