Aprende todo sobre el pinzón azul, un ave selecta

El Pinzón Azul de Tenerife (Fringilla teydea) o pinzón del Teide, es un tipo de animal alado paseriforme del grupo de los pinzones (Fringillidae). Es un endemismo selectivo de esta isla. Se considera, según una ley del Gobierno de las Islas Canarias, como una imagen de criatura de la isla de Tenerife, junto con el árbol mítico bestia como una imagen vegetal. (Ver Articulo Sobre: Corvidae).

Pinzon azul

El pinzón azul es la imagen característica de la isla de Tenerife, como lo indica el Gobierno de Canarias, esta hermosa y ejemplar criatura emplumada muestra un plumaje azul y tenue y vive en los pinares canarios, en pequeños grupos o solo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Según lo indicado por algunas investigaciones, su inicio podría ser debido a una invasión de pinzones comunes los cuales venían de África hace muchos años, que después de un tiempo se convirtió en otra subespecie debido a su aislamiento en Tenerife.

Características

  • El pinzón azul se asemeja al pinzón común, a pesar del hecho de que son detectablemente más grandes y tienen el pico más grueso. (Ver Articulo Sobre: La Psitacosis).
  • Se describen por su pico de un tono gris y tienen el plumaje más uniforme, en el cual las alas oscuras sobresalen.
  • Las hembras son de un sombreado grisáceo más apagado, de color oscuro, a pesar de que son únicas en relación con las de los pinzones normales, ya que tienen las alas más apretadas, mientras que los machos en la temporada de cría son incuestionables debido a su plumaje azul, el mismo cambia de un tono gris azulado lo que quede del año.
  • Su tamaño es fundamentalmente el mismo que el del pinzón, por lo cual el Pinzón Azul puede llegar a medir longitudes de 16.5 cm, variando esta medida según las características individuales de cada espécimen y el sexo que pueda tener cada uno.
  • La envergadura (distancia del extremo de un ala hasta el extremo de la otra) de estas aves puede alcanzar longitudes comprendidas entre los 26.5 cm y 31.5 cm.
  • El color de los machos de Pinzón Azul es de un tono gris y con un frágil tono azul pálido, que se encuentra particularmente en la cabeza y en la espalda. Generalmente la frente de los especímenes viejos es más oscura, y como todos los pinzones, muestra una pequeña cresta cuando está asustado.
  • Las hembras y los adolescentes de esta especie, a diferencia de estos, no están separados por completo y tienen un color que es considerablemente menos llamativo, regido por tonos gris oscuro.
  • Esta especie en particular es reconocida por el hecho de que son criaturas emplumadas con picos fuertes y más prominentes que la de los pinzones comunes.
  • Hay dos subespecies, ambas fundamentalmente iguales, a pesar del hecho de que el Polatzeki es un poco distinto al Teydea principalmente debido a su pequeño tamaño y porque posee una banda opaca en la frente que se ubica sobre el punto más alto del pico.
  • El Pinzón Azul es un ave que suele vivir en grupos y se mezcla con diferentes especies, por ejemplo, pinzones comunes, especialmente en invierno. Aunque, en primavera es una variedad de ave muy territorial.(Ver Articulo Sobre: La Enfermedad Newcastle).

Hábitat y distribución del Pinzón Azul

El Pinzón Azul es un novato que se descubre solo en el interior de la isla de Tenerife. Su territorio principal es el bosque de montaña de pino canario (Pinus canariensis). La cercanía de la especie se basa en el tipo de sotobosque, con inclinación al tagasaste (Chamaecytisus proliferus), y bosques de pino con arbustos de piso y capas de fayas y brezos, y además la presencia de pinos de madurez específica.

Se inclina hacia ambientes con una elevación entre 1100-2000 m, a pesar del hecho de que baja a menores altitudes en presencia de en un clima terrible. El efecto sobre el número de habitantes en Fingilia teydea debido al incendio en Tenerife en julio de 2012, aún no ha sido examinado.

Se desconoce la medida actual de la población del Pinzón Azul, a pesar de que se ha atrevido a expandirse últimamente. Los censos realizados a las aves son pocos frecuentes y más aún cuando se trata de especies que poseen tan poco integrantes.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El Pinzón Azul tiene dos subespecies, una fuera de Tenerife, sin más de 1.000 parejas en total, y otra en Gran Canaria, donde es un ave excepcionalmente poco común y extremadamente escaza en población.

El Pinzón Azul es una especie que se puede encontrar únicamente en España, este espécimen tiene poblaciones solo en dos islas: Tenerife y Gran Canaria. En el principal, se percibe la subespecie Teydea; y en Gran Canaria, la subespecie Polatzeki.(Ver Articulo Sobre: Los Eideres).

Es un animal alado estacionario, excepcionalmente apegado a las regiones donde se reproduce. A decir verdad, los desplazamientos más largos que ha hecho esta ave y que han sido registrados, no superan los 5 kilómetros.

Comportamiento

Su sintonía es más corta y más débil que la del pinzón básico y sus llamadas en medio del vuelo son más llamativas. Los pinzones azules se alimentan principalmente de semillas de pino canario, pero a diferencia de otros pinzones alternativos, sus polluelos se alimentan únicamente de insectos.

Se reproducen de mayo a julio. Construyen sus casas en las ramas de los árboles y ponen dos huevos. Son del tipo de aves sedentarias y, en su mayor parte, son criaturas emplumadas solitaria que dan forma a pequeñas bandas o grupos fuera de la temporada de reproducción, de vez en cuando en conjunto con pinzones comunes y otras aves de la familia Fringilidae.

Canto del Pinzón Azul

El sonido que esta criatura voladora emana cuando está posada es una chriia sólida. La melodía de los machos a menudo puede recordar la de los pinzones comunes, sin embargo es menos intenso y diferente, un sitt-sitt-sitt, ruharuha, rruuaaa. (Ver Articulo Sobre: El Aguila Coronada).

Alimentación

Se alimenta principalmente de los piñones, y en la primavera equilibra su régimen de alimentación y alimenta a los polluelos con variedades de insectos. Los piñones los buscan en el suelo y en las ramas de los pinos. Los insectos los consiguen sobre la marcha, en la corteza de los pinos o adicionalmente en el suelo.

Son muchos los datos que nos hablan de la alimentación del Pinzón Azul en la naturaleza, la cual se basa en piñones, semillas de escobas, lombrices e insectos, pero son pocos los datos recolectados de la crianza de esta ave en el hogar, quizás se deba a que su captura y aprisionamiento no están permitidos por la escasa población que se puede encontrar.

Aunque hay algunos datos que han sido otorgados por algunos fanáticos de estas aves, los cuales hablan sobre la factibilidad de mantener a este pinzón a base de una dieta granítica común, la cual puede ser enriquecida con piñones tiernos y también se le puede anexar algún suplemento hecho de pasta de yema de huevo, ninfas hormiga o pupas de mosca de la fruta, con el fin de complementar su dieta en cautiverio. (Ver Articulo Sobre: El Carduelis Magellanica).

Reproducción y cría

Los pinzones azules buscan pareja hacia el final del invierno y comienzan el apareamiento idealmente entre mayo y junio. La hembra forma un hogar en la cima de los pinos o en algunas ocasiones en arbustos, lo fabrican con agujas de pino, vegetación, ramas delgadas y líquenes, que tapiza con plumas, pelo y partes espesas de las plantas.

Simplemente hace una puesta, a pesar del hecho de que puede hacer una segunda si se le presenta un problema durante el principal esfuerzo de reproducción. La colocación de huevos es pequeña, pone cerca de dos huevos, que tienen sombreado azul o blanco verdoso y rosados, morados u oscuros.

La eclosión se presenta entre los 13 y 14 días después de haber puesto los huevos y la tarea de incubación recae sobre la hembra. Además, ella, con o sin la ayuda del hombre, en su mayor parte tiene en cuenta, durante un periodo de 2 o 3 semanas, la alimentación de los polluelos hasta el momento en que pueden valerse por su cuenta.

En algunas ocasiones se puede ver que la alimentación de los polluelos pueda ser realizada por ambos padres, pero esto dependerá de las características individuales del comportamiento de cada macho en la relación.

Enfermedades del Pinzón Azul

Las aves son animales muy sensibles a cualquier cambio minúsculo en su entorno, sobre todo si ya se han acostumbrado a un sistema de vida, por lo cual se busca preservar el ecosistema para no afectar de manera gradual a una especie hasta el punto de llevarla a su extinción. (Ver Articulo Sobre: El Carduelis Flammea).

En la naturaleza las aves se ven afectadas por cambios bruscos producidos por la intromisión de algunos agentes dentro de su ecosistema, los humanos somos unos de los principales motivos por el cual muchas especies de aves han desaparecido y cada día debemos buscar causar el menor daño posible y crear conciencia en el resto de personas.

Durante el cautiverio las condiciones de las aves cambian demasiado a lo que ellas han estado acostumbradas en la naturaleza, por lo que se debe intentar equilibrar cada factor que favorezca el desarrollo de estas especies, y la lugar donde se mantendrá en cautiverio se debe asemejar lo más que se pueda a su entorno natural.

El Pinzón Azul además de presentar las afecciones clásicas de los pinzones, también se puede ver como se manifiesta una decoloración del plumaje en los ejemplares cautivos, atribuibles y una dieta deficiente en las verduras que favorecen la pigmentación regular.

En caso de que se logre tener uno de estos especímenes en cautiverio es recomendable seguir todos los consejos aquí expresados en cuanto a su alimentación y el establecimiento de un ambiente adecuado que se asemeje al natural.

Aunque es recomendable que las aves en cautiverio sean revisadas constantemente por  un veterinario o experto en el tema, para asegurar que tendrán un estado óptimo de salud. En caso de que se presente algún imperfecto o se note algún síntoma de enfermedad en su mascota se debe llevar de una vez al veterinario.

Pinzón azul de gran canaria

El pinzón azul es una criatura alada endémica del Pinar de Inagua, Islas Canarias. La especie, con un territorio agregado de distribución de alrededor de 30 km2, tenía menos de 200 ejemplares en 2008 después de las grandes llamas que habían sucedido un año antes. Otro examen, en el que el Museo Nacional de Ciencias Naturales se interesa, encuentra los territorios más apropiados para la reintroducción de este animal alado.

Después de alrededor de 25 largos períodos de desarrollo, el científico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), Luis M. Carrascal, junto con Ángel Moreno, especialista del Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y el experto ecológico Alejandro Delgado , han podido comprobar la gran versatilidad de los pinzones azules, Fringilla polatzeki, de Gran Canaria, cuya población ha descubierto cómo recuperarse, e incluso aumentar, después del calamitoso incendio que sufrió su solitario territorio de dispersión conocida en 2007.

Además, en sus estudios describieron las condiciones perfectas para la supervivencia de esta especie, datos útiles que permitirán encontrar nuevos territorios para la reintroducción de estos ejemplares con el fin de evitar su desaparición y mantenerlos protegidos en caso de un incidente como el incendio pasado.

Desde que el Pinar de Inagua se declaró una retención normal esencial (reserva) en 1994, se ha observado la plenitud de las poblaciones del Pinzón Azul, una pequeña criatura alada del grupo de los Fringílidos. Es un endemismo selectivo de Gran Canaria donde su apropiación se limita al territorio del Pinar de Inagua-Ojeda-Pajonales.

La tasa de incremento de la población del Pinzón Azul fue constante en Inagua desde 1994 hasta antes del incendio, cuando su población disminuyó significativamente. Desde 2008, la población se ha estado expandiendo paso a paso hasta el punto de lograr el espesor más notable registrado con una expansión de casi 24%, aproximadamente 16 aves por cada kilómetro cuadrado, en el año 2016. (Ver Articulo Sobre: El Gavia Stellada).

Pero si se toma en cuenta el año posterior al incendio, la tasa normal de individuos se ha mantenido moderadamente estable en este lugar, mantiene el rango de 9 y 16 especímenes por cada kilómetro cuadrado, la menor cantidad y la menor población que se ha tenido en cualquier estudio realizado a aves de este tamaño en todo el oeste del Paleártico.

Esta investigación muestra que estas pequeñas criaturas emplumadas tienen una perseverancia gigantesca en ocasiones catastróficas y que, a pesar del hecho de que la formación de la reserva de Inagua no ayudo mucho a un incremento total de la población, ni aseguró la especie contra una emergencia estadística, es más que propenso a mantener una disminución más profunda en sus poblaciones en el transcurso de los últimos 25 años.

La situación actual de este espécimen en las islas Canarias ha llevado a diversos organismos o personas particulares a ir en busca de nuevas regiones para repoblar a esta majestuosa ave y así evitar que termine desapareciendo como otras especies de aves.

Los pinares de Inagua destacan entre otros pinares autóctonos de Gran Canaria que están mejor protegidos. Con más de 30 kilómetros cuadrados, llega a través de la zona focal de la isla y atraviesa profundos desfiladeros asegurados con pino canario (Pinus canariensis) a una altura que va de 1000 a aproximadamente 1600 metros.

Además de representar y concentrar el número de habitantes de los pinzones azules, los analistas han analizado las condiciones orográficas, climáticas y naturales que estas criaturas voladoras necesitan recrearse de manera efectiva. El hábitat ideal debe contener pinares con árboles de más de 15 o 20 metros de altura, no extremadamente gruesos ( que tengan veinticinco o cincuenta por ciento de cobertura arbórea), situado a más de 1.100 metros de altura y donde llueva un promedio de 13 a 24 litros por cada m2 de terreno en temporadas de la mitad del año.

Comprender los impedimentos espaciales que miran las especies con tan pocas zonas de apropiación puede ayudar a encontrar espacios suficientes para crear programas de reintroducción o intercambio.

Al demostrar el ejemplo de apropiación de la especie en Inagua, los creadores prevén en qué medida otros pinares memorables de Gran Canaria son razonables para la propagación efectiva del Pinzón Azul. Entre ellos, destaca el bosque de pinos de Tamadaba, el cual esta especie ocupaba anteriormente y tendría alrededor de 2 kilómetros cuadrados de territorio apropiado.

A pesar de los grandes esfuerzos que se han puesto en la actualidad para mantener a esta ave que está al borde de la extinción, aun continua siendo amenaza por todas las dificultades que tiene que pasar, es por esto que cada día se buscan nuevas alternativas que eviten la  erradicación del Pinzón de Gran Canaria.

El pinzón azul de Gran Canaria, que hasta este momento se considera como una de las dos subespecies del Pinzón Azul, se ha introducido como otra especie en la última enmienda de la Lista Roja Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ( UICN).

Este reconocimiento del experto mundial, en lo que respecta a la condición de la naturaleza y los activos normales, se exhibió en la decimotercera Conferencia de las Partes, que se celebró en México.

Con este nuevo orden, esta excepcional criatura emplumada va a engrosar el desglose de las aves más debilitadas del mundo, para incorporarse a la clasificación “En peligro” junto a diferentes especies que se pueden encontrar en España, por ejemplo, el alimoche o la malvasía cabeciblanca.

Según la geografía española y según la Lista Roja Mundial, la especie más afectada es la pardela balear, que además es el ave marina más debilitada de Europa y es considerada por la UICN como “En Peligro Crítico”.

Con distinción a lo que ocurre en Tenerife, donde el Pinzón Azul es moderadamente inagotable y se transmite ampliamente en los pinares de la isla, el número de habitantes de pinzones azules de Gran Canaria, o “pinzul”, como se lo conoce coloquialmente, es muy bajo.

La mayoría de la población vive en los pinares del sudoeste de Gran Canaria, los bosques de pinos de Inagua, Ojeda y Pajonales, a pesar de que desde hace algunos años hay otro núcleo que se encuentra en los pinares del punto central de la isla, pero este solo posee algunas parejas.(Ver Articulo Sobre: El Corvus Corone).

La supervivencia independiente del pinzón azul de Gran Canaria es concebible si la extensión de la población se expande esencialmente en un espacio de tiempo moderadamente corto, a pesar del hecho de que el aumento del bosque de pinos es apropiado, no es un factor que ayude mucho en este momento decisivo de esta especie.

El pinzón azul de Gran Canaria fue encontrado en la década de 1900 por el ornitólogo Johann Polatzek. George Sangster establece actualmente que se debe elevar rango taxonómico del Pinzón Azul de Gran Canaria de subespecies a especies, ‘Fringilla polatzeki’.

El examen afectó los notables contrastes entre los pinzones azules de Gran Canaria y Tenerife, tanto en plumaje, como en morfología y melodía, que junto con los contrastes hereditarios considerados oficialmente hacen que este orden lógico merezca su tarea como grupo de animales.

Hay diversos estudios que se han realizado para llegar a clasificar aesta ave como una especie distintita, un ejemplo claro es un informe que fue distribuido en agosto de 2016 en el diario ‘BioMedCentral Zoology’, impulsado por Jan Lifjeld, en el cual también reforzó estos fines, esta vez completando un examen multifuncional aludiendo a la melodía, morfología y sombreado del plumaje, y adicionalmente a los atributos espermáticos que diferencian a esta ave como especie única.

Se confía en que el hecho de incluir al Pinzón Azul de Gran Canaria a la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN sacara a la luz la necesidad de recuperarlo y salvaguardarlo. Así se lograra crear conciencia entre las personas para mantener a otra especie fundamental de esta isla.

En este sentido, el pinzón azul de Gran Canaria tiene un Plan de Acción Europeo organizado en 1996 (reconsiderado en 2010) y un Plan de Recuperación particular en 2013, que buscan después del fortalecimiento de nuevos focos de población con la liberación de especímenes  criados en cautiverio y el cambio en los genes de aves salvajes de la población principal de esta isla.

El objetivo principal es, asimismo, avanzar en la asociación entre las subpoblaciones distintivas mediante la reconstrucción del entorno natural, con un objetivo final específico para garantizar su supervivencia.

En esta línea, en 2015 se afirmó el emprendimiento “Life + Pinzón”, que prevé crear hasta 2020 las principales líneas incorporadas a estos registros administrativos, considerando además el control de especies que debilitan la preservación del Pinzón Azul de Gran Canaria y de otros necesita especies.

La actualización más reciente de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN ha consolidado 742 nuevas especies a raíz de una modificación ordenada impulsada por BirdLife International, las notas, que incluyen que el 11% de las nuevas especies están amenazas e incluso algunas han sido aniquiladas totalmente.

En el caso del Pinzón Azul de Gran Canaria, los mayores problemas que posee se suelen conseguir en animales que son endémicos de la isla y que afectan considerablemente el desarrollo de su población.

Peligro y preservación del Pinzón Azul

El problema fundamental para las poblaciones de las dos subespecies de Pinzón Azul ha sido la pérdida de pinares canarios. Desde el punto de vista de los pinzones de Gran Canaria, la circunstancia es sustancialmente más frágil, debido a la modesta cantidad de ejemplares que se encuentra actualmente y a la luz del hecho de que en su mayor parte están agrupados en un solitario bosque de pinos.

Hasta el día de hoy, además, una de las mejores hostilidades que enfrentan ambas subespecies tiene su origen en su captura e intercambio ilegal. La subespecie Teydea tiene la clasificación de “Vulnerable”, tanto en el Libro Rojo de los Animales Alados de España (2004) como en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Curiosamente, la subespecie Polatzeki se considera “En Peligro Fundamental” en el Libro Rojo, mientras que en el Catálogo Nacional de Especies amenazadas lo tienen catalogado como “En peligro de extinción” y su situación se ve afectada cada día más a pesar de los esfuerzos por preservar estas especies.

Reclasificación del Pinzón Azul

Hasta 2015, el pinzón azul Fringilla teydea se organizó en dos subespecies: Fringilla teydea de Tenerife y Fringilla teydea polatzeki situadas en la localidad montañosa del suroeste de la isla de Gran Canaria. Sin embargo, una investigación distribuida en marzo de 2016 en el diario Journal of Avian Biology, demuestra que se trata de dos especies distintas que deberían llamarse: Fringilla teydea y Fringilla polatzeki.

Único en su tipo en el planeta, el encantador Pinzón Azul del Teide, es una especie de ave con mucha seguridad a la hora de acercarse a un ser humano, ya que casi no teme a ningún hombre, dándole la oportunidad de acercarse en gran medida antes de escapar.

Lamentablemente, esta confianza, que debería servir para la preservación de la especie, ha servido a numerosos recolectores para adquirir cantidades de estos pinzones, con destino a centros históricos en otros países, aun sabiendo que están en peligro de extinción actualmente. (Ver Articulo Sobre: El Aegolius Funereus).

Dejar Comentario