Hubara: Conoce todo sobre estas aves

La hubara o avutarda hubara conocida científicamente como Chlamydotis undulata,  es un ave de la especie gruiforme,  completamente  acostumbrada  a vivir en ambientes desérticos y con poca vegetación.

Su población es encontrada  en tierras arenosas y pedregosas de territorios desérticos y semi-desérticos. Su área de distribución está comprendida a partir de las  Islas Canarias hasta llegar a  la península del Sinaí.

Hubara

La Hubara (Chlamydotis undulata)

Se trata de unas subespecies que se distinguen levemente en lo que se refiere a  su tamaño y coloración. Con diferentes estilos  en lo que respecta a vuelos migratorios, debido a  que las aves del norte de África y Oriente Medio.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Son especies  que habitan en su misma área o migran parcialmente, estas se desplazan  únicamente en distancias cortas a fin de encontrar bosques frescos, al contrario de las poblaciones asiáticas que son totalmente aves migratorias.

Descripción y características  de la Hubara

La hubara es  un ave  interesante,  se asemeja  a un pavo en su forma. Hace  alarde de su aspecto,  comportándose exageradamente durante el cortejo. Es un ave delgada, con una pequeña cresta en el centro de la corona y plumajes largos que le cuelgan del  cuello.  El plumaje superior es negro, mientras que las plumas inferiores son blancas con puntas negras.

Hubara

Descripción de la Hubara

Su cuerpo es de color beige arenoso, con franjas oscuras  moteadas de color marrón, siendo la  parte inferior es de color blanco. Muestran gran parte en las plumas de vuelo de color negro y marrón. Posee una cola, larga y cuadrada, esta tiene un  color  arenosa y castaña y modelada con cuatro líneas de color negro profundo.

Los machos son un poco más grandes que las hembras.  Tienen una medida alar  de 1,5 m, con un peso en los machos hasta de  2,2 kg, y  aproximadamente 1,2 kg en las hembras.

Comportamiento de la Hubara

La hubara es  un ave  muy solitaria.  Acostumbra a alimentarse sola o en pequeños grupos. Su dieta está basada en insectos, hormigas, plantas e incluso pequeños reptiles. Posee  una considerable adaptación a un medio ambiente desértico,  ya que no se le hace indispensable beber agua, pues absorbe toda el líquido que requiere de los alimentos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Se desplaza por kilómetros de distancia en busca de sus  alimentos  y muy pocas veces se la visto emprendiendo el vuelo.

Hubara

La Hubara y su comportamiento

El cortejo de estas aves  lo llevan a cabo entre los meses  diciembre y marzo,  y este  consiste en hacer  una demostración exagerada, inflando las plumas que le adornan su penacho, el pecho y el cuello. En el caso del macho este  realiza zancadas, lentas y tenues, y posteriormente echa  la cabeza hacia atrás entre los hombros e inmediatamente hace movimientos  frenéticos en línea recta o en círculo.

Cuando terminan de exhibirse, el macho continúa con las plumas ensanchadas y echa su cabeza hacia arriba en un movimiento repentino al mismo tiempo que  emite un sonido profundo que va llamada profunda que va acrecentando. Frente a la hembra elegida, este  inicia otros movimientos desplazándose hacia la hembra y agitando su cuerpo de lado y  lado.

Una vez que se cumple el apareamiento de la pareja,  ambos se separan y  siguen solos el resto del período de cría. La hembra pone  alrededor de dos o tres huevos en un sitio inclinado.  Entre los meses de febrero y abril después del nacimiento de los pichones.

Estos  siguen a la madre para ser protegidos y alimentados, ya que son muy frágiles ante los depredadores tales como águilas, halcones, aves rapaces, zorros, reptiles.

Hubara

Depredador capturando a una Hubara

Las actividades de caza típica de esta especie de aves  realizada por cazadores expertos del Medio Oriente, ha reducido considerablemente esta población específicamente  en las zonas  de invernada. Esta caza indiscriminada ha  agravado de manera considerable  la pérdida de su  hábitat natural  y la degradación.

La subespecie Chlamydotis undulata fuertaventurae, se ha visto particularmente afectada por la destrucción de su hábitat a consecuencia  de las actividades turísticas y el desarrollo local, así como por los adiestramientos militares, el pastoreo excesivo, la extracción de arena y la construcción de vías y carreteras.

Aunado a eso,  las amenazas por  choques con los cableados eléctricos y  los ataques  ocasionados por mamíferos que se introducen en sus áreas de distribución. Esta ave está reconocida  en la Lista Roja de la UICN  como «Vulnerable».

En el presente artículo te daremos a conocer un poco más  sobre esta particular ave La hubara o avutarda (Chlamydotis undulata), te mostraremos a continuación aspectos muy interesantes sobre las tres subespecies que han sido reconocidas:

  • Chlamydotis undulata fuertaventurae – Ubicada en las Islas Canarias.
  • Chlamydotis undulata undulata – Se encuentra al norte de África, específicamente desde Marruecos hasta el oeste del valle del Nilo.
  • Chlamydotis undulata macqueenii, distribuida en los desiertos de Rusia y el Oriente Medio, incluyendo la Península Arábiga.

La hubara canaria

Conocida científicamente como Chlamydotis undulata fuertaventurae, esta ave es una subespecie de avutarda hubara habitante de las Canarias orientales. Se trata de un ave estacionaria, su población es escasa y con amenaza de extinción.

Es el ave más grande del  archipiélago de la Macaronesia española.  La hubara  representa el  símbolo animal de Fuerteventura, junto al cardón de Jandía como símbolo vegetal.

Hubara

La Hubara canaria

Descripción y características

La hubara canaria se diferencia de las demás  subespecies porque es una de las más pequeñas, posee colores menos arenosos y tiene la espalda un poco más oscura y con más cantidad de manchas.  Puede medir  entre  55 a 65 cm de longitud,  y con una medida alar de 135 a 170 cm, esto la hace el ave de mayor tamaño entre las originarias del archipiélago canario.

Hubara

Descripción de la Hubara canaria

Con respecto a su aspecto físico, esta ave es más delgada y liviana que la avutarda común y considerada  mayor que el sisón común. En su plumaje resaltan  los tonos beige, con abundantes rayas, moteados y estrías.

En las alas  ventrales predomina el color blanco. Tiene un cuello muy  largo y delgado, en los que armonizan las tonalidades grisáceas y blancas, consta de una franja ancha de color negra que empieza desde las mejillas y termina en la parte pectoral, cerrándose en forma de collar.

Su cabeza de color grisáceo, tiene una pequeña cresta eréctil de plumas blancas con negras, más notable en el macho.  Los jóvenes de esta subespecie son muy parecidos a los adultos, pero su  plumaje es más opaco y con menos contrastes. La hubara en el vuelo  conserva siempre las alas un poco arqueadas, de esa  manera se le puede observar una franja banca a la altura de las principales.

Con respecto a su canto, se trata de un ave muy silenciosa, de la cual  apenas se conocen vocalizaciones.

Distribución y hábitat

Estas aves están distribuidas  exclusivamente  en las islas de Fuerteventura, Lanzarote, Lobos y La Graciosa, a pesar de que no se puede asegurar  si la población de Lobos continúa existiendo. También se supo que en tiempos  pasados esta ave  también anidaba en  las islas de Tenerife y Gran Canaria, de las cuales se extinguieron.

Hubara

La Hubara canaria en su hábitat

Los cambios climatológicos en especial la temporada de lluvia en su área de distribución son menos de 140 mm,  mientras que las temperaturas medias variaban  entre los 16°C en los meses de enero a febrero y 24°C entre los meses de agosto a septiembre.

La Hubara canaria vive  en sabanas semiáridas, colinas pedregosas y arenales inmóviles, con escasa vegetación de hierbas y árboles. En ocasiones se le observa  alimentándose en tierras cultivadas en el amanecer y el atardecer, y evaden desplazarse por  sitios frecuentados por el  hombre como maizales, bosques y los campos volcánicos.

Reproducción y alimentación

Cuando no se encuentran en época de cría, estas aves suelen ser gregarias y salen en pequeños grupos dispuestas a buscar sus alimentos.  Sin embargo, en la temporada de cría son los machos que toman territorios amplios para realizar el cortejo defendiéndolos de los otros machos.

Durante este período de reproducción ambos sexos suelen  estar solos y solo se unen en el momento del  apareamiento. Estas aves realizan su entre los meses de  diciembre a marzo.

Hubara

La Hubara canaria en el cortejo

Los machos muestran su plumaje de la cabeza y pecho alardeándose con movimientos circulares o en línea recta.  Las hembras pueden poner  entre dos y tres huevos, construyen sus nidos escarbando levemente el suelo y lo hacen entre los meses de febrero y abril.

Considerando que los machos son polígamos, estos no  colaboran en la crianza de los pichones.  Después de la eclosión, los polluelos siguen a su madre y de cada puesta sobrevive un solo polluelo y muy esporádicamente dos.

En lo que se refiere a sus hábitos alimenticios, estas aves se alimentan directamente del suelo, allí capturan una gran cantidad de insectos, arañas, crustáceos,  moluscos, pequeños vertebrados y diversas semillas, plantas jóvenes y tubérculos. No obstante, los polluelos necesitan consumir insectos para que se puedan desarrollar en perfecto estado.

Amenazas y conservación

Estas aves están continuamente amenazadas debido a diferentes factores como por ejemplo: la destrucción de su medio ambiente a consecuencia del desarrollo turístico que existe en la región,  la cacería ilegal, los choques con cableados eléctricos y los movimientos causados por  los recolectores de trufas.

Para el año 1995 se consideraba que esta era  una población total compuesta de  unas 700 a 750 hubaras canarias, distribuidas  entre las 300 a 350 ubicadas  Fuerteventura y Lobos, y unas 400 en Lanzarote y La Graciosa.

Sin embargo se ha documentado  que  el número de individuos existentes  en Fuerteventura eran 177.9.  Esta subespecie está reconocida  como aves en peligro de extinción según la Lista roja de la UICN  y están resguardadas por la legislación de esas localidades.

La hubara canaria es reconocida, según una ley del Gobierno de Canarias, como el símbolo natural de la isla de Fuerteventura, conjuntamente con el cardón de Jandía

La hubara del norte de África

Conocida científicamente como la subespecie  Chlamydotis undulata undulata,   es considerada un ave grande de la familia de las  avutardas.  Sus ejemplares son encontrados  en medio ambientes áridos distribuidos  en el norte de África y el sudeste asiático y con una población en las islas canarias.

Su plumaje es opaco y de color marrón, con variadas manchas negras en sus alas, su cuello es grisáceo y posee un collar  negro a lo largo del cuello.

Hubara

La Hubara del norte de África

Los machos y las hembras son muy parecidos, aunque los machos son más grandes y pesados con respecto a la hembra.

Descripción y características

La Hubara del norte de África  es un ave un poco más pequeña y más oscuro que avutarda de MacQueen. Los sexos son parecidos, pero la hembra puede medir hasta  66 cm de altura, es generalmente más pequeña y con tonalidades más grises por encima que el macho que mide hasta 73 cm de longitud y con un peso  1.15 a 2.4 kg en los machos y 1 a 1.7 kg en las hembras.

Hubara

Descripción de la Hubara del Norte de África

Su plumaje superior es de color marrón  y en la parte inferior  blanco, con una franja negro por los laterales de su cuello. Cuando se encuentran volando se les ve fácilmente grandes coloraciones negras y marrones en las plumas de vuelo.

Distribución y hábitat

Esta ave se encuentra distribuida en el norte de África occidental del Nilo, especialmente en la zona occidental de las regiones desérticas del Sahara en Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Egipto.  Una pequeña parte de esa población se ubica en las Islas Canarias.

Estas aves de  África del norte son sedentarias a diferencia de las poblaciones migratorias de Hubara de MacQueen que se encuentran en el  norte.

Hubara

La Hubara en su hábitat natural

Comportamiento

Así como otras avutardas, esta especie tiene una exhibición extravagante al momento de su cortejo, tiende a elevar sus plumas blancas de la cabeza y cuello, haciendo movimiento con la cabeza.La hembra puede poner de 2 a 4 huevos en un nido que construye en el suelo.  En lo que corresponde  a su canto, esta ave es silenciosa y casi nunca se le escucha utilizando su voz.

Con respecto a su alimentación  esta especie es omnívora, se puede alimentar de pequeños animales  vertebrados, insectos, moluscos y cantidades de semillas, plantas pequeñas y tubérculos.

Hubara

La hubara del norte de África alimentándose

Amenaza  y conservación

La hubara del norte de África  ha deducido  sus  poblaciones en los últimos 20 años  antes de 2004, en comparación con  su pariente cercano la hubara de MacQueen, ha ido en aumento desde entonces.  Las principales amenazas a la cuales están sometidas las hubaras están incluidas  la caza como alimentación.

A pesar de que son amenazadas y cazadas  tanto por los halconeros como por cazadores que utilizan armas de fuego, la cantidad es mucho menor que en el caso de las hubara  de MacQueen que se encuentran en el Medio Oriente y Asia occidental.

La Fundación Internacional para la Conservación y el Desarrollo de la Naturaleza (IFCDW), es un importante proyecto de preservación y reproducción de estas especies en amenazas constantes, el cual está  avalado  con fondos monetarios provenientes del príncipe Abdul Aziz Alsaud.

Se han formado de lugares de cría de especies en cautividad para de esta manera aumentar las poblaciones de las poblaciones silvestres.  Algunos proyectos semejantes  logran reproducción especies como las  avutardas de MacQueen empleando  la inseminación artificial.

La hubara de MacQueen

 Reconocida científicamente como Chlamydotis macqueenii,  es el ave más grande de esta familia de las avutarda. Fue incluida recientemente como una de las  subespecie de la hubara Chlamydotis undulata  y es conocida tambien como la hubara asiática.

Hubara

La habura de MacQueen

Esta  subespecie se encuentra geográficamente separada de la  hubara del  norte de África, con una pequeña población en las Islas Canarias.

La habutara de MacQueen está distribuida  en el desierto y sabana de las regiones de Asia, al este de la península del Sinaí,  está extendida entre el  Kazajstán este hasta  Mongolia.  Es un ave migrante de manera parcial, mientras que otras subespecies de hubara son  más sedentarias.

En  épocas pasadas  se encontró que los ejemplares de esa especie fueron vistos al oeste de   Gran Bretaña. Sus  poblaciones se han visto disminuidas casi en un 20 a un 50%  desde 1984 hasta 2004, ocasionados principalmente por los cambios con respecto a la cacería y el uso de los espacios de tierra.

Descripción  y características

Esta ave es  de tamaño medio, puede medir hasta unos 65 cm de longitud, con una medida alar de 140 cm.  Su plumaje es  de color marrón por arriba y blanco por la parte inferior, con las franjas  negras en  los laterales del cuello.

Cuando vuelan se les puede observar con facilidad sus largas alas con pequeñas zonas de color negro y marrón. Por debajo de las alas se les nota un color blanco con bordes de salida en negro. Ambos sexos son semejantes, aunque la hembra resulta un poco más pequeña y sus colores son más opacos en comparación con el macho.

Hubara

La hubara de MacQueen es muy silenciosa,  exceptuado por los sonidos que produce al monte de realizar el cortejo.

Al igual que otras aves de la misma familia, tienen una exhibición un poco extravagante a la hora de realizar su cortejo, estas  levantan las plumas de la cabeza y garganta y hacen movimientos con  la cabeza mientras caminan haciendo círculos en el sitios escogido. Los machos y las hembras son muy semejantes  en el color de su  plumaje, aunque los machos son un poco más grandes que las hembras.

Según estudios realizados a estas aves se mostró que de unos 79 ejemplares de ambos sexo se observó que los machos eran de un 9 a 15% más grandes que las hembras en la mayoría de los cálculos.

Distribución y hábitat

La Hubara de MacQueen se distribuye a lo largo del  este de la península del Sinaí en Palestina, Arabia, hasta llegar al Mar Caspio extendiéndose  hacia el este hasta el mar de Aral en Mongolia.  Las poblaciones de estas aves se desplazan en  invierno del  norte hacia el sur de Pakistán,  específicamente  en el oeste de Baluchistán  y en la zona desértica seca del oeste de la India.

En tiempos pasados se encontaron ejemplares desplazándose  hacia el oeste y el norte de Gran Bretaña y por el sur hasta el norte de Kerala.

Esta especie se les puede encontrar también  en regiones desérticas y otras en zonas arenosas  muy áridas. Se realizaron estudios de su  hábitat y se encontró que en Arabia Saudita la especie que habita en esa región es muy dependiente de las zonas  que contienen  vegetación abundante, encontrándosele en áreas cubiertas de matorrales particularmente de vegetación espinos.

En las llanuras de Irán se encontró lugares  de anidación donde abundaban infinidades de  insecto estrechamente relacionados con los tipos de vegetación existentes en esa región.  Para conocer con exactitud sus migraciones  estos ejemplares  han sido observados utilizando transmisores satelitales.

Ejemplares mongoles dejan sus lugares de invernada en Afganistán y Pakistán desde mediados o finales del mes de marzo y retornando a sus lugares de cría después de haberse sometido a casi  dos meses de vuelo, emprendiendo su camino y  evadiendo las altas montañas del Himalaya.

Estas aves vuelan alrededor de 220 kilómetros cada día para un total de 4.400   kilómetros haciendo algunas paradas a lo largo de su ruta.  Estos ocupan sus lugares de cría aproximadamente cuatro meses antes de salir nuevamente para llegar a sus sitios de invernada entre los meses de octubre a diciembre.

Reproducción y alimentación

La Hubara de MacQueen macho hace un particular y llamativo cortejo,  se muestra al principio con el cuello extendido y las plumas en la base del cuello erizadas. La pequeña cresta de su cabeza tan erguida, mientras se desplaza lentamente, con un paso lento uno tras otro.

Hace movimientos enérgicos haciendo círculos alrededor de los arbustos, cuya área ya ha sido escogida para el apareamiento, mientras esconde el cuello formando una S.

Hubara

La Hubara de MacQueen alimentándose

Emite un  sonido muy agudo con la respiración, que solo puede ser oído a corta distancia,  observa a las posibles hembras para aparearse y si no consigue parejas potenciales puede repetir los movimientos de cortejo otras veces.

Cuando ya encuentra a la hembra adecuada expande las plumas negras laterales del cuello hasta formar un collar y camina hacia la hembra haciendo círculos y movimientos con su cuerpo de lado a lado.

Los machos se aparean con variadas hembras y después del apareamiento, solamente la hembra es la que construye el nido e incuba los huevos.  La puesta  se compone de 2 a 4 huevos que los pone en un nido  que escarba en el suelo. Los huevos son incubados por la madre durante 23 días.

Como todas las Hubaras los pichones se van del nido seguidamente después de la eclosión, siguiendo a su madre que los alimentará a traves de su pico con  insectos que captura del suelo.  Los jóvenes permanecerán  cerca de su madre por algunos meses.

Estas aves al sentirse perseguidas por halcones en casería, en especial el halcón sacre o halcón peregrino,  se elevan en el aire haciendo espirales y así evitan ser golpeado.  Otra manera que tienen de defenderse de estos depredadores es defecando sobre el halcón atacante con sus heces pegajosas, logrando que el halcón se estrelle en el suelo con las alas pegadas.

Esta especie es omnívora y su dieta está basada en material vegetal, semillas, bayas, plantas jóvenes, insectos y pequeños invertebrados.  No acostumbran a beber agua ya que la obtienen de los alimentos que consume. Durante el período no reproductivo su principal alimento está constituido de material.

Amenazas y conservación

Esta especie es amenazada hasta llegar casi a la totalidad de su extinción  en regiones del Oriente Medio por árabes cazadores y los cazadores clandestinos. En la India colonial la caza se consideró como una gran actividad deportiva. La introducción de vehículos adecuados para la cacería como los jeep y las armas de fuego, ocasionó una disminución considerable en esta población de la especie.

Las cacerías que se han organizado para  árabes ricos en distintos lugares de Pakistán, quienes ilegalmente compran permisos para cazar una cantidad limitada de estas aves y que generalmente exceden los límites. La carne de estas aves es considerada en el mundo árabe como un afrodisíaco.

Los rápidos descensos de esta  población de aproximadamente el 50%, se vieron en sus lugares de cría en Kazajistán entre los años  1998 y 2002 y se creyó que se debió  a la caza  específicamente  en sus zonas de invernada.  Los descensos de cada año en un período de diez años en el paso a Asia, se estimaron entre 27 a 30 % durante el año 2004.

Los esfuerzos alcanzados para la preservación de esta población se hicieron a través de la región posteriormente a la década de los 70, junto con las organizaciones internacionales y con los gobiernos locales.  Muchas de las instalaciones especiales para cría en cautiverio  fueron creadas una en Arabia Saudita en el año 1986 teniendo total éxito  en la cría en cautividad finalizando el año 1990.

Primeramente mediante la incubación de huevos recogidos del su medio ambiente  y  posteriormente en su totalidad  en cautiverio a través de  inseminación artificial.  Estas son las únicas especies de avutardas que fueron criados  en cautiverio, sin embargo las aves que ha sido criadas en cautividad son consideradas muy sensibles y expuestas a contraer enfermedades.

La Hubara de MacQueen es una especie de ave muy sensible a los movimientos y actividades realizadas por el hombre.  La principal amenaza que afecta a esta especie e la destrucción de su hábitat natural, debido al desarrollo agrícola y de infraestructura  tales como construcción de vías y carreteras y tendidos eléctricos, todos estos aspectos aumentan su mortalidad.

Uno de los causales de constante amenaza de esta especie es  la cacería en plena migración, así como falta de un medio ambiente adecuado al largo de sus zonas de emigración debido al desarrollo.

 

Dejar Comentario