Buitre de Rupell: Características, Hábitat y mucho más

El Buitre de Rupell es un ave carnívora que se extiende desde África subsahariana hacia el norte del ecuador terrestre y se caracteriza por ser el ave que vuela más alto en el mundo. Esta ave también es conocida con el nombre de Buitre Moteado, identificado por ser de gran envergadura, que suele habitar en los pastizales, sabanas y muchas zonas áridas. Descubre con nosotros todos los interesantes aspectos de este animal.

Buitre de Rupell

Introducción

En el mundo existen aves fascinantes algunas consideradas como feas o poco agraciadas y que resultan un tanto repulsivas, por alimentarse de carne descompuesta; pero que por otro lado representan animales carismáticos, ya que cumplen un importante papel para mantener el adecuado balance de la naturaleza y de todos los ecosistemas presentes en ella.

Estas aves más allá de cómo las percibamos, son especies que se encuentran en problemas, ya que muchas de ellas están en la actualidad bajo la amenaza de extinguirse; es así como en muchas regiones de la tierra, por ejemplo la India, Pakistán o Nepal, la presencia de los buitres ha descendido considerablemente, llegando a alcanzar en los últimos tiempos una disminución del 95%.

Este patrón de igual manera se está reflejando en África, hogar del Buitre de Rupell, un ave que vamos a conocer durante el recorrido que realizaremos en este artículo.

El Buitre de Rupell, es conocido por ser el ave que ha registrado el vuelo más alto en el mundo; cuando uno de sus ejemplares impactó contra un avión que se encontraba sobrevolando a 11.000 metros de altura sobre la Costa de Marfil durante el año de 1973.

Esto es algo increíblemente particular si se que considera que el monte Everest, por citar un ejemplo, se encuentra a 8.848 metros sobre el nivel del mar. Tendiendo en cuenta además que a esa altura la mayoría de las aves morirían, por la falta de oxígeno.

Según declaraciones de un especialista en el comportamiento de las aves rapaces, de nombre Thomsett, se comentaba que:

“Desde entonces los estudios sobre este buitre revelaron una cantidad de características en su hemoglobina y varias adaptaciones cardiovasculares que le permiten respirar en una atmósfera enrarecida”

Lo que hace interesante el estudio del Buitre de Rupell, debido a que dentro de sus características está aprovechar todas las corrientes de aire, especialmente las cálidas, para alcanzar una amplia vista que les permita encontrar su comida en las planicies.

Quédense con nosotros y comencemos a descubrir, todas las interesantes características de esta peculiar ave, que es parte del equilibrio ecológico del mundo.

Características del Buitre de Rupell

El Buitre de Rupell, también conocido como Buitre Moteado, es identificado científicamente con el nombre de Gyps Rueppelli; perteneciente al orden de las aves Accipitriformes, que incluye a las rapaces diurnas, en la familia Accipitridae, por estar provista de un pico ganchudo y perteneciente a la subfamilia Aegypiinae, dentro del género Gyps, formado por varios buitres del viejo mundo.

Esta es un ave que cuenta con una serie de características que le hacen ser particular dentro del mundo, las cuales están formadas por los siguientes aspectos relevantes:

  • Su nombre científico genérico Gyps, es derivado del griego gups, el cual significa buitre, donde se le designa específicamente como Rueppellii, debido a un homenaje al zoólogo y explorador de origen alemán, conocido como Eduard Rüpell, a quien se dedicó esta ave.
  • Es un buitre que mide más de un metro de longitud; con una envergadura que llega a superar los 2,5 metros al extender sus alas.
  • También es bastante pesada, con variaciones entre los 6 y 9 kilogramos; los cuales pueden superar cuando tienen a su disposición grandes cantidades de alimento.
  • Come de tal manera que es posible que se llene tanto, que termine descansando al lado del cadáver que está engullendo, antes de emprender nuevamente su vuelo.
  • Se trata de un ave de complexión fuerte y uno de los más fornidos entre los buitres africanos. Los jóvenes generalmente muestran un cuerpo ligeramente más oscuro, con algunas zonas moteadas de blanco.
  • Tanto hembras como machos son de color pardo, con su cabeza cubierta de una corta pelusa blancuzca, lo que es un rasgo físico típico de los buitres necrófagos.
  • En su cuello, también posee una especie de collar también blanco, que delimita la parte emplumada del resto de su cuerpo.
  • Su pecho es marrón, con pintas en color blanco, de donde surge su identificación moteada; mientras que sus coberteras alares tienen plumas un poco más claras, presentando sus plumas de vuelo en las alas y cola negruzcas; pero la cubierta de sus patas son totalmente blancas.
  • Esta especie durante su vuelo, se identifica por presentar la parte inferior del ala con un moteado en color crema, más una larga banda blanca paralela en el borde superior de su ala, con algunas líneas pequeñas también claras.
  • Sus ojos poseen un iris amarillo; su pico es curvo como el de los grandes buitres africanos, cortante y potente; listo para desgarrar las partes duras de los cadáveres que forman parte de su habitual alimento.
  • Es un buitre sedentario en líneas generales, aunque algunos de los más jóvenes suelen vagabundear, y se dispersan en movimientos migratorios hacia el norte africano, durante la época de lluvias.

Buitre de Rupell

Hábitat y distribución

El hábitat del Buitre de Rupell se encuentra distribuido por la región subsahariana, que va desde el Senegal hasta el Cuerno de África, que sería su zona oriental, donde desagua el Mar Rojo en el Océano Índico. Mientras que hacia el sur se desplaza hasta abarcar Mozambique.

Antes se encontraba más ampliamente distribuido, pero ahora es raro apreciarlo en la parte occidental del continente africano y tampoco suele habitar ya en el golfo de Guinea; por lo que se ha comentado anteriormente, sobre que muchas de las especies de buitres han mermado sus poblaciones.

Se han avistado ejemplares en la Península Ibérica, pero con poca frecuencia; los cuales se piensa, que se han desplazado formando parte de otros grupos de buitres, como los Leonados de la especie Gyps Fulvus. Esto generalmente lo realizan durante los movimientos migratorios, para llegar a sus áreas de nidificación. Pero cabe destacar que los Buitres de Rupell nunca se reproducen en el área de la Península Ibérica.

Dentro de su hábitat histórico, como es la región africana, el Buitre de Rupell se caracterizaba por tener abundantes poblaciones, que han sufrido en la actualidad drásticas reducciones, poniéndolo al límite de la extinción.

Por lo antes expuesto, se busca evitar este lamentable acontecimiento siguiendo una serie de medidas de estricta protección y cuidado de estas aves, cuya población por el momento se mantiene estable en la parte oriental del territorio Africano, lo que esperamos siga de igual manera por muchos años, para garantizar la existencia de esta especie y que pueda ser conocida, por todas las futuras generaciones.

En lo relativo al tipo de hábitat del Buitre de Rupell, está caracterizado por ser áreas pres-desérticas, como aquellas que presenta con extrema aridez y cuentan con ambientes montañosos.

Se considera que dentro de la mayoría de las especies de buitres, el de Rupell es uno de los que busca contar con montañas rocosas y abundantes peñascos, que tengan también anchas gargantas con muchas paredes verticales, en las que les gusta colocar sus nidos.

Esto por otro lado favorece a su habitual planeación, debido a la presencia de rocas y corrientes de aire ascendentes, gracias al calentamiento de las laderas rocosas.

Ellos manifiestan un comportamiento mediante el cual, luego de la salida del sol, emprenden el vuelo por un par de horas en busca de su alimento, aprovechando el caldeamiento del ambiente, que conlleva a la presencia de estas citadas brisas que les permiten elevarse en el vuelo, sin ninguna dificultad por las montañas.

El Buitre de Rupell es considerado un ave muy social, en vista de que acostumbra nidificar en grandes colonias, donde además comparte un amplio territorio de caza y en el cual se ha evidenciado la presencia de varios nidos bastante cercanos, sin que esto represente ningún problema entre la población de esta aves.

Ello pueden mantener este aspecto de sociabilidad cuando se encuentran en busca de los cadáveres para su alimentación, un aspecto relativamente común entre los buitres; donde deben mostrar su avidez por la comida unos con otros, manteniéndose de manera furiosa en algunas situaciones, con lo cual en ocasiones se pueden apreciar luchas continuas entre los congéneres.

Con respecto a lo que se viene destacando referente a la fuerte disminución que se ha experimentado durante las últimas décadas, en cuanto al índice de la población de estos buitres en África; se debe en gran medida a que consumen cebos envenenados.

Muchos de los cadáveres que consumen estos buitres pertenecen a animales que han muerto envenenados, incluso ganado que ha sido víctima de pesticidas, de manera que al ser ingeridos como parte del alimento de estas aves ellas también terminan perdiendo la vida, pues no saben si la carne se encuentra envenenada o no.

Por otro lado está el hecho de que la práctica deportiva realizada por los seres humanos conocida como “Free Climbing”, que es lo que se conoce como la escalada libre, trae como consecuencia que las personas frecuenten las paredes peñascosas, donde generalmente estos buitres tienen su nidos, obligando a que los abandonen.

Otro aspecto que es importante destacar en este sentido, es que muchos de los países africanos dentro su mercado de ídolos, con la finalidad de realizar la practica Juju, que es un ritual donde suelen sacrificar animales como parte de sus pactos mágicos y brujería; terminan empleado a manos llenas a estos buitres.

Esto es algo que ha sido evidenciado especialmente dentro de Nigeria, donde se está presentando casi una total desaparición de esta especie; lo que por demás es una práctica que no debe ser abalada por ninguna cultura y menos aun cuando se trata de una especie que se encuentra en peligro de desaparecer drásticamente de su área de distribución.

Alimentación

El Buitre de Rupell se alimenta básicamente de los cadáveres de grandes animales; realizando altos vuelos para avistar su comida y aprovechando los hallazgos carroñeros realizados por otras aves rapaces como por ejemplo el águila. Es así como se incorporan en ocasiones al festín brindado por la carne descompuesta.

Cuando el buitre se coloca sobre el cadáver, es posible que trate de espantar al águila, a pesar de que ella llegara primero; además puede despedazar con gran facilidad una carroña, una vaca o un antílope y desaparecer en pocas horas.

Generalmente una vez que terminan su comida, se les hace difícil emprender el vuelo debido al peso acumulado, por lo que pueden tomarse un descanso en un lugar retirado, con la finalidad de digerir su alimento con toda tranquilidad.

Con base en lo anterior, se ha podido determinar que el Buitre de Rupell come, duerme y se reproduce en compañía de otros miembros de su especie. Por lo cual se considera un ave sociable entre los miembros de su mismo género, también destacado por tener el apetito más grande de África.

Muchos de los visitantes de este continente, piensan que los mayores consumidores de animales silvestres son los leopardos, leones, hienas, chacales, chitas o perros salvajes; pero a criterio de algunos estudiosos de la materia, esto no es del todo cierto.

Como ejemplo se cita la región del Serengueti, dentro de Tanzania, donde el total de biomasa que se compone de animales muertos, se estima aproximadamente en más de 40 millones de toneladas al año, de los cuales los mamíferos carnívoros llegan a consumir alrededor del 36%.

El restante disponible queda a merced del apetito de los buitres; quienes compiten al lado de las bacterias y larvas para alcanzar este alimento, como parte de su sustento diario y evidentemente los mayores consumidores, terminan siendo los buitres.

Además se debe destacar que gracias a este papel desempeñado por ellos, aunque parezca un tanto asqueroso; representan los máximos recicladores, con lo que también evitan la propagación de las enfermedades, limitando de esta manera la acción de otras poblaciones de carroñeros, como es el caso de los perros salvajes.

Buitre de Rupell

Ellos vuelan por grandes distancias, con la finalidad de encontrar su alimento; a propósito de ello se ha observado, que en lugar de seguir de cerca la migración de las poblaciones de ñús, en toda la reserva natural de Masái Mar, esta aves buscan a su presas en la temporada seca, cuando se hacen más vulnerables a causa de la falta de agua.

Es también un hecho reconocido en cuanto a la alimentación de los buitres, que ellos cuentan en sus estómagos con fuertes ácidos, que son increíblemente poderosos, mediante los cuales se destruyen las bacterias presentes en las carnes descompuestas, algunas de las cuales pueden ser mortíferas para las aves en general, como es el caso del ántrax, que ocasiona la enfermedad conocida como cólera.

Reproducción

Generalmente el nido de este tipo de buitre suele ser un amasijo de maleza con una serie de ramas secas, que suelen colocar en las altas cimas inaccesibles y que son apreciados en las paredes rocosas de las montañas.

Asimismo estos nidos son empleados por el ave, frecuentemente de año en año; con la particularidad de que puede haber varios nidos cercanos, sin que ello represente entre estas aves, ningún tipo de dificultad por la división territorial del espacio aéreo.

Buitre de Rupell

Por otro lado, cuando no encuentran espacios adecuados para sus nidos en las cimas altas; buscan grandes árboles y construyen su nido en la parte alta de su copa; pero esto es un hecho bastante ocasional.

El Buitre de Rupell pone un solo huevo de color blancuzco, que además presenta numerosas manchas rosáceas, el cual incuba alrededor de unas siete semanas aproximadamente, de allí posteriormente nacen los polluelos, los cuales permanecen en este nido hasta por unos cinco meses más.

Los estudiosos del comportamiento de estas aves, indican que estos buitres se mantienen de manera silenciosa durante la mayor parte del año; pero cuando se presenta su período reproductivo, comienzan a emitir soplidos y sonidos guturales con su garganta.

Con respecto a la nidificación, esta se puede presentar en diferentes momentos, que varían de acuerdo con el territorio en el cual se encuentren, especialmente en virtud de su latitud.

Curiosidades sobre el Buitre de Rupell

El Buitre de Rupell se ha visto envuelto en una serie de hechos que pueden ser considerados como curiosidades, muchos de los cuales están asociados a su comportamiento en cuanto al cruce de fronteras, llegando con ello a meterse en problemas.

Tal es el caso de uno de estos buitres que por volar a gran altura en busca de su comida, ascendió unos 11.000 metros sobre el nivel del mar en la Costa de Marfil durante el año de 1973, impactando con un avión que se encontraba sobrevolando la zona.

Las experiencias del vuelo a gran altitud fueron descritas desde el siglo XIX, por Eduard Ruppell, en honor a quien se bautizó esta ave; este investigador ya había observado ejemplares volando por encima de los diez mil metros de altitud.

Por otro lado, estos animales tienen un fuerte ácido en su orina que les sirve para esterilizar su patas, luego de pararse sobre la carne en descomposición para comer.

Se dice que realizan movimientos migratorios similares a los del Buitre Leonado, presentes generalmente en España; pero en sentido opuesto a este, es decir, viajando dentro de la región africana, aunque mayormente son sedentarios. Los que viajan generalmente son los jóvenes buitres, llegando en ocasiones a la península Ibérica, como parte de su dispersión territorial.

De los Buitres de Rupell se conocen dos subespecies que son: Gyps Rueppellii Rueppellii, que habitan en el sudoeste de Mauritania, región ubicada al este de los países de Tanzania, Sudán, Uganda y Kenia. Y la conocida como Gyps Rueppellii Erlangeri, que se encuentra en Eritrea, Etiopía y el noreste de Somalia. Posiblemente podría estar presente en el sur de Arabia también.

Es un animal sociable, congregándose en bandos que cubren distancias de hasta 150 kilómetros, en busca de su alimento; aunque tengan que mantenerse volando por encima de los seis mil metros de altura, aprovechando siempre las corrientes cálidas climáticas; y haciendo uso de la proporción de un cierto tipo de hemoglobina en su sangre.

Curiosamente se ha determinado que los buitres tienen una especial característica en su hemoglobina, con la presencia de varias adaptaciones en lo que respecta al funcionamiento de su sistema cardiovascular, que les proporciona contar con la capacidad de respirar en una atmósfera donde esté presente poca cantidad de oxígeno.

Lo anterior es algo que los diferencia de muchas otras aves, pues gracias a esta particularidad el Buitre de Rupell puede elevarse a grandes altitudes, a las que no podrían llegar otras aves, aprovechando las corrientes de aire cálido, lo que le da una ventaja para divisar con rapidez el lugar donde se encuentre el cadáver de algún animal, con el cual alimentarse.

¿Este animal es peligroso?

Evidentemente los Buitres en general son animales que deben ser respetados por los seres humanos; ellos viven en función de su instinto y generalmente no atacan a las personas, solamente buscan la carroña con la finalidad de alimentarse.

Los Buitres de Rupell cuentan con un pico curvo y potente que le permite arrancar, estirar o desgarrar la carne de los animales muertos; pero a diferencia de otros tipos de aves, como es el caso de las águilas o los halcones, no cuenta con garras afiladas. Ellos no se caracterizan por atacar o cazar, sino que se aprovechan de los animales que ya se encuentran muertos, bien por causas naturales o por haber sido anteriormente cazados por otros depredadores.

Buitre de Rupell

En este sentido se les considera un tanto holgazanes, pues su ley básica es vivir sin tener que realizar mucho esfuerzo; generalmente montados en los salientes de las montañas o en la copa de los grandes árboles, aprovechando el momento en que las corrientes de aire caliente ascienden, para planear sin tener que gastar mucha energía en sus aletazos.

También se les puede apreciar con frecuencia apacibles, instalados sobre los cantiles de relieve rocosos presentes en sus territorios, esperando a divisar una columna de su congéneres, para que le anuncien la presencia de algún animal salvaje muerto y de esta manera unirse al banquete.

En función de los estudios realizados por muchos naturalistas,  se puede decir que en línea general los Buitres de Rupell no son peligrosos y no atacan al ganado, sino que simplemente se aprovechan de su carne, cuando los encuentran ya muertos.

Buitre de Rupell

Si el contenido de este artículo ha servido para ampliar sus conocimientos sobre el Buitre de Ruppell, le sugerimos permanecer en nuestro blog para que disfrute de los temas que ofrecemos a continuación:

(Visited 302 times, 1 visits today)
Categorías Buitres

Deja un comentario