Conoce el Halcón Maorí, un Predador Autóctono de Nueva Zelanda

El halcón maorí (Falco novaeseelandiae) es un ave rapaz de hábitos diurnos del orden de los Falconiformes perteneciente a la familia Falconidae. Se le conoce también con el nombre halcón de Nueva Zelanda o gavilán, y en lengua maorí se le llama kārearea. A esta variedad de halcones no se le conocen subespecies.

Halcon maori

Además de ser una especie endémica de Nueva Zelanda, es el único halcón que vive en ese país y en las islas cercanas Stewart y Auckland. Esta ave suele ser confundida con el más abundante y mucho más grande aguilucho lagunero del Pacífico (Circus approximans). Es considerada como la rapaz más amenazada de ese país, estimándose que solo queden de 3.000 a 5.000 parejas reproductoras.

Distribución y Hábitat del Halcón Maorí

Vive en bosques y sitios con poca presencia de vegetación, asimismo se le ha observado en pastizales y a los ejemplares jóvenes se les ha visto en zonas urbanas. Es una especie que puede conseguirse desde el nivel del mar hasta los 2.100 metros de altitud, aunque mayormente se les ve por debajo de los 1.500 metros.

Se suele observar al halcón maorí mayormente en matorrales espesos y terrenos elevados y en pendiente. Se han logrado reconocer tres poblaciones de esta ave que se diferencian principalmente en su tamaño, coloración de plumaje, y preferencia de hábitat. Ellas son:

  • Halcón de monte” de menor tamaño y más oscuro. Se le consigue en los bosques de la Isla Norte y el oeste y noroeste de la Isla Sur.
  • «Halcón oriental” el de mayor tamaño y de plumaje más pálido. Se localiza mayormente en las áreas despejadas del este de la Isla Sur.
  • «Halcón austral” exhibe un plumaje más rojizo y vive en zonas litorales de Fiordland, la isla Stewart y las islas Auckland (se considera actualmente extinto).

Características

El color marrón oscuro a marrón negruzco es el que mayormente predomina en las partes superiores de los ejemplares adultos de halcón maorí. Similar color tiene su cabeza, cuello, espalda, cola y alas. Todo su plumaje oscuro superior se encuentra recorrido por barras de color blanco cremoso a casi pálido.

Halcon maori

De color blanquecino son sus partes inferiores, mentón y garganta, mientras que de color blanquecino a blanco beige son su pecho, costados superiores y las coberteras inferiores de las alas, en los que hay presentes numerosas franjas y manchas de color marrón negruzco.

Su abdomen, cloaca, coberteras inferiores de la cola, costados inferiores y muslos son de color rojizo brillante, con delgadas franjas marrones. El mismo color exhiben sus plumas de vuelo y timoneras. Las plumas primarias de sus alas son de color mucho más claro, así como las plumas de su cola.

Una amplia franja negra de bigote muestra en su cabeza, en la que el pico es de color gris azulado oscuro, los ojos marrones y amarillos su cera y anillo ocular. De este mismo ultimo color son sus piernas y pies.

El plumaje de la hembra y el macho es muy parecido, mientras que las partes superiores de los ejemplares jóvenes son más uniformes y sus partes inferiores son más oscuras y menos definidas que en los adultos. Las partes que carecen de plumaje son de color azul pálido a verde oliva.

El halcón maorí adulto es un ave sedentaria. Las parejas suelen establecerse por todo un año en un territorio, aunque los jóvenes pueden volar al norte en invierno o dispersarse a las regiones bajas.

Es un ave sumamente veloz y de gran agilidad en el vuelo, pudiendo alcanzar hasta los 200 km/h. Vuela a través del bosque o en zonas despejadas, pudiendo elevarse con suma facilidad.

Halcon maori

Tamaño

La longitud de esta ave se ubica entre los 41 y los 48 cm. Como es usual entre los halcones, las hembras siempre son más grandes, de hecho, el macho es solo dos tercios de su tamaño. La envergadura de sus alas oscila entre los 66 y los 91 cm.

El peso de las hembras fluctúa entre los 420 y los 600 g, mientras que los machos pesan de 252 a 500 g.

Taxonomía

El halcón maorí ha sido descrito por los ornitólogos como una variedad atípica del alcotán australiano (Falco longipennis) o más relacionado con tres especies de halcones sudamericanos: Falco deiroleucus (halcón pechirrojo), Falco rufigularis (halcón murciélago) y Falco femoralis (halcón aplomado). Con este último se ha demostrado mayor vinculación gracias a los estudios filogenéticos moleculares.

Debido a su diferencia en tamaño se ha determinado la existencia de al menos dos formas de estas aves: una más grande en la Isla Sur y una de menor tamaño en la Isla Norte. Las investigaciones han concluido que estas dos formas son de reciente data, por lo que se considera que sus diferencias obedecen a una adaptación ecológica.

Alimentación

El halcón maorí es un ave carnívora, cuyas presas la captura mayormente mientras vuela. Su dieta está principalmente compuesta de aves pequeñas y grandes como faisanes, cormoranes moñudos y aves de corral, incluso gansos.

Suele capturar la mayor parte de sus presas en pleno vuelo, matándolas con el diente que posee en su pico, no obstante, también puede matarlas con sus pies o garras.

Puesto que caza al vuelo, no es de extrañar que se arroje sobre aves que en su proceso de migración atraviesan su territorio, o sobre aquellas que se encuentren lo suficientemente distraídas como para que el maorí pueda alcanzarlas.

Asimismo, se alimenta de conejos y liebres inmaduras, pequeños mamíferos, reptiles, artrópodos (insectos y otros invertebrados en grandes cantidades), y muy raramente de carroña.

Reproducción

En la temporada de reproducción acostumbran realizar vuelos espectaculares en pareja durante el cortejo y la etapa de anidación. Incluso el macho llega a pasarle a la hembra, en pleno vuelo, una presa recién capturada. Tales exhibiciones las inician al llegar la primavera. El macho va tras la hembra y emprende falsos ataques hacia ella, tras lo cual ambos efectúan vuelos acrobáticos.

Su etapa de reproducción se inicia de septiembre a noviembre, en ocasiones en diciembre, pudiendo extenderse hasta febrero. Cubren grandes áreas de territorio, y suelen defender ferozmente sus nidos de intrusos.

El halcón maorí construye sus nidos en hendiduras en el suelo colmadas de hierbas o humus en diversos lugares: bajo las rocas de un acantilado o en una saliente rocosa, entre plantas epífitas que crecen en las ramas de un árbol o debajo de troncos o ramas caídas al suelo.

El lugar escogido para el nido suele estar con frecuencia a unos 50-100 metros de un curso de agua. Los nidos dispuestos en el suelo usualmente están protegidos por elementos que sobresalen como rocas, troncos o vegetación, aun así, tanto los huevos como los polluelos podrían ser fáciles presas para depredadores como gatos callejeros, armiños, comadrejas, zarigüeyas y perros salvajes.

De 2 a 4 huevos de color marrón rojizo coloca la hembra y la incubación toma de 29 a 35 días, siendo mayormente realizada por la hembra, aunque el macho la releva por cortos lapsos mientras va por alimento.

Los polluelos presentan plumón blanco cuando nacen, color que cambia a gris en el segundo plumón. Son alimentados con presas frescas, las cuales reciben en forma de trozos de carne que los adultos han previamente desgarrado.

No es sino hasta los 32-35 tras la eclosión que empluman los jóvenes, aunque sus padres aún deberán alimentarlos de 70 a 90 días más. No obstante, se ha sabido de polluelos que se independizan a las seis semanas de haber dejado el nido. A los 35 días ya están en capacidad de volar.

En la temporada de reproducción es una especie que puede comportarse de forma muy agresiva. Actúan de la misma forma que el resto de sus familiares: arrasan con el nido de otras especies. No suele ser muy alta la expectativa de vida de sus crías, ya que son vulnerables al ataque de otras rapaces.

Comportamiento

El halcón maorí esta catalogado como una de las especies de halcón más violentas que se conozcan, particularmente a la hora de defender su territorio. Se han documentado muchos casos en los que ha atacado a perros e inclusive personas cuando han tratado de internarse al espacio que el ave considera como propio.

De igual forma se comporta cuando es un ave extraña la que intenta ingresar a la zona que domina. Aunque pesa la mitad de lo que pesa el aguilucho lagunero del Pacífico, generalmente ataca a esta ave en vuelo tan pronto como entra a su territorio.

Es un ave sumamente persistente cuando se trata de perseguir una presa, ya que se han reportado casos donde se mete dentro de las casas en busca de gallinas y otras aves domésticas. Su nivel de agresividad le ha llevado a ser cazado sin tregua ni perdón por los pobladores de Nueva Zelanda.

Vocalizaciones

El halcón maorí emite silbidos y chillidos penetrantes mientras vuela. Su llamado más frecuente es un «kek-kek-kek» reiterativo, el cual utiliza para defender su nido de los intrusos. Emite un “kek…kek…kek…” mucho más pausado mientras realiza sus exhibiciones aéreas y cuando se comunica con su pareja.

Tanto las hembras como los ejemplares jóvenes “gimen” para pedir alimento. La vocalización del macho es aguda, al tanto la de la hembra es mucho más profunda.

Relación con los Humanos

A pesar de encontrarse bajo protección desde 1970, el halcón maorí ha sido catalogado como una especie vulnerable. De acuerdo a estudios recientes son menos de 8.000 las aves que aún permanecen dentro de sus zonas de hábitat.

Pese a que no es una cantidad significativa, esta ave sigue siendo perseguida por granjeros y dueños de palomas. Se ha determinado que hasta tres cuartas partes de la población de halcones mueren en su primer año, mayormente como consecuencia de acciones humanas.

Programa Falcons for Grapes

A través del Ministerio de Agricultura y Silvicultura de Nueva Zelanda se desarrolló a partir de 2005 un programa para controlar la población de aves nocivas para los sembradíos agrícolas mediante la utilización de halcones maorí. Aves de diversas especies actuaban como plagas sobre los viñedos de la región vinícola de Marlborough, dañándolos y arruinándolos.

El proyecto también tenía como propósito monitorear a los halcones maorí, a partir de lo cual se trabajó en el establecimiento de una población de anidación de esas aves en las proximidades de los viñedos.

Se comenzó liberando cuatro ejemplares de estos halcones en las colinas que rodean a los viñedos. La liberación posterior de otros 15 ejemplares, fue suficiente para que se diera inicio al proceso de anidación, algo que no ocurría desde hace 150 años, cuando esa zona fue deforestada.

Proyecto de Conservación Cardrona Kārearea

Se ha logrado preservar una pequeña población de halcones maorí (kārearea) en el Valle de Cardrona situado en la Isla Sur. Es un proyecto que se inició en 2019, y cuya duración se estima sea de cinco años.

Su objetivo es recaudar información sobre avistamientos, identificación de parejas reproductoras, ubicación y monitoreo de nidos y recopilar datos sobre la población reproductora, la utilización del hábitat y el tamaño del territorio que logran cubrir.

Amenaza de Electrocución

La muerte por electrocución es una de las más grandes amenazas que actualmente enfrenta el halcón maorí. El 50% de las muertes de aves se produjo por electrocución en sistemas de distribución eléctrica de hasta 11.000 voltios, de acuerdo al seguimiento que por radio se hizo durante cinco años de las aves liberadas en Marlborough, así como por un estudio de observación en Glenorchy.

Referencias Culturales

  • El halcón maorí es un ave que goza del aprecio y respeto de la población de Nueva Zelanda. Tal alta es su valoración que su imagen aparece en el billete de NZ$20 (dólar neozelandés) y en dos ocasiones ha sido usada en timbres postales. Asimismo, una moneda coleccionable de NZ$5 con su imagen fue emitida en 2006.
  • La frase popular «Me te kopae kārearea» o «como el nido de kārearea» quiere decir “pocas veces visto”.
  • En el año 2012, la kārearea resultó ganadora del concurso organizado por el grupo conservacionista Forest & Bird. El objetivo de esta organización es crear conciencia sobre las aves autóctonas de Nueva Zelanda, sus hábitats y los desafíos que como especie enfrentan.
(Visited 97 times, 1 visits today)
Categorías Halcones

Deja un comentario