Murciélago vampiro, una especie que se nutre de sangre

El murciélago vampiro es una de las especies de murciélagos más conocidas en todo el mundo, principalmente es por el hecho de que los mismos se alimentan de sangre de otros seres vivos. En el artículo de hoy realizaremos una exposición detallada de todo lo referente de este animal, sus características, comportamiento, alimentación y mucho más.

murciélago vampiro

Características del murciélago vampiro

El murciélago vampiro también es conocido como hematófago, esto se debe a que son especies que se  alimentan de la sangre de otros seres vivos. Adicional a esto, este tipo de murciélago son miembros de la subfamilia Desmodontinae, la cual se divide en tres especies que son el vampiro común, el vampiro de alas blancas y el vampiro de patas peludas.

La principal característica de este tipo de murciélago que le permite diferenciarse de otros es el poseer una cola corta así como también su hocico teniendo una nariz grande y chata, con unas grandes orejas y dientes afilados que se asoman en todo el hocico adoptandole una apariencia aterradora.

La coloración de los murciélagos vampiros es muy variada estando entre un tono claro u oscuro del color marrón, la parte inferior de su cuerpo tiene el tono más claro. Por lo general, el tamaño promedio de esta especie es de 20 centímetros con un peso que ronda entre los 14 y 28 gramos, mientras que su capacidad de vuelo es de 16 km/h.

Al igual que cualquier otra especie de murciélagos, esta utiliza la ecolocación no solo para poder volar sino también para localizar a su presa. En un mismo sentido, este proceso resulta muy complejo y se debe a que las señales que entran y salen, son la manera más efectiva que la especie tiene para poder comunicarse con el resto de los miembros de su colonia.

No obstante, dentro del cerebro del murciélago vampiro se encuentra un colículo inferior que es lo que le permite a esta especie detectar los sonidos respiratorios que emiten otros animales cuando están durmiendo, lo que les resulta más fácil acercarse a su presa.

En lo que respecta a su reproducción, la misma no difiere en mucho de cualquier otra especie. Con la diferencia en que las hembras pueden dar a luz a 1 o a 2 crías. Adicional a esto, tampoco tienen una época precisa en la que se realiza el apareamiento, lo que quiere decir que pueden reproducirse en cualquier época del año.

Clasificación

Como hemos mencionado anteriormente, existen tres especies diferentes de murciélagos vampiros pertenecientes a la misma familia. En primera instancia se encuentra el murciélago vampiro común que es el que estamos abordando en este artículo, por lo que quedan otras dos especies a mencionar.

El primero a describir es al murciélago vampiro de alas blancas o también conocido como vampiro de las aves. Su pelaje es suave con un color entre moreno y canela, en los hombros y en el dorso de la cabeza la tonalidad que posee es castaño dorado y el vientre es más claro.

murciélago vampiro

Las puntas de sus alas son de color blanco de ahí su nombre, sus pulgares son cortos y tiene un total de 22 dientes. La longitud de su cuerpo desde la punto de su cabeza hasta el final de su cola es de aproximadamente 8,5 cm. Por otro lado, la longitud del antebrazo es de aproximadamente 5 a 5,6 cm, con un peso entre los 30 y 45 g.

Es una animal nocturno que se refugia durante el día en los huecos o en cuevas, en poblaciones de hasta 30 murciélagos. Su principal fuente de alimente es la sangre de diversas clases de aves. Por lo general, su forma de alimentarse es colocándose en la horquilla de la parte inferior de una rama. Para seleccionar su presa se mueve de una rama a otra hasta estar lo suficientemente cerca para extraer la sangre de las patas del ave, hace una incisión y luego lame su herida.

Luego de esta especie se encuentra el murciélago vampiro de patas peludas o también llamado doble escudo. El color de su pelaje es de gris-marrón y en la parte dorsal inferior es de tono gris. La longitud de todo su cuerpo es de al menos 6,9 a 8,2 cm, con un antebrazo de 4,9 a 5,6 cm, teniendo un peso de 18 a 33 g. Este tipo de murciélago vampiro no posee una cola y la parte dorsal de sus patas son peludas, de donde deriva su nombre.

El habitad general de esta especie son los bosques bajos caducifolios y perennes en donde se alojan pequeñas colonias en cuevas y minas. En un mismo sentido, esta clase de murciélagos es más común en los Estados Unidos al sur de Texas y al este de México, Venezuela, Perú y Brasil oriental. Al igual que la anterior clase, se alimenta de la sangre de las aves y muy raras veces de mamíferos.

murciélago vampiro

Alimentación

Los murciélagos vampiros solo se alimentan en la oscuridad. Al igual que los murciélagos frugívoros y a diferencia de los insectívoros y de los que se alimentan de peces, los sonidos que emiten son de muy baja intensidad. Esta clase de murciélago no suele ser muy escrupuloso y se nutre de cualquier animal de sangre caliente. Mientras que el murciélago vampiro de patas peludas como el vampiro de alas blancas se nutre con la sangre de las aves y en algunas circunstancias de los humanos.

En algunas investigaciones ha resultado imposible en alimentar al vampiro de alas blancas con la sangre de ganado. Una vez que el murciélago vampiro común encuentra a su huésped, como un mamífero dormido, se posiciona en un área sin pelo, o bien cerca de su presa y se dirige a ella por tierra.

Esta especie de murciélagos son muy ágiles y recientes investigaciones han determinado que los mismos pueden desplazarse a una velocidad de 7,9 km/h. Los mismos seleccionan un lugar conveniente para morder utilizando un sensor de radiación infrarroja que se localiza en su nariz en donde pueden detectar un área donde la sangre fluye cerca de la piel.

Si en la caso de que el huésped posea mucho pelaje, el murciélago vampiro utiliza sus colmillos molares para quitar una cantidad considerable de pelo. Con sus agudos y afilados incisivos superiores realizan un corte de 5 mm de diámetro y 5 mm de profundidad son afectar las venas o arterias. Los incisivos superiores no poseen esmalte, lo que permite que en todo momento permanezcan agudos y afilados.

La saliva que inyectan en su victima juega un papel importante al momento de alimentarse de la herida. La misma esta compuesta por varios compuestos que prolongan el desangrado, como anticoagulantes que detienen la coagulación de sangre y compuestos que previenen el estrangulamiento de los vasos sanguíneos que se encuentran cerca de la herida.

Sin importar la especie, cada murciélago vampiro requiere de al menos dos cucharadas de sangre cada día. Lo cual representa el 60% de su peso corporal, o 20 g de sangre. Su anatomía y fisiología están adaptadas para que la sangre se procese de manera rápida y que la digestión de la misma ayude a que el animal escape pronto del ataque.

La pared del estómago y el intestino absorben rápidamente el agua del plasma sanguíneo, lo cual luego se transporta hacia los riñones, una vez allí se mueve hacia la vejiga urinaria para la excreción. Luego de su ingesta, el murciélago vampiro orina dos minutos después de haber consumido la sangre.

Habitad de los murciélagos vampiro

Los murciélagos vampiros por lo general se pueden localizar en los estados de Sonora, Nuevo León y Tamaulipas en México, a lo largo de América Central y del Sur hasta llegar al norte de Chile y Argentina.

Esta especie prefiere los lugares con climas cálidos, sin embargo, se pueden también observar en zonas desoladas y húmedas como en regiones tropicales y subtropicales. Su rango altitudinal va desde el nivel del mar hasta los 2400 m.

Los murciélagos de esta clase viven en colonias de al menos 20 a 100 miembros, aunque este cantidad puede ser mayor, en realidad se han encontrado circunstancias en donde las poblaciones están conformadas por 4.000 murciélagos de este tipo. Todos estos grupos se pueden localizar en cuevas, oquedades de árboles, zonas urbanas abandonadas, minas, entre otros.

En sus zonas de descanso desprenden un olor similar al amoniaco, producto de la sangre que digieren, puesto que son mamíferos hematófagos. De una misma manera, el vínculo más intenso es que se produce entre las hembras y sus crías, en donde realizan ciertos comportamientos especiales, como el aseo entre especies o regurgitar comida (sangre) para ofrecérsela a otro miembro del grupo.

Comportamiento

En líneas generales, los murciélagos vampiros son animales pacíficos que no buscan atacar a otros animales para matarlos. Los mismos se dedican únicamente a alimentarse lo suficiente y a levar a cabo organizaciones sociales llamadas colonias, donde todos los murciélagos pertenecientes forman fuertes vínculos.

Un murciélago vampiro todas las noches debe encontrar un alimento para sobrevivir. Si el mismo no consigue alimento en 48 horas corre el riesgo de morir, por lo que los integrantes pueden proporcionar ayuda, en especial las hembras que se encargan de regurgitar parte de lo ingerido para compartirlo con otros compañeros que lo necesiten. Las hembras que están en cautiverio luego de haber dado a luz, son alimentadas por otras hembras que tienen la tarea de ayudarlas hasta que puedan volver a cazar

Adicional a esto, se han realizado investigaciones en donde se ha revelado que esta especie puede ser portadora de la rabia que afecta al ganado y que en algunas circunstancias puede ser transmitido al hombre.

Reproducción

La gran parte de los murciélagos de esta especie se reproducen durante todo el año. Las hembras preñadas dan a luz a una o a dos crías. Su periodo de gestación es de al menos 7 meses y la madre es la madre es la encargada de su alimentación durante los primeros dos meses.

Durante el primer mes la cría se alimenta solo de la leche y ya en el segundo de la sangre que le proporciona la madre. A partir de los cinco meses ya son capaces de llevar una vida independiente, un mes cazan junto con su madre para aprender la manera de hacerlo y desarrollar sus dotes para volar.

Un murciélago macho puede tener acceso a varias hembras, para hacerlo debe proteger su territorio frente a la intromisión de otros machos competidores. Su participación en la crianza solo ocurre una vez al año. El murciélago vampiro habitualmente entra en la etapa sexual a partir de los 9 meses.

Transmisión de enfermedades de los murciélagos vampiro

Ya que la cantidad de sangre que pierde el animal es mínima el riesgo de enfermedades y daños también es bajo. El mayor riesgo que se corre cuando los animales son mordidos es la exposición a infecciones secundarias, parásitos y el contagio de enfermedades transmitidas por virus como por ejemplo la rabia.

La rabia es una enfermedad que se produce de manera natural en muchos otros animales, no obstante, tiene una mayor frecuencia en mofetas o zorros que en murciélagos, y dado que las mordeduras de estos animales son poco comunes en los humanos, el contagio de esta enfermedad en los mismo es poco frecuente. Aun así, se debe tener presente que los murciélagos vampiros pueden ser portadores del virus de la rabia, por lo que deben ser manejados con precaución.

La mayor incidencia de esta enfermedad en el ganado se da cuando existe una sobre población de esta especie en Sudamérica, donde llegó a ser un importante problema económico. Con el objetivo de disminuir este problema se desarrolló un veneno específico para los murciélagos y que se aplica en las áreas en donde los mismos suelen atacar para poder alimentarse y transmiten además al resto de la colonia debido a sus hábitos de acicalamiento entre sus individuos.

 

Ha sido todo por el artículo de hoy, esperamos que la información proporcionada haya sido de gran ayuda. Le hacemos la invitación a leer también: Pinzón Carpintero y Grajo

(Visited 8 times, 1 visits today)

Deja un comentario