La Belladona, planta venenosa utilizada en la Antigüedad

Se podría decir que durante la Edad Media entre los siglos V y XV se realizaron muchos experimentos en torno a las plantas para poder curar muchas de las enfermedades. Esto abrió la ventana a muchas leyendas, dentro de estas plantas encontramos a la Belladona y en torno a ella hay una leyenda curiosa y en este artículo hablaremos de ello.

Belladona

Características de la Belladona

La belladona cuyo nombre científico es Atropa belladona, es una especie de arbusto bastante duradero que pertenece a la familia Solanaceae. Este arbusto es originario de Europa, norte de África y oeste de Asia, además se ha naturalizado en algunas partes de Norteamérica.  Esta planta se caracteriza por tener poca tolerancia baja a la exposición directa al sol por lo cual se le puede encontrar en zonas normalmente sombreadas.

Hojas

Las hojas de la Belladona son largas con forma ovalada, miden aproximadamente unos 18 centímetros. Sus tallos son bastante ramificados y gruesos en su base.

Flores

En lo que respecta a las flores de la Belladona. Estas tienen forma de campana, habitualmente son de color púrpura y poseen reflejos verdosos, el olor de esta planta es bastante débil.

Frutos

Los frutos de la Belladona son unas bayas de color verde, cuando maduran toman un color negro brillante. Estos frutos miden cerca de 1 centímetro de diámetro.  Estas bayas se caracterizan por ser de sabor dulce y además contienen atropina. Habitualmente las aves ingieren estas bayas y las semillas son expulsadas en sus excrementos. Es importante mencionar que estas semillas contienen alcaloides tóxicos.

Belladona

Semillas

Dentro del fruto de la Belladona podemos encontrar unas pequeñas semillas con una forma similar a la de un riñón. La ingestión de estas semillas podría causar la muerte por paralización de los sistemas vitales.

¿Dónde crece la Belladona?

Como comentamos previamente, la Belladona es una planta que crece en lugares sombreados, se ha documentado que alcanza una altura de unos 1,5 metros.

Cultivo de la Belladona

La Belladona es una planta que se puede reproducir por medio de la siembra de sus semillas o bien por esquejes que no son más que una tallo con raíces que se coloca sobre la tierra.  Es importante mencionar que las semillas deben ser puestas en agua caliente unas horas antes de la siembra.

Esta planta tarda un buen tiempo en germinar, por otro lado requiere de buena humedad y calor para su desarrollo. Pese a que se mantengan todas las condiciones necesarias para su germinación, la tasa de germinación no suele ser alta.  La Belladona se desarrolla mejor en un suelo abonado con estiércol, un ambiente húmedo y sombreado.

 Hábitat

La Belladona es una planta que se usa con poca frecuencia en los jardines, sin embargo cuando se planta, sus frutos suelen ser muy vistosos. En algunas zonas de Norte América se ha naturalizado esta planta, es usual encontrarla en lugares con sombras y en suelos húmedos.

Esta planta es considerada como una maleza en algunas partes del mundo en donde la Belladona acostumbra a colonizar zonas con suelos alterados y ricos en nutrientes. Por lo general la podemos ver en colinas boscosas o en yacimientos carboníferos.  La germinación de las semillas suele ser complicada y lenta, esto se debe a que la cubierta de estas semillas es bastante dura.

Clima

Pese a que la Belladona sea una planta que prefiera las tierras húmedas y con sombra, es necesario que tome sol para poder crecer.

Suelo

Esta es una planta que acostumbra a colonizar zonas con suelos ricos en nutrientes. Por otro lado los nitratos y las sales amoniacales son los mejores sustratos para abonar la tierra y así incrementar la cantidad de alcaloides.

Belladona

Historia de la Belladona

De la misma forma que las daturas o la mandrágora, la Belladona se le ha acreditado a las Brujas como la planta que usaban para sus pócimas. Tal es así que para muchas culturas de Europa, la belladona ha sido y sigue siendo objeto de creencias, mitos o leyendas.

En el Antiguo Egipto, la Belladona era usada como narcótico mientras que en Grecia se empleaba como un afrodisíaco en las orgías dionisíacas. Por su parte, esta planta era usada en las ofrendas para Atenea quien fuese la diosa de la guerra, esto era con el fin de provocar el fulgor en la mirada de los soldados. En la cultura  Siria se usa la Belladona para alejar los pensamientos tristes.

Se piensa que el origen de la palabra “Belladona” proviene de las tierras celtas y centroeuropeas puesto que allí esta planta era usada para honrar a  Bellona quien fuese la  diosa de la guerra para esa cultura. Durante la  Edad Media, el uso y difusión de la Belladona paso a ser secreto, además su uso se relacionaba con el médico y alquimista suizo Paracelso. También la creencia popular de la época acreditaba el uso de esta planta a las Brujas.

Otra historia que se tiene sobre el origen del nombre de esta planta proviene del uso doméstico que hacían las damas romanas cuyo nombre eran “donnas bellas”. Estas damas hacían una infusión de esta planta para blanquear el cutis y aplicar el jugo de su fruto en sus  ojos para propiciar la dilatación de las pupilas, esta situación se conoce como midriasis.

¨Hierbas de las brujas¨

Según la creencia popular, durante la Edad Media la belladona era un ingrediente esencial en las pociones de las “brujas” y hechiceros.  De hecho, el mito de las escobas voladoras tiene su origen en ungüentos preparados con esta planta.

Encontrar la dosis necesaria de corría peligro de muerte si se ingerían estos preparados. Para evitar esta situación, se usaban estos preparados de forma tópica y para su aplicación se empleaban palor para untar en la crema. Ahora bien, esta crema se aplicaban en la vagina o en el ano y cuando este preparado surtía efecto las personas alucinaban y creían que volaban.

La atropina es la sustancia que producía estas alucinaciones. En la actualidad esta sustancia se encuentra como un polvo blanco, cristalino e inodoro. La medicina hace uso de la atropina como sulfato de atropina el cual es muy soluble en agua. Ahora bien, en el cuerpo humano, la atropina tiene un efecto bloqueador de la Acetilcolina, esta es una molécula necesaria para la transmisión del impulso nervioso.

Dentro de los primeros efectos de esta droga se encuentra la dilatación de las pupilas y sequedad, este último se debe a que la producción de saliva,  lágrimas,  flema, sudor y la orina se bloquean. Por los efectos que tiene esta droga, es usual que se aplique en ciertas circunstancias en las intervenciones quirúrgicas.

Belladona

Toxicidad de la Belladona

Las toxinas que son responsables de los efectos de la Belladona son la atropina y la escopolamina. Estas dos sustancias en altas dosis pueden afectar al sistema nervioso paralizando las terminaciones nerviosas de los músculos involuntarios del cuerpo como los son el corazón y los vasos sanguíneos.

Esta es una situación grave ya que podría conllevar a un estado de shock e incluso a la muerte. Por otro lado, dosis bajas de esta planta sólo provocan delirios y alucinaciones. Se estima que una dosis alta es de 10 a 20 bayas de Belladona, estas son más que suficientes para provocar la muerte de una persona.

¿Para que sirve?

Las bayas de la belladona se han utilizado en de forma tradicional como tratamiento para una amplia variedad de síntomas dentro de los cuales se incluye el dolor de cabeza, síntomas menstruales, úlceras pépticas, inflamación e incluso la enfermedad de movimiento.​ Por lo menos hasta el siglo XIX, las revistas de medicina ecléctica explicaban cómo se podía preparar una tintura de belladona para ser administrada a los enfermos.

Otro de los usos de la Belladona es en forma de pomada puesto que se aplica para el dolor articular en los casos de reumatismo, el dolor en las piernas provocado por una compresión en el nervio ciático y también se aplicaba en los casos de neuralgia.

La belladona también se ha utilizado como un  emplasto, que no es más que una gasa impregnada de Belladona que se coloca sobre la piel. De esta forma se aplicaba la Belladona para  trastornos psiquiátricos, hipercinesia, transpiración excesiva conocido como hiperhidrosis y para el tratamiento del asma bronquial. En forma de supositorios es usado para el alivio de las hemorroides.

Uso medicinal

El alcaloide más relevante de la belladona es la atropina el cual actúa como un bloqueador de los receptores de Acetilcolina. Este bloqueo produce una inhibición del  sistema parasimpático lo que provoca taquicardia, disminución de los movimientos intestinales y provocando midriasis que es el bloqueo de los receptores del músculo ocular que se encargan de constreñir la pupila.

A nivel ocular, uno de los efectos más destacables es la inhibición de la acomodación ocular, esto quiere decir que el cristalino se mantiene fijo para la visión lejana haciendo ver borroso los objetos cercanos. Cuando la atropina se aplica en el ojo, los reflejos oculares no se recuperan hasta después de  7 a 12 días.

El uso médico de la Belladona es sobre todo en la oftalmología, neumología y gastroenterología. También se usa para el tratamiento de la Enfermedad del Parkinson y como un potente analgésico.  Otra de las enfermedades donde se usa esta planta es en el asma, cólicos nefríticos y en la epilepsia.

La belladona es comúnmente utilizada como un antídoto en la intoxicación con ciertos insecticidas y también como un colirio para realizar pruebas diagnósticas. Son la Hiosciamina, atropina y escopolamina las sustancias tóxicas que posee la Belladona, a bajas dosis pueden provocar delirios mientras que a dosis elevadas podrían provocar coma.

Por su parte la piel y las mucosas del organismo absorben con mucha facilidad la belladona. Ahora bien, la excreción de la misma es bastante rápida, de hecho al organismo le toma tan solo  veinte horas después de su administración para eliminarlo por vía urinaria.

La acción fisiológica de la belladona es bastante compleja por lo cual no se ha podido llegar a un consenso. Se sabe que actúa de forma diferente sobre cada órgano, tan sólo en los Sistema Nervioso Central y Periférico produce cierta excitación seguido de una depresión, esto en dependencia de la dosis que se suministre.

En este artículo pudimos conocer sobre la Belladona, una planta de Europa caracterizada por su efecto tóxico a altas dosis. Esta es una planta que crece en lugares sombreados y con suelos húmedos ricos en nutrientes. En lo que respecta a su efecto tóxico este se debe a sus semillas que poseen atropina la cual actúa en el organismo como un bloqueador de la transmisión nerviosa. Esta planta es muy reconocida en la historia por ser la planta de las Brujas pero en la actualidad es muy usado en la medicina. También te pueden interesar los siguientes artículos:

(Visited 13 times, 1 visits today)
Categorías Árboles

Deja un comentario