El murciélago común o enano, especie nocturna

El tan temido murciélago común es el pequeño mamífero insectívoro de hábitos nocturnos, que deambula de manera fugaz, pero precisa por los cielos. Aprende en este post de sus características más resaltantes, así como también entérate dónde vive, qué come, cómo se reproduce y cómo es su comportamiento de manera de estar atento a sus movimientos.

Murciélago común

Características del murciélago común

El murciélago común es esa pequeña criatura que muchos lo ven surcar las noches, pero pocos conocen a este mamífero insectívoro asiduo a los rincones oscuros.

Es una criatura muy temida por su aspecto tenebroso, sin embargo, ya es bastante usual encontrarla en muchas zonas europeas, en el norte de África, en el sureste asiático y en muchos otras regiones, lugares estos donde es el ave nocturna más abundante y en las que ésta es sólo una de las 40 especies, aproximadamente, que existen.

En ocasiones el murciélago común es también referido como murciélago enano y se ha comprobado que es inofensivo al ser humano. Se recomienda la lectura Cálao que ofrece información de aves con similares características.

Su nombre científico es Pipistrellus pipistrellus, perteneciente a la familia de los Vespertilionidae y del género Pipistrellus, siendo el más pequeño de los quirópteros, que significa “alas en las manos”, pues son aquella especie de mamíferos caracterizados porque sus extremidades anteriores se han adaptado como alas, permitiendo que pueda volar de manera sostenida.

Murciélago común

En cuanto a sus características físicas, se trata de un ave que mide entre cabeza y cuerpo de 3 a 5 cm, con una envergadura aproximada de hasta 20 cm.

Posee alas estrechas y largas, que estiradas puede llegar a medir unos 25 centímetros. Son como membranas de color muy oscuro, y se caracterizan por no tener pelo.

Su cabeza es pequeña de la que sobresalen unas orejas cortas con forma triangular de vértice o punta redondeado. La Agateador presenta características

Su hocico es corto y a ambos lados de la cara se le pueden ver dos glándulas abultadas, las cuales se desarrollan en otoño, junto con sus labios que son de un color más bien blanco. Sus patas son pequeñas y muestra un dedo pulgar muy corto.

Murciélago común

Su pelaje presenta una coloración variable que puede oscilar entre el pardo oscuro o el pardo rojizo hasta el gris oscuro, pero uniforme en todo su cuerpo. Dicha coloración tonal depende de la latitud en que habita la criatura.

Los murciélagos comunes son sedentarios; es decir, no migran ni se desplazan a otras regiones, manteniendo, por tanto, su mismo hábitat, lo cual es contrario a lo que observamos en otros animales. Los expertos han estimado un promedio y esperanza de vida para esa criatura de unos seis años, aun cuando se han reportado casos de murciélagos que han vivido hasta los 15 años de edad.

Como ya es conocido, el murciélago común es un animal que deambula de noche cuando sale de las cuevas a buscar alimento, abandonando el escondrijo donde se oculta durante el día o en refugio oscuros donde duerme durante las horas de claridad. Esa es su rutina diaria: salir apenas comienza a anochecer para cazar insectos mientras vuela durante todo la noche.

Posee un vuelo ágil, que pudiera alcanzar una velocidad de hasta 160 km por hora, lo que le permite trasladarse a muchos lugares para lo cual requiere batir con fuerza y rápidamente sus alas, haciendo piruetas y cambios bruscos de dirección.

Murciélago común

En su hábitat natural en cuevas, agujeros, tejados, bajo puentes sobre pantanos, sótanos o edificaciones y espacios abandonados, entre los árboles, los murciélagos comunes se comportan como criaturas sociables entre ellos, ya que habitan en colonias donde se alojan centenares de murciélagos, compartiendo en armonía aglomerándose entre sí.

Sin embargo, se han encontrado especies que descansan en solitario, mientras que otras lo hacen en grupo formando colonias de casi 1 millón de unidades. Al abandonar su escondrijo en las noches, recorren muchos kilómetros para conseguir de qué alimentarse o buscar los mejores sitios donde hibernar.

Este tipo de comportamiento lo vemos, sobre todo, en las especies de zonas templadas y zonas del trópico-subtrópico. En invierno suele hibernar, aun cuando si se presentan días calurosos se les puede ver volar.

Característica predominante y común a la mayoría de los murciélagos de esta especie Pipistrellus pipistrellus es que no tienen desarrollado el sentido de la vista, por lo que ameritan practicar la eco-localización, para detectar mediante el eco los obstáculos que se le presenten en su recorrido y así evitarlos.

Contextura

El murciélago común es la única criatura vertebrado que vuela y su cuerpo está perfectamente acondicionado para ello, en cuanto a la estructuración de su esqueleto y músculos.

Con respecto a los huesos, éstos son livianos y delgados. Los del cráneo en específico están fusionados, lo que les confiere mayor luminosidad. Los huesos del esternón poseen una quilla, que es el sitio donde se agarran los músculos del pecho, que son los que facilitan abrir y cerrar las alas al volar.

La membrana que conforma el ala se apoya en el brazo y por los cuatro dedos. La membrana se expande hasta la parte posterior inferior donde están las patas y la cola. Allí termina en un saco donde el murciélago recoge los insectos y materiales que va a comer.

El primer dedo del ala es pequeño y tiene unas garras con las que se ayuda para trepar árboles o caminar en la tierra.

La piel que recubre todo su cuerpo comprende dos capas: la epidermis y la dermis, con sus glándulas sudoríparas, tejido graso subcutáneo y folículos pilosos.

En cuanto a la contextura de la cara, allí son fácilmente observables alrededor de la boca y nariz unas carnosidades que le sirven para dirigir y controlar los ecos que envía y le permiten “escanear” el área donde se encuentran.

Alimentación del murciélago común

Los murciélagos se alimentan primeros días con leche materna y a partir de dos o seis meses de nacer, comienzan a comer distintas dietas. Su fuente de sustento predilecto son mosquitos, moscones, moscas, polillas y de todo insecto volador pequeño que va capturando en su acelerado vuelo vespertino y nocturno.

También puede comer de árboles y arbustos, frutas, flores, néctar. Considerando esta característica, el murciélago común  se puede encontrar en cualquier sitios cuyas condiciones climáticas y la existencia de recursos alimenticios sean óptimas.

Es así que se encuentre en zonas templadas y tropicales, específicamente en troncos, huecos, cavernas, grietas, etc.

En su trayecto para comer localizan y se dirigen en ágil vuelo a los sitios donde hay una gran concentración de presas, aproximándose a los puntos de luz, tales como los focos, bombillos o farolas para atraparlas.

En vista de sus costumbres alimenticias, a estos murciélagos se debe la propagación de semillas y control de plagas en su hábitat.

Hábitat del murciélago común

Para identificar el lugar donde habitan los murciélagos comunes, se debe pensar en sitios aislados o escondidos, oscuros o con muy poca entrada de luz y con facilidades para poder colgarse. De manera que podemos precisar que los lugares que prefiere el murciélago común para habitar son cuevas o cavernas, grutas naturales, ruinas, debajo de puentes, casas o edificios abandonados.

Además, el entorno que buscan estas criaturas pueden tener distintas condiciones según la época del año, lo que las lleva a moverse para hallar el refugio adecuado según sus necesidades.

Así encontraremos murciélagos cuyo lugar predilecto son los agujeros en los árboles huecos, otros se van a las cuevas o cavernas y, además, están los que alternan el sitio para descansar en diferentes momentos del año.

En las ciudades los murciélagos gustan de esconderse en edificios donde se hallen azulejos colgantes o lugares vacíos en los techos o azoteas de las casas.

Como un acontecimiento periódico, durante varias semanas del verano, las murciélagos madre forman lo que se que se ha denominado nidos o colonias maternas para tener sus bebés.

Estos sitios son también usados en invierno por los murciélagos para la hibernación.

Aun cuando estos animales se posan en cualquier tipo de lugares, hay tres tipos de lugares colgantes, que son los más usuales. Estos son:

  • En cuevas
  • En árboles
  • En lugares colgantes pero sitios subterráneos.
  • Estructuras ya construidas como por ejemplo un nido.

Se debe precisar en este momento que los murciélagos no son roedores de ningún tipo de material: madera, alambres y otros materiales.

Murciélago común

Cuando hacen su jornada nocturna, es habitual encontrarlos haciendo el mismo ritual en muchas partes, en el mismo horario, ya sea en los campos y huertos, pueblos e incluso ciudades.

Con respecto a las ciudades, podemos ver que esta especie de murciélago es la que más evidentemente se ha acostumbrado a la presencia del ser humano. Mientras que las personas, por su parte, los consideran como diminutos “ratones voladores” que aparecen por todos lados al caer la noche.

Aun cuando se le ha encontrado disperso en zonas templadas de Europa, por ejemplo, predomina más en las zonas de alta temperatura. Es por ello que no se le ve comúnmente en cordilleras montañosas a cierta altitud.

 Comportamiento del murciélago común 

 El murciélago común es una especie bastante tranquila, poco agresiva, y, aunque algunos son solitarios, la gran mayoría forman grandes colonias, lo que redunda en que se disminuyan los riesgos de ser atacado por depredadores. En dichas colonias, se relacionan intercambiando alimentos y aseo entre ellos.

Murciélago común

Por lo general, se encuentran en zonas templadas, de donde se desplazan a zonas más cálidas al comenzar a bajar las temperaturas. Ello da inicio al período de hibernación y el apareamiento de los adultos en capacidad reproductiva.

Los expertos estudiosos de esta especie, han revelado evidencias de alianza entre los machos, para dominar a las hembras. Esta situación ha sido referida como poliginias dominantes, en la los machos permiten la presencia de otros menos dominantes, que ayudan a alejar a los machos dominantes de otras colonias.

A cambio de esto, los machos subordinados podrán tener mayor acceso a las hembras y mayor posibilidad de adquirir un estatus de mayor dominio. Estas alianzas podrían durar alrededor de dos años.

Protección de las crías

En los murciélagos madres se desarrolla un instinto para percibir cuando alguna cría se ha caído y mediante vocalizaciones o zumbidos especiales, logran encontrar, reconocer y recuperarlas, de lo contrario, sin duda alguna morirían si no se recuperan.

Este hallazgo se derivó de investigaciones realizadas en diversas colonias de murciélagos, que revelaron que las madres mediante esas “llamadas” encontraban a sus crías, a las que debían inspeccionar muchísimas veces, de lo contrario otras hembras del grupo podrían morderlos hasta morir.

Esta comportamiento solo se observó en las hembras, puesto que los machos se desentienden totalmente de las crías caídas.

Comunicación

Los estudiosos de este murciélago ha revelado que este animal posee un sistema de comunicarse entre los miembros de la colonia mediante sonidos de baja frecuencia, pero de largo alcance, para intercambiar información en cuanto a peleas por comida, llamados a dormir o también para buscar pareja. Los sonidos que emiten son diferentes según el propósito.

Igualmente con estas vocalizaciones se comunican mientras vuelan para avisar a los demás como está el “trafico”. También se ha detectado otro mecanismo de comunicación en la especie Sturnira lilium que tiene una glándula en sus hombros que despide un olor específico en la época reproductiva para captar a la pareja.

Por su parte, la especie Saccopteryx bilineata posee en las alas un saco, en el que se depositan y se mezcla secreciones como la saliva, que produce un aroma con el que impregnan para marcar el lugar de descanso. Los conocedores señalan que ese aroma se llama “salado” y se acompaña con un canto.

Sistema respiratorio

El murciélago común cuenta con un sistema respiratorio altamente eficiente acorde con los requerimientos  que deben cumplir durante el vuelo.

Ello es importante en virtud de la energía extra requerida y el suministro contante de oxígeno para el buen desempeño de los órganos

Los pulmones de este animal tienen mayor tamaño, lo que hace que haya más superficie para el correcto intercambio de gases y mejor proceso de respiración. Aunado a ello, los órganos de este sistema tienen sus peculiaridades que lo previenen de volar a grandes altitudes

Además, cuenta con un área de intercambio de gases amplia favorecido por la estructura de bronquíolos y alvéolos pulmonares, aumentando así la capacidad respiratoria del murciélago.

En la alas este murciélago dispone de una fina membrana con vasos subcutáneos superficiales, lo que contribuye en gran medida con la  eficiencia del intercambio de oxígeno y carbono de este sistema.

Sistema circulatorio

Este sistema es bien particular de esta criatura. El corazón que rige el sistema circulatorio tiene cuatro cavidades, con una circulación doble y completa, la cual se ha dividido en: pulmonar y corporal, que funcionan de manera independiente.

Cada tipo de sangre, la venosa y la arterial, que siempre circula a través de vasos sanguíneas; ocupa en el corazón ventrículos distintos por lo que nunca se mezclan, ya que en el derecho hay siempre sangre sin oxígeno y en el izquierdo está la oxigenada. Este sistema posee unas válvulas especiales que previenen que la sangre se aglomere en la cabeza.

Por otro lado, para volar es importante que los músculos que utiliza para ello tengan la mayor cantidad de energía que el resto de la musculatura corporal. Asimismo, los niveles de oxígeno que requiere en la sangre son altos, es por ello que el sistema circulatorio tiene que ser eficaz y  eficiente para suministrar todos los requerimientos energéticos del animal.

En vista de estos requerimientos se podría señalar al comparar el corazón del murciélago con el de otro animales mamíferos, su corazón debería ser más grande por el desgaste de energía que genera cada vez que bombea sangre.

Termorregulación

La gran mayoría de los murciélagos comunes son homeotermos, lo que implica que tiene una temperatura estable en todo el cuerpo. Sin embargo, también hay los heterotermos, cuya temperatura en su cuerpo pudiese variar.

Como rasgo particular, el organismo de los murciélagos tiene una alta conductividad térmica, en virtud de que en las alas hay numerosos vasos sanguíneos, que pierden calor al abrirse y mover al volar. Es por esto que no vuelan de día para que no se sobrecaliente su cuerpo debido a la radiación del sol.

El sistema de válvulas funciona de manera tal en estas criaturas que comprenden válvulas de esfínter próximas a las arterias de la red vascular, que se encuentra al borde de las alas. Cuando el murciélago abre las alas, se genera el flujo de sangre oxigenada por la red; al contraerse, la sangre es enviada a los capilares y hace que libere calor cuando está volando.

El descanso

Durante las horas de claridad, el murciélago permanece en su escondrijo, colgando de sus pies, boca abajo, que su forma congénita y natural de descansar.

En sus estudios, los investigadores han visto algunas especies que lo hacen con la cabeza doblada hacia el vientre, mientras otras descansan con el cuello girado hacia su espalda.

Para lograr esta posición se valen de sus tendones que se encuentran en sus talones, que van unidos directamente al cuerpo y por la fuerza del peso del cuerpo, el tendón se mantiene cerrado por largo tiempo, sin necesidad de involucrar algún músculo.

Reproducción del murciélago común

El murciélago común al año de nacido ya se inicia la etapa reproductiva con un comportamiento que puede ser polígamo o monógamo y la procreación en sí es bastante rápida con un período de gestación entre treinta y cincuenta días.

Apareamiento

Este murciélago llega a la madurez sexual entre los 12 y 14 meses de vida, dependiendo del modo de apareamiento y según la especie. Se ha encontrado en la misma que algunos machos pueden unirse con varias hembras.

Sin embargo, hay especies monógamas, como la Vampyrum spectrum y la Nycteris hispida, los cuales viven en grupo familiar de macho, hembra y sus crías, en armonía alimentado a las crías.

Los estudiosos de estos animales han encontrado que entre la gran mayoría de los murciélagos se establece un cierto galanteo previo al apareamiento, en el que las hembras son las que provocan a los machos, iniciando el proceso.

Seguidamente, los machos emiten sonidos en respuesta a la insinuación y llamado de atención que hace la hembra y, además, despliega sus alas o eriza los pelos de su cabeza.

Justo antes de copular, el macho corteja a la hembra dando pequeños mordiscos en su cuello o frotando su cabeza contra la de ella.

Gestación

En la hembra se generan comportamientos distintos bien específicos durante el apareamiento y nacimiento de las crías. Se incrementa las necesidades a alimento para que las crías se desarrollen y tengan más probabilidades de sobrevivir. Así exige condiciones ambientales favorables.

De allí que tal vez la hembra retrase el proceso interno de fertilización de los óvulos, ya que tiene la opción corporal de guardar el esperma en un tracto reproductivo. También la alternativa de demorar la implantación del óvulo.

Cuando la hembra llega al momento del alumbramiento, las colonias se organizan para la maternidad. Estas colonias se conforman en varios grupos de distinto tamaño y uno de ello puede llegar a alcanzar millones de murciélagos.

Al momento del parto, las hembras, por instinto, se aíslan de los machos, quedando éstos encargados de proteger el nido de la hembra , en el que, por lo general, puede haber entre cinco y quince hembras.

El parto

En el momento del alumbramiento, las murciélagos hembras no se colocan cabeza abajo, que es la postura que normalmente usan para descansar, sino que en la posición normal para poder atrapar a la cría cuando salga en el saco flexible que tienen entre las piernas.

El recién nacido al salir, como ya tienen dientes, se cuelga con ellos del pezón de la madre, así como sus pulgares y sus patas traseras.

A los minutos de nacido ya la cría puede abrir sus ojos y percibir sonidos y ya en un plazo de pocos días controlan la temperatura de su cuerpo y su audición está completamente desarrollada. En un mes aproximadamente se pueden defender solos, siendo absolutamente independientes.

Colonias de maternidad

Mientras es bebé, la cría vive colgada de la madre en el área del vientre, donde duermen y comen, además de recibir el calor corporal de la madre.

Es común observar y de admirar la práctica que hacen varias madres con sus crías al juntarse para darse mutuamente calor. Es lo que se ha llamado colonia de maternidad.

Esta colonia es motivo de estudio y resulta un proceso interesante que fascina incluso a muchos expertos en el proceso de reproducción de los murciélagos. En estas colonias, la hembra madre, que es muy inteligente, aprovecha ese momento para manipular y obtener, durante la gestación y luego con el nacimiento de las crías, más alimentos.

También se le conceden las mejores condiciones del entorno para que sea más agradable su embarazo y el cuidado del nuevo murciélago.

Usualmente, las murciélagos hembra tienen solo una cría, con uno o dos bebés, los cuales requieren de unas cuatro o cinco semanas para poder dejar el nido y volar. Por lo general, nacen sin pelo, ciegas y desvalidas, razón por la cual se aferran a la madre para buscar calor. Son criaturas portadoras de parásitos.

La cría, poco después de nacer, comienza a succionar el pezón de la madre por unos dos meses, tiempo después del cual ya se encuentran suficientemente fuerte como para conseguir alimento por sí solos.

Mientras está amamantando, la madre consume mucha energía, puesto que, aparte de amamantar a la cría, debe transportarla en su espalda o colgada en el vientre, pues sus alas aún no son firmes y funcionales.

Tal como se señaló, los pequeños murciélagos ya tienen dientes cuando nacen, los cuales pueden llegar a ser hasta más de 20. Estas crías experimentan un rápido crecimiento, desarrollando sus alas y el pelaje de manera vertiginosa.

A los dos meses, el joven murciélago ya es completamente independiente, siendo capaces de volar solos, abandonando a la madre para defenderse por sí solos.

Como regla general en estas colonias de murciélagos, las hembras son las que cuidan principalmente a las crías, aun cuando en algunos grupos los machos cumplen un rol más activo, armando el refugio familiar o defendiendo a la madre y a la cría.

La familia Vespertilionidae a la cual pertenece el murciélago común incluye unas 320 especies de este murciélago. Existen otras especies que presentan una anatomía muy similar, tales como:

  • Pipistrellus abramus
  • Pipistrellus pygmaeus
  • Pipistrellus kuhlii
  • Pipistrellus nathusii.

Utilidad del murciélago para el hombre

A pesar de ser un animal no muy agraciado y de generar en la gente sensación temor y misterio, estas criaturas aportan beneficios al ser humano contribuyendo a mejorar su calidad de vida.

En su recorrido por buscar alimentos en los árboles y arbustos, estos animales ayudan a diseminar las semillas de las plantas y polen de las flores, en las que comen polinizando mediante sus flores. Es decir, que podemos afirmar que los murciélagos actúan como grandes polinizadores.

Así también no se debe dejar de mencionar que como su sustento preferido son los insectos, ello hace que disminuya la plaga, evitando tener que usar pesticidas en sembradío y cultivos.

Las cuevas en las que viven los murciélagos, suelen estar abarrotadas de estas criaturas lo que constituye un espectáculos ver estas diminutas criaturas colgando o, también, esperar la hora del atardecer en que todas salen en bandada raudas y veloces a buscar alimento. Es una especie de show que puede ser un atractivo turístico del cual se genera un ingreso económico representativo.

El estiércol que desechan tiene un alto contenido de nitratos, el cual al acumularse en grandes volúmenes en los sitios donde viven estos animales, hace que se produzca guano, que muy útil como fertilizante natural para los sembradíos.

Este material guano ofrece una excelente alternativa agrícola que redunda en beneficiosos resultados porque reduce ostensiblemente la contaminación ambiental al disminuir el uso de fertilizantes químicos altamente tóxicos.

Los investigadores no han podido hallar mayores evidencias en fósiles de murciélagos para su estudio, debido a que la fragilidad  de sus huesos, que no se han mantenido a través de los años.

No obstante, los que se ha encontrado a permitido tener una idea de cuánto tiempo han estado con nosotros.

(Visited 11 times, 1 visits today)

Deja un comentario