Parque Nacional Amboró, región con mayor diversidad

La creación de parques nacionales surge como estrategia para conservar especies de flora, fauna y ecosistemas, hoy lo invitamos a conocer toda la información acerca del Parque Nacional Amboró de Bolivia, su historia, ecorregiones biológicas, especies que lo habitan, clima y más.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

¿Donde se ubica El Parque Nacional Amboró?

El Parque Nacional Amboró es un área protegida que se encuentra en el continente americano, específicamente en Bolivia, se encuentra en las coordenadas geográficas 64 grados 29 minutos y 65 grados 47 minutos Longitud Oeste y 17 grados 15 minutos, 18 grados 14 minutos Latitud Sur. Se caracteriza por ser una de las reservas del mundo con mayor biodiversidad.

Se encuentra al oeste del departamento de Santa Cruz, en el denominado “Codo de los Andes”, se trata de un lugar de la cordillera occidental en el que cambia de rumbo la cordillera y toma rumbo en dirección sur, es por ese cambio de dirección que es llamado el “codo”.

Limitando al oeste con el Parque Nacional Carrasco, el cual se encuentra ubicado en el departamento de Cochabamba, el parque nacional Amboró comprende en su extensión nueve municipios que se encuentran comprendidos en los predios del departamento de Santa Cruz, estos son: Yapacaní el cual se encuentra aproximadamente a 124 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz, en la provincia Ichilo, municipio San Carlos ubicado a 110 km al noroeste de la ciudad de Santa Cruz.

Municipio Buena Vista ubicado en la zona de tierras bajas de Santa Cruz, municipio Comarapa capital de la provincia Manuel María Caballero, municipio Mairana ubicado a 137 kilómetros de la ciudad de San Cruz. Municipio Samaipata a través de la pequeña ciudad de este municipio se accede al Parque Nacional Amboró, Municipio Pampa Grande de la provincia de Florida , municipios El Torno y Porongo ambos de la provincia Andrés Ibañez  del departamento de Santa Cruz.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

El Parque nacional Amboró nace con el propósito de conservar la gran biodiversidad  presente en esta región, ya que se identifica en la misma la Provincia  Biogeográfica de Yungas, en la que sus ecosistemas, así como los invaluables recursos genéticos de las especies de flora y fauna, se encuentran  amenazados.

En el mismo se han identificado especies endémicas, es decir, no se establecen en ninguna otra parte del mundo, el parque nacional Amboró es el ecosistema que tiene las características y condiciones para su establecimiento, por lo tanto, son especies que necesariamente deben ser protegidas por su alta vulnerabilidad. También se encuentran en el parque nacional Amboró formaciones geomorfológicas y paisajes que son muy particulares de las serranías subandinas.

La protección de las cuencas hidrográficas que se encuentran en el parque son fundamentales para el abastecimiento de agua de la región. Son áreas de alta pluviosidad, en especial sus cabeceras, la cual se caracteriza por presentar una topografía de abruptas pendientes.

El Parque nacional Amboró, no solo tiene la finalidad del resguardo de las formaciones geomorfológicas y especies que se encuentran en el mismo, también tiene la finalidad del rescate de tradiciones ancestrales, que se han ido perdiendo con el tiempo y que forman parte de la cultura boliviana.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

Por lo tanto,  el parque nacional contribuye con el resguardo del patrimonio cultural y rescate de técnicas y sistemas tradicionales, que son utilizados por los habitantes locales, que incluyen manejos sustentables de los recursos. Este tipo de enfoques promueven el uso de actividades productivas sostenibles, por lo que de alguna manera formando parte de las políticas de Estado, fortalece la conservación del ecosistema y sus procesos.

La presencia del parque nacional Amboró también es una oportunidad para desarrollar una actividad económica para los habitantes de la región, como es el ecoturismo. También se promueve el estudio científico para el conocimiento de las especies y de los procesos ambientales, que permitan determinar el manejo adecuado del parque nacional Amboró para su preservación.  Todos estos propósitos contribuyen con el desarrollo local y regional, a través de la participación adecuada de los habitantes, convirtiéndose en aliados del proyecto.

Hectáreas que ocupa

Como podemos observar el Parque nacional Amboró abarca un departamento, nueve municipios y cuatro provincias, lo que nos puede hacer pensar que se trata de una gran extensión de área que se encuentra bajo esta denominación.

Están en los cierto, el parque nacional tiene una superficie de aproximadamente 442.500 hectáreas, adicionalmente se debe sumar a esta extensión el Área Natural de Manejo Integrado, la cual cuenta con una superficie de 195.100 hectáreas. Ambas superficies hacen un total de 637.600 hectáreas, conformándose de esta manera un corredor biológico de  Área Protegida bi-nacional conocido como Vilcabamba – Amboró.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

Historia del Parque Nacional Amboró

En principio el área declarada como parque nacional, tenía en algunas de las regiones una ocupación por personas dedicadas a la agricultura y la actividad pecuaria, como actividad económica principal. También algunos se dedicaban al comercio, a la elaboración de artesanías, así como venta de servicios, entre los que podemos destacar alimentación y transporte.

Los pobladores originales de la región desarrollaron asentamientos desde hace más de 1.100 años antes de Cristo, son reconocidas por los estudios arqueológicos y etnológicos como etnias amazónicas, quienes eran cazadores y recolectores. Fueron sociedades que empezaron a relacionarse con culturas que se dedicaban a la agricultura y elaboraban alfarería.

Se reconocen entre estas culturas a los Yuracarés, Chane-Arawak, entre otros. Para el año 1.400 después de Cristo se produce la llegada de los Incas, naciendo para esa época el desarrollo de grupos multi-étnicos. Luego para principio del siglo XVI, ocurre la invasión de los Guaraníes llamados también chiriguanos, quienes se enfrentaron a los colonos españoles a su llegada.

Prosigue en la región una historia llena de guerras y batallas étnicas e independentistas, esta última liderizada por el venezolano Simón Bolívar, le da la libertad a Bolivia, convertida en República gestiona sus recursos con amplia soberanía. En principio declara a la zona como Reserva Natural Teniente coronel Germán Busch y luego cambia el nombre y la categoría a Parque Nacional Amboró.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

Los inicios del Parque Nacional Amboró comienzan en la década de los 70, en la que una parte del Cerro Amboró, es declarada “Reserva Natural Tcnl. Germán Busch” en 1973. El 16 de agosto del año 1984 es modificada la asignación de la zona y es cambiada a Parque Nacional Amboró, el cual tenía  en principio una superficie de 180.000 hectáreas.

Luego se fueron adicionando a la zona otras regiones que eran identificadas como vulnerables, en las que se reconocían hábitats de especies en peligro y de esta manera el área inicial se convirtió en un área protegida de 442.500 hectáreas, la cual se encontraba bordeada por el Área de Manejo Integrado.

La Misión del parque nacional Amboró es la Protección permanente de la diversidad en todas sus formas, recursos genéticos, ecosistemas, endemismos, entre otras. La administración del parque nacional Amboró la realiza el Servicio Nacional de Áreas Protegidas, el cual depende del Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación, del país boliviano.

La estructura organizativa sobre la que se sustenta está conformada por un  director, un administrador, un jefe de protección, dos responsables de zona, 22 guarda bosques, un técnico de turismo, un técnico de manejo de recursos naturales, un chófer y un cuidador y mensajero.

Se creó en el año 1996 un Comité de Gestión, la cual es el enlace con los pueblos originarios, organizaciones sin fines de lucro, entidades públicas. Este comité tiene como finalidad, dirigir de la mejor manera y fortalecer la participación de actores locales, contribuir con el desarrollo local protegiendo el entorno, regular y orientar el marco normativo, entre otras.

Existen sobre el parque nacional Amboró muchos factores de presión que ponen en riesgo el ecosistema, es por ello, que todas las formas de organización, enlace y trabajo conjunto son de gran importancia. Uno de los factores con los que se deben enfrentar de manera constante, es la búsqueda de tierra para realizar asentamientos humanos.

También las actividades de caza y pesca comercial, el avance de las fronteras agrícolas, la desforestación ilegal, son solo algunos de los problemas que se deben enfrentar, para poder mantener en resguardo a las especies en riesgo, que habitan en el parque nacional Amboró.

Una de las estrategias planteadas es la creación de comisiones para atender, los innumerables situaciones,  es así que hay comisiones para el Manejo de los Recursos Naturales, de Educación Ambiental, Ecoturismo y Comunicación,  Comisión Agraria y de límites, de Articulación de Municipios y otras. Es un trabajo arduo que rinde sus frutos, pero necesita del apoyo financiero de los gobiernos bolivianos, para obtener resultados satisfactorios. En la actualidad esta es la realidad del Parque Nacional Amboró.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

Ecorregiones biológicas

La ubicación del Parque Nacional Amboró le confiere unas cualidades que muy pocos parques del mundo logran tener y es la convergencia de cuatro ecorregiones biológicas, además cuatro de las más importantes del mundo como son, la ecorregión de bosques húmedos de la Amazonia, la ecorregión de los Bosques y Pampas de los Andes, la ecorregión de los Chaparrales Secos del Chaco y la ecorregión de Sabanas y Arboledas del Cerrado.

Aunado a la presencia de las cuatro ecorregiones el parque nacional Amboró presenta una serie de alturas que van desde los 320 metros sobre el nivel del mar hasta los 3.300 metros sobre el nivel del mar, lo que le confiere la presencia de diferentes pisos ecológicos. Es por ello que el parque nacional Amboró es rico en diversidad de especies, que habitan en los diferentes sistemas ecológicos que se establecen, haciendo de este lugar un ambiente único en sus características.

Comentemos sobre cada una de la ecorregiones que se establecen en este maravilloso ecosistema boliviano. Como sabemos una ecorregión es definida por sus características, siendo un área biogeográfica que reúne una fauna, una flora y una ecología que tienen unas características que las hace diferente a otras.

Bosques húmedos de la Amazonia

La ecorregión de Bosques Húmedos de la Amazonia se caracteriza por presentar un bosque estructuralmente complejo, en el que se pueden reconocer diferentes estratos cuando se observa de forma vertical.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

Es así que son bosques en los que se pueden reconocer de 3 a 4 estratos diferentes los cuales son diferentes hábitats, que sirven de hogar a distintas especies de animales vertebrados e invertebrados, lo que hace de este tipo de ecosistema vegetal, uno de los más importantes de conservar, por la cantidad de especies asociadas a él.

Cuando tenga la oportunidad de conocer esta ecorregión identificará con facilidad un área que es llamada sotobosque, la cual se encuentra establecida entre los 1.5 metros hasta los 6 metros de altura en sus especies, entre las que se pueden reconocer arbustos, palmeras y generalmente son especies adaptadas a condiciones de poca luz.

El Dosel Medio se hace presente a partir de los 6 metros y esta generalmente conformado por árboles de diferentes especies, que esperan la apertura de claros en el dosel para desarrollarse. El dosel superior conformado por las copas de los árboles, el cual puede alcanzar alturas de hasta 60 metros. Los estudios señalan que la diversidad florística de este tipo de ecosistema es muy elevada.

De una manera contradictoria los suelos sobre los que se sustenta este tipo de bosques, es muy bajo en nutrientes, por lo que la humedad del ambiente juega un papel fundamental en el mantenimiento del bosque, ya que los procesos de descomposición de la hojarasca, es lo que realmente ofrece los nutrientes necesario para el mantenimiento del mismo.

En un ecosistema tan complejo como el del Bosque Húmedo de la Amazonia, los procesos que se presentan entre plantas y animales son de suma importancia para su equilibrio y por ello este tipo de ecosistemas es muy sensible a las intervenciones antrópicas. Existen identificadas aproximadamente 3.000 especies de plantas entre las que destacan orquídeas, los helechos arbóreos gigantes, árboles como la Caoba, el Nogal, entre muchas otras.

Bosques y pampas de los Andes

Existe en el parque  nacional Amboró de Bolivia una  gran variabilidad climática y fisiográfica, que produce una diversidad de condiciones ecológicas que determinan la presencia de un número importante de riqueza de ecosistemas forestales que son diferentes entre sí, aún perteneciendo a la misma ecorregión, haciendo el estudio y conocimiento de la diversidad de formaciones vegetales un trabajo verdaderamente titánico para los científicos.

Es por ello que dentro de la ecorregión identificada como bosques y pampas de los andes se han identifican dos subregiones, en las montañas tropicales, la cual es una característica que se presenta en todos los Andes bolivianos, no existe una prolongada época del  año  con  temperaturas  excesivamente  bajas de manera continua y esto produce condiciones especiales en la vegetación que se establece en el parque nacional Amboró, que lo hace diferente a las que se pueden presentar en las montañas climáticas templadas, por ejemplo.

En las montañas del parque nacional Amboró es frecuente que se produzcan aumentos de la temperatura durante el día, casi todos los días del  año, pero la variación anual en muy poca, este tipo de procesos ambientales, intervienen al momento de clasificar al tipo de vegetación y definir la ecorregión, por lo que podemos encontrar una variabilidad enorme de nombres de las formaciones vegetales presentes.

Esta condición puede producir una gran confusión, al punto que se han generado trabajos de identificación que con base a los resultados de diversas investigaciones y utilizando para la clasificación los mismos factores ambientales, altitudinales y geográficos, han logrado identificar un número importante de formaciones vegetales llamadas diferentes, pero que son la misma.

Con base en lo antes dicho vamos a utilizar para las dos subregiones los nombres más usados para definirlos en la región boliviana, como son el bosque conocido como Chaco andino y el bosque yungueño. De los los bosques xerofíticos tropicales interandinos que se prolongan hasta el norte de la Argentina, existiendo aún en Bolivia están siendo afectadas por la ganadería extensiva y necesitan urgente protección.

En el norte y hacia el oeste del área de distribución se identifican mesobosques densos con dosel bastante homogéneo; hacia el centro del Chaco, en los cuales se mantienen casi inalterable la composición florística. Se establecen también microbosques con algunos individuos emergentes que son como una  transición hacia las vegetaciones xéricas chaqueñas, es el ecosistema chaqueño boliviano más amenazado.

En la zona de laderas y valles al sur la vegetación Yungueña que vienen desde Perú, es sustituida por vegetación de la “formación boliviano-tucumana”, incluíble biogeográficamente en la región chaqueña. Esta vegetación muestra una influencia de elementos amazónicos de llanura, los cuales pueden establecerse hasta los 1000-1200 metros de altitud.

Chaparrales secos del Chaco

Los chaparrales secos del Chaco es otra de las formaciones vegetales que permiten la identificación de la ecorregión que toma su nombre, se trata de un complejo de bosques bajos, matorrales espinosos, sabanas seca y tierras húmedas en las Provincias Cordillera y parte de Chiquitos del departamento de Santa Cruz.

Geomorfológicamente se pueden identificar en el parque nacional Amboró, que esta ecorregión es dominada por las llanura pero existen varias colinas, lomas y pequeñas serranías, que pueden alcanzar elevaciones que varían desde 300 y 600 metros sobre el nivel del mar.

El bosque seco chaqueño se caracteriza por presentar un número importante de especies suculentas y/o espinosas. La comunidad vegetal más común tiene un dosel continuo y bajo cuya altura oscila entre los 8 metros con la presencia de especies emergentes que pueden alcanzar los 15 m de alto.

Podemos señalar como especies típicas de este tipo de vegetación  la Prosopis alba conocida comúnmente como algarrobo, el mistol, el chañar, quebracho colorado, entre otros. En áreas alteradas por la ganadería predominan matorrales espinosos con varias especies de chichapí y amarguillo como especies comunes.

Sabanas y arboledas del Cerrado

Cuando se habla de sabanas como una formación vegetal que define una a una ecorregión, pareciera un término simple y clara, sin embargo, en ecosistemas complejos como los que se hacen presentes en el parque nacional Amboró, no lo es en realidad .

Existen muchos enfoques que utilizan características fisionómicas, ecológicas, florísticas y/o climáticas, que hacen que las sabanas, se conviertan en un enorme ecosistema de gran variabilidad, el más común es que se trata de una formación vegetal dominada por un estrato herbáceo continuo, cuyo, en donde las gramíneas son una de las especies principales, sin embargo, este estrato puede ser interrumpido por árboles y arbustos dispersos, y en oportunidades con la presencia de palmeras.

Especies que se encuentran en El Parque Nacional Amboró

Como hemos señalado una de las características resaltantes del Parque Nacional Amboró es su biodiversidad, los listados de especies identificadas en el parque hablan de al menos 177 especies de mamíferos, en donde debemos destacar la gran diversidad de especies de murciélagos, e las que se han reportado más de 40 especies diferentes.

Uno de los mamíferos más vulnerables es el hermoso oso andino una especie endémica de los andes, el jaguar es otros de los mamíferos que se encuentra en peligro, por la presión de caza ejercida sobre este animal y la destrucción de su hábitat. El osos hormiguero lamentablemente también forma parte del listado de especies amenazadas.

Se han identificado 308 especies endémicas, de las cuales la gran mayoría son anfibios y reptiles, es un número verdaderamente importante de endemismo que se presenta en el parque nacional Amboró. En cuanto a las especies de aves es una de las especies de fauna mejor representadas, en el parque nacional, se han identificado 912 especies de aves, en las que se encuentran especies endémicas y especies en peligro de extinción, como el ave pavo de copete.

No solo esta ave se encuentra en grave peligro, también los pumas, las dantas, lo monos, entre otras especies.  Existen al menos 109 especies de peces en el parque nacional Amboró , en donde resalta la presencia del sábalo de nombre científico Prochilodus labeo, el Surubí Pseudoplatystoma fasciatum, el pacú Piaractus brachypomus, entre otros.

En cuanto a la flora del parque nacional Amboró se han identificado 2659 especies de plantas superiores, sin embargo, están convencidos los investigadores que este es un número muy inferior al real, así que hay mucho por estudiar aún, dentro de las especies de flora podemos destacar la presencia de Swietenia macrophylla,  Palicourea bryophila, Myrica pubescens, Euterpe precatoria, Inga velutina, son especies con una fuerte presión extractiva del parque.

Como podemos observar es de interés mundial la conservación del Parque nacional Amboró, faltan especies por conocer y ya muchas de ellas se encuentran en peligro. Es muy evidente que la diversidad biológica es difícilmente superable, por otras áreas protegidas por esta figura jurídica, lamentablemente, los esfuerzos no son suficientes, el parque nacional Amboró, está siendo intervenido desde muchas actividades ilegales y el personal que cuida del parque, es notablemente insuficiente, se necesitan más de nueve guardaparques, para poder conservar este extenso ecosistema.

Oso andino

Como señalamos anteriormente el oso andino, oso frontino u oso de anteojos como también es llamado, es una de las especies en peligro. Su nombre científico es Tremarctos ornatus, es una especie de mamífero de la familia Ursidae, es la única especie que se encuentra viva que pertenece a este género.

No es un oso de gran tamaño, el oso andino llega a medir en promedio entre 1,30 y 1,90 m de alto y puede llegar a pesar entre 80 a 125 kg. Aunque no hay un dimorfismo sexual muy acentuado, los machos son más grades que las hembras de la especie.

Presentan un pelaje de color negro que cubre todo su cuerpo, excepto su característica distintiva como es el pelaje blanco que se hace presente en su  hocico que se extienden alrededor de los ojos y la nariz a través de las mejillas, bajando por el cuello hasta el pecho. Sus patas tienen cinco dedos con garras largas y curvas no retráctiles, son buenos trepadores y tienen hábitos diurnos.

Generalmente son solitarios, aunque prefieren comer vegetales su alimentación es omnívora. Es el único oso de Sudamérica, se encuentra distribuido en la Cordillera de los Andes, su población no se encuentra en crecimiento y los avistamientos son pocos.

Pava de copete

El pavo de copete es el animal emblemático del parque nacional Amboró, la razón es que se trata de uno de los animales con mayor peligro de extinción del parque. Es llamado también pavo copete de piedra, su nombre científico es Pauxi unicornis,  la pérdida de su hábitat , la caza furtiva son las razones que más afectan a este especie de ave.

En la última década ha desaparecido más del 90% de los bosques que son utilizados por esta especie para vivir, aún siendo el parque nacional Amboró un área protegida, la situación del ave evidencia que los recursos financieros y humanos necesarios para asegurar la protección de estas áreas, no son suficientes.

Adicionalmente el gobierno boliviano y sus planes de desarrollo, tampoco contribuyen con la preservación de esta especie, ya que propone construcciones de vialidades que intervienen de manera directa, el ecosistema donde se establece la ya golpeada población del pavo de copete en áreas protegidas adyacentes, convirtiendo al parque nacional Amboró, en la última esperanza, para preservar la población del Pauji de Copete de Piedra en estado salvaje.

Variedad de especies de murciélagos

De las especies más diversas que se han identificado en el parque nacional Amboró, son estos mamíferos alados, hasta la fecha se conocen al menos 40 especies de murciélagos, lamentablemente, ni ellos escapan de los afecciones de los ecosistemas  y por ello más de 12 especies se encuentran en el libro rojo de la fauna como especies amenazadas de peligro de extinción, entre las que podemos nombrar a Lonchorhina aurita, Vampyrum spectru, Natalus espiritosantensis, entre otros.

En Bolivia, los murciélagos son el segundo orden más diverso de mamíferos, se han identificado hasta ahora un total de 125 especies, en el parque nacional de Amboró hay 40 de estas especies, esto significa que cerca de la mitad de las especies de murciélagos viven en este ecosistema.  Podrán estar preguntándose cual es la importancia de esta especie, que incluso es de los animales menos bonitos del planeta para algunos, en lo personal lo considero muy hermoso, más aún cuando al conocer el rol que desempeña en los ecosistemas.

PARQUE NACIONAL AMBORÓ

Los murciélagos son vitales para el mantenimiento de los procesos ecológicos, porque son excelentes dispersadores de semillas ya que muchos de ellos se alimentan de frutos. Este proceso de dispersión a través de esta especie, permite abarcar grandes distancias y que las semillas lleguen a lugares en donde la vegetación natural ha sido removida, promueve el flujo genético vegetal, enmascara a las semillas ante los depredadores, incrementando la posibilidad de éxito en su establecimiento y reducen la competencia entre plantas madre y plántulas.

También los murciélagos se alimentan de néctar y polen de las flores, por lo que son excelentes polinizadores. Esta especie como podemos ver constituyen una parte fundamental en el mantenimiento, recuperación y fortalecimiento de los ecosistemas, por su rol en el mantenimiento de la calidad genética de los bosques, por lo que debe ser protegida y conservada.

Flora del Parque Nacional Amboró

Es un paraíso y un reservorio de la diversidad genética del planeta, el Parque Nacional Amboró ofrece una gran diversidad de hábitats, que está relacionado de manera proporcional con la diversidad de especies y de allí su gran importancia. La biogeografía del parque es muy compleja, debido a la interrelación de biotas, lo que permite la presencia de las diferentes bioregiones.

Se han identificado en el parque nacional Amboró 26 unidades de vegetación, que se encuentran distribuidas en tres pisos bioclimáticos de vegetación, determinando la presencia y distribución de la fauna. Se han registrado más de 2.961 especies de plantas y no se ha realizado el estudio de todo el parque.

Se hacen presentes diversas especies de orquídeas, los increíbles y ancestrales helechos arborescentes gigantes de nombre científico Cyathea sp y Alsophila sp, la diversidad de  palmeras, bromelias y la presencia del cactus endémicos Cereus colosseusk, es solo una pequeña muestra de la importancia del parque nacional Amboró.

También se encuentran especies arbóreas que se han convertido en el blanco del comercio ilegal de madera, afectando grandes áreas y hábitat de importancia para el equilibrio ecológico, que debe permanecer en el parque como son Swietenia macrophylla conocida como mara, la Tabebuia sp. Y el cedro Cedrelak sp., entre otras.

Clima

Como hemos señalado anteriormente la amplitud y variabilidad de ambientes que se establecen en el parque nacional Amboró, diferencias de altitud, la presencia de la cordillera, son características que producen el establecimiento de los diferentes climas del Parque, en donde la zona norte es cálida y húmeda; el sur es seco y templado.

Por lo tanto, podemos  encontrar  temperaturas promedios que oscila entre los 18 °C en las partes alta y 26 °C en las partes más bajas. Con respecto a las precipitaciones de las zonas bajas se encuentran entre los 1.000 mm, mientras que en las zonas altas los promedios de precipitación se ubican entre los 1.000 y 2.000 mm.

Como podemos observar conservar la biodiversidad es un verdadero reto que no puede seguir esperando y necesita del compromiso de todos. Es evidente que estamos ante una crisis de la biodiversidad a nivel mundial y es urgente detener la pérdida de la misma, porque son indispensables los servicios y beneficios que proveen, por lo que se necesita el compromiso de todos a largo plazo, para poder controlar la crisis ambiental.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que dejamos a continuación:

 

(Visited 16 times, 1 visits today)
Categorías Otros

Deja un comentario