Almendro, todo sobre este árbol y su exquisito fruto

El Almendro es un hermoso árbol que pertenece a la familia de las Rosaceae, en este artículo podrá conocer sobre sus características, donde crece, en qué tipo de hábitat se desarrolla, como cultivarlo y mucho más!

ALMENDRO

Características del Almendro

El almendro tienen como nombre científico Prunus dulcis, se trata de un hermoso árbol que puede llegar a desarrollar alturas de 5 a 10 metros, sus ramas principales son pequeñas y rectas, cuando se están desarrollando y son individuos jóvenes muestran una copa que es bastante abierta y vertical, mientras que cuando son adultos su copa se vuelve más amplia y abombada dándole al árbol de Almendro un aspecto arbustivo.

En referencia al tronco, este árbol presenta un tronco retorcido que puede llegar hacer incluso inclinado, se encuentra recubierto por una corteza que muestra hendiduras profundas dándoles un aspecto y textura rugosa. El color de la corteza es gris oscura a negra pardusca. Sus hojas tiene forma oval, son lanceoladas, las flores son hermafroditas, lo que significa que presenta flores masculinas y femeninas en una misma planta y nacen desde las hojas, siendo flores solitarias. Los pétalos pueden variar de color blanco a un rosa intenso.

Una de las características de esta especie es que pueden llegar a ser árboles estériles, por lo que es de suma importancia que existan árboles cercanos para que se produzca el proceso de polinización a a través de los animales. El fruto es una almendra de forma oval, alargado y seco. El árbol de almendro es una especie comercialmente importante y también tiene un valor cultural que comentaremos más adelante. Es un árbol caducifolio, es decir, que pierde sus hojas en una temporada del año.

El periodo de reproducción de los árboles de almendro es aproximadamente entre los 3 y 4 años, los procesos de polinización realizados por abejas, aves y otros insectos, favorece la producción de frutos. Existen dos variedades de almendro uno que produce almendras de sabor dulce, de nombre científico Prunus dulcis variedad dulcis y otro árbol de almendro que se caracteriza por producir almendras de sabor amargo de nombre científico Prunus dulcis variedad amara.

ALMENDRO

Hojas

Las hojas del árbol de almendro se disponen en solitario por lo que son clasificadas como hojas simples, presentan una bella forma lanceolada, la cual se va estrechando hacia el ápice haciéndola obtener una  forma puntiaguda. Los bordes de las hojas del árbol de almendro son ligeramente aserradas, presentan una textura coriácea, muestran una nervadura pinnada, es decir, una nervadura central que recorre el largo de la hoja, con nervaduras alternas que van del centro hacia los bordes.

Muestran un color verde intenso y son brillantes. Pueden llegar a desarrollar una longitud entre 4 y 12 centímetros y de ancho pueden llegar a tener entre 1,5 y 4 centímetros. Otra característica que se puede resaltar de las hojas de almendro es que son en la base en forma de V, no presentan pubescencia por lo que son lisas.

Fruto, la almendra

El fruto del árbol de almendro es de forma oval alargado, se trata de una drupa muy particular ya que difiere totalmente de las drupas de otras especies, debido a que por lo general las drupas son muy carnosas, comparemos para que tengan una idea la drupa del durazno, la cual es carnosa, redondeada y con una única semilla. Por su parte la drupa del almendro es de forma ovoide como indicamos, es una drupa vellosa como terciopelo cuando esta recién desarrollada, es de color verde claro.

La envoltura o mesocarpio de la fruta del almendro es poco carnosa y dehiscente, cuando se madura, esa envoltura se seca y se abre a través de una cicatriz o unión ventral  dejando al descubierto un hueso que en su interior tiene una semilla.

ALMENDRO

Cuando describimos las partes por las que se encuentra conformado el fruto del almendro podemos indicar desde adentro hacia fuera presentan un endocarpio que es la piel que recubre o está en contacto con la semilla, le sigue el mesocarpio, que vendría siendo la carnosidad de la fruta, la cual como indicamos se encuentra poco desarrollada en la fruta del almendro y por último el exocarpio que es la piel externa. Cuando la fruta se seca y se abre queda adherida al árbol, para su conservación puede ser almacenada con todo y su concha.

La fruta del almendro tiene la capacidad de flotar, es posible que esta cualidad haya influenciado en la dispersión de la semilla del árbol de almendro hacia otra tierras, utilizando como medio de disipación las corrientes marinas y fluviales.

Flores

Con respecto a las flores del almendro no podemos señalar que se tratan al igual que el fruto de ser solitarias, porque se pueden presentar en grupos de dos y hasta de cuatro, pero también podemos encontrarlas de manera individual. Se tratan de flores hermafroditas, lo que indica que en una misma flor vamos a encontrar los órganos sexuales masculinos y los femeninos, con base en esta característica de la flor también se clasifica como una planta monoica, debido a que ambos órganos reproductivos se encuentran en una misma planta.

Las flores tienen un pedicelo que las sostiene y se disponen a lo largo de un eje, por lo que podemos hablar de flores terminales. Es una flor simétrica, con cáliz y corola muy bien diferenciados. El cáliz por su parte es sinsépalo, está constituido por cinco sépalos de color rojizos que se encuentran soldados; por su parte la corola presenta cinco pétalos libres de igual tamaño y forma, los mismos se disponen de forma simétrica. Los pétalos pueden ser de color blanco o de color rosa pálido.

Las partes masculinas de la flor son los estambres, se caracterizan por ser un filamento con una antera que tiene dos tecas, en las tecas se encuentran las dos bolsas de polen. La cantidad de estambres puede llegar a ser más de quince, lo que hace que la flor del almendro tenga un androceo de gran tamaño, los estambres son libres no se encuentran unidos entre ellos. Por su parte el órgano sexual femenino o Gynoecium está formado, por un solo carpelo libre que se ubica en el hipocampo, dentro del mismo hay una cavidad cerrada en donde están los ovarios.

ALMENDRO

Dónde crece el Almendro?

El almendro es un árbol que se desarrolla muy bien en las zonas de clima templado, sin embargo, no es de las especies del género Prunus que sea realmente exigente con las temperaturas frías, las mismas no deben ser extremas para que esta especie alcance el periodo de interrupción necesaria para dar inicio a una nueva etapa de desarrollo. El árbol de almendro es más bien susceptible a las heladas, prefiriendo inviernos bien definidos, suelos sueltos y arenosos.

El almendro es originario de las zonas montañosas de Asia Central, su cultivo fue fácilmente incorporado por las poblaciones que se establecían en las zonas de montañas y el uso de su fruto lo hizo una especie que se distribuyó con mucho facilidad a través de la rutas comerciales, llegando a Mesopotamia, Persia y otras civilizaciones especialmente aquellas que se encontraban en la ruta de la seda.

En Europa especialmente en España su cultivo se estableció en las zonas de costa y es el sitio en donde hasta el día de hoy predomina su presencia, es una especie que se siente cómodo y desarrolla con facilidad su potencial de crecimiento y reproductivo, cuando se cultiva en suelos ligeros, secos y con pedregosidad y de pH básico.

Hábitat

Como indicamos anteriormente el árbol de almendro es original de las regiones montañosas de Asia central, es cultivado desde los años 5.000 al 4.000 antes de Cristo, por lo que estamos hablando de una especie que tiene mucho tiempo formando parte del comercio de diversas civilizaciones  ancestrales.

ALMENDRO

En realidad es nativa del suroeste asiático y se estableció sin dificultad en la zona del río Indo el cual discurre por el continente Indio y se caracteriza por un clima mediterráneo, la especie se extendió hacia el norte de África y sur de Europa para luego cruzar las fronteras marinas y ser llevada hasta América.

Es por ello, que nos parece que el almendro se encuentra por todo el mundo, pero fue que el hombre se encargó de llevarlo, por su apetecible fruta, se hizo una especie muy comercial. Actualmente existen regiones del mundo que se encargan de cultivarlo y el almendro se adapta perfectamente siendo muy productivo, como es por ejemplo California, en los Estados Unidos.

El almendro es definitivamente una de esas especies vegetales que ha acompañado siempre muy de cerca la historia de la humanidad su evolución y desarrollo. Cuando hurgamos en la historia de la humanidad siempre encontramos al almendro. Este es un árbol que se adapta a climas cálidos del mediterráneo, en donde las temperaturas oscilan y pueden llegar a menos 20 grados centígrados, los veranos son calurosos y secos y las precipitaciones son menores a 600 mm anuales.

Clima

Podemos identificar que el clima mediterráneo es el ideal para el cultivo del almendro, sin embargo, este árbol tiene una gran elasticidad y puede mostrar una buena adaptación a distintas condiciones climáticas. Existen buenas experiencias viéndolo desarrollarse en altas temperaturas veraniegas y también en fríos invernales algo extremos, puede tolerar largos periodos de sequía.

Se reconoce como el mejor clima para la especie el mediterráneo, porque no ocurren grandes heladas, por lo que no se afecta la floración, la cual se produce generalmente los primeros meses del año. Los climas lluviosos y húmedos no son recomendados para el almendro.

Suelo

En referencia al tipo de suelo los almendros prefieren suelos de pH básico entre los 5,6 y 8,3, siendo el ideal un pH de 7,3 por ello los verá desarrollarse en suelos de textura suelta y calizos. No son más exigentes que otras especies pero se desarrollan bien tanto en suelos profundos y bien abonados, como en suelo con alto contenido de piedras, por lo que podemos inferir que su factor limitante más que el suelo es el clima. Para los cultivos requiere suelos con una profundidad mínima de hasta 1 m, bien drenados y permeables.

Cultivo del Almendro

Como cultivar un árbol de almendro, podemos comprar una planta ya crecidita o bien podemos iniciar desde la germinación de la semilla, ustedes lo deciden. Debemos tener presente que el suelo ideal para un almendro es un suelo suelto con un buen contenido de arena, para que le permita el desarrollo radicular optimo al árbol, así con para permitir que sea permeable y se mantenga siempre bien drenado.

Una temperatura ideal para que se desarrolle saludable es entre los 15 y 18 grados centígrados, debemos elegir un lugar soleado. Si decidimos utilizar la semilla debemos permitir que la misma germine, para ello debemos proveer de humedad y temperatura adecuada, es decir, debemos crear un ambiente controlado.

Lo primero que debemos hacer para la germinación de la semilla de almendro es sacar la semilla del interior de la concha que la recubre, podemos utilizar para ello un abridor de nueces, con la finalidad de no dañar la semilla al momento de extraerla.

Luego que obtenemos la semilla la pondremos a hidratar en agua durante al menos 24 horas, luego de haber cumplido el tiempo de hidratación, procedemos a colocar las semillas en una servilleta mojada, a la cual se le debe exprimir todo el exceso de agua. Esta servilleta la vamos a colocar estirada sobre una papel de aluminio y vamos a colocar nuestra semilla, para evitar el crecimiento de hongos le podemos agregar un poco de canela en polvo, cerramos la servilleta y el papel de aluminio.

Luego se debe colocar en la nevera porque necesitamos que las semillas reciban una baja temperatura, las dejamos por espacio de al menos tres semanas, luego las sacamos y verificamos que hayan germinado. Al germinar podemos entonces hacer la siembra de las semillas germinadas en las macetas, cuidando las condiciones antes descritas para el suelo y colocando el germinado hacia abajo, regamos y colocamos en un lugar donde no le pegue el sol directo para que no se deseque.

Después de 40 días ya nuestro almendro debe tener al menos 35 centímetros de alto podemos realizar el trasplante al sitio definitivo. Es una opción más costosa la compra de un almendro joven, pero es la más rápida para obtener resultados.

Para qué sirve este árbol?

El fruto del almendro es el mayor potencial del árbol de almendro, por ser muy nutritivo y tener una serie de propiedades que influyen en el bienestar de las personas que la consumen. Sin embargo, no es solo la fruta lo que se utilizar de este árbol milenario, debemos destacar que se trata de un material de gran dureza y resistente al agua, por lo que su madera era utilizada para construir canoas en la Polinesia oceánica.

El fruto y sus hojas son utilizados para teñir telas, por su alto contenido de taninos, del que se obtiene el color negro. La semilla que se encuentra en el interior de la almendra es comestible y tienen un exquisito sabor, los frutos son muy ricos en aceites esenciales.

Es utilizado como una planta medicinal con propiedades que permiten mejorar y curar afecciones de salud relacionadas con el hígado y los pulmones, por su alto contenido de flavonoides, taninos, saponinas y fitoesteroles.

Se elabora un té utilizando las hojas del árbol de almendro que se usa para tratar conjuntivitis, disentería y procesos diarreicos. También con las hojas se hacen cataplasmas para mejorar los procesos febriles, curar dermatitis al igual que la corteza. El uso de las hojas de almendro para mantener la calidad de agua de los acuarios ha resultados ser de gran utilidad por su poder antibacteriano, por lo que sirven como purificador del agua y promueve la salud de los peces.

Uso de su fruto

El fruto del almendro se puede utilizar de muchas formas, uno de los usos más conocidos es en la gastronomía, pero también es utilizado para mejorar afecciones salud, en la cosmética y por su puesto en la nutrición. Es por todos conocidos los múltiples usos de la almendra como ingrediente tanto en platos dulces como en platos salados.

Las almendras picadas son uno de los ingredientes preferidos de los chef para la elaboración de salsas y guisos, también son utilizadas como ingrediente de cierre en algún guiso para brindar sabor y textura al mismo. Uno de los usos más comunes es en la elaboración de dulces, donde las semillas del almendro son grandes protagonistas, como por ejemplo en la elaboración de turrones, bebidas como la horchata, la obtención de la leche de almendra, panes, entre otros.

La obtención del aceite de almendras como emoliente es muy bien recibido por sus múltiples propiedades y versatilidad de uso, como por ejemplo en la elaboración de cremas hidratantes, como aceite para masajes, como aromatizante. En cuanto a su efecto sobre la salud el aceite obtenido del fruto del almendro es utilizado en la medicina alternativa para el tratamiento de problemas renales y también para mejorar problemas de estreñimiento.

Como podemos ver el árbol de almendro resulto ser todo un gran descubrimiento. Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

(Visited 523 times, 5 visits today)
Categorías Árboles

Deja un comentario