Murciélagos de la fruta, especie con un tamaño peculiar

Es probable que usted sea de los que piensa que los murciélagos son aves, en este blog de aves le enseñaremos que los murciélagos son un mamífero volador, hablaremos especialmente del murciélago de la fruta, llamado comúnmente zorro volador, conocerá de sus características, clasificación, tipo de alimentación, reproducción y más.

MURCIÉLAGOS DE LA FRUTA

Características de los murciélagos de la fruta

Su papel en la conservación del ambiente e incluso en el restablecimiento de sistemas ecológicos intervenidos, es fundamental, ya que son grandes dispersadores de semillas, excelentes polinizadores, entre otros papeles de importancia para los ecosistemas.

El murciélago de la fruta, es llamado comúnmente zorro volador, ya que su fisionomía es muy parecida a la del zorro, la forma de su cara se asemeja a este animal. Existen muchas subespecies de esta especie de murciélago, cuando hablamos de subespecies, son rasgos taxonómicos que permiten clasificar a otros murciélagos que se diferencian en pequeños rasgos y que habitan en otros ambientes, sin embargo, los rasgos similares y dominantes, los hacen ser clasificados en un rango taxonómicamente inferior como subespecie.

Este tipo de murciélago de la fruta pueden alcanzar longitudes que van desde los 40 hasta 1.50 centímetros de longitud, por ello son incluidos en la clasificación de los mega murciélagos. Sin embargo, el tamaño de estos mamíferos difiere de una región a otra, por lo que pueden ser fácilmente confundidos con otras especies, por ello, es tan importante conocer de sus características principales, para estar seguros de identificarlos.

MURCIÉLAGOS DE LA FRUTA

Estos curiosos mamíferos voladores se caracterizan por tener grandes ojos, con una excelente visión, haciendo de esta cualidad una diferencia notoria al compararlo con otras especies de murciélagos, ya que estos animales se caracterizan por tener una visión reducida, por lo que desarrollan el uso de su ecosonar.

Presentan un sentido del olfato bastante desarrollado, lo que les permite obtener con mayor facilidad su alimento.  Sus dientes son muy afilados y poseen largas lenguas, lo que nos permite reconocer una anatomía bucal adaptada a su tipo de alimentación, ya que con sus afilados dientes pueden penetrar con facilidad la piel que recubre a las frutas y su larga lengua la cual mantienen enrollada y guardada en parte de su caja torácica, es desenrollada para captar los jugos que se encuentran en la pulpa del alimento.

Las alas al igual que el tamaño corporal de las diferentes subespecies de los murciélagos de la fruta, difieren de forma y de tamaño, dependiendo de la región en la que habitan. Existen diversas hipótesis que buscan explicar este tipo de variación morfológica, entre las que se señalan adaptación al ambiente natural.

Debido a la alimentación del murciélago de la fruta, estos animales suelen habitar en zonas donde abunda el alimento, por ello, siempre será fácil obsérvalos asociados a formaciones vegetales clasificadas como bosques espesos, en los que abundan árboles frutales.

MURCIÉLAGOS DE LA FRUTA

Una de las condiciones para el establecimiento de este tipo de formaciones vegetales  es la presencia de climas cálidos, ya que garantiza la presencia de una  variedad importante de frutas, sin cambios estacionales preferiblemente y cuerpos de agua cercanos.

Su delimitación geográfica como nos podemos imaginar se encuentra vinculada a su alimentación, cuando los murciélagos de la fruta tienen la necesidad de desplazarse a largas distancias en busca de alimento, su viaje de regreso debe contar con un lugar de descanso y suelen refugiarse en bosques, que aunque no haya frutas les sirven de protección.

Los murciélagos de la fruta al igual que las otras especies de murciélagos se comunican a través de la ecolocación, que es un sistema que les permite identificar la ubicación de los objetos, utilizando para ello sonidos de muy baja frecuencia. Los murciélagos en general emiten chillidos que rebotan en los objetos y cuando el sonido regresa, son capaces de deducir qué los rodea.

Es un gran misterio de la evolución el tipo de alimentación del murciélago de la fruta, ya que la mayoría de los murciélagos son insectívoros, a pesar de no contar con las pruebas que permitan conocer este tipo de evolución, de seguro fue la alternativa que encontraron, quizás en un momento de limitación de otro tipo de alimentos.

MURCIÉLAGOS DE LA FRUTA

Clasificación

Los murciélagos de la fruta pertenecen a la familia de los Pteropodidae, es llamado como señalamos anteriormente zorro volador, mega murciélago o murciélago de la fruta del viejo mundo Se han reconocido más de 180 especies de murciélagos de la fruta, los cuales han sido clasificados en 40 géneros.

Cuando hablamos de taxonomía debemos saber que la clasificación u organización que pretende la misma, va desde lo general a lo específico, por lo tanto, se inicia por el reino al que pertenece el animal, esta jerarquía que es la más general se fundamenta en la organización celular, complejidad estructural y modo de nutrición del individuo, por lo tanto, el murciélago de la fruta pertenece al Reino Animal.

Luego en las clasificaciones taxonómicas viene el Phylum, Filo o División se fundamenta en la relación filogénetica para realizar la clasificación, lo murciélagos de la fruta pertenecen al Filo Cordados, en el que la característica común es la presencia de notocorda, que es la cuerda dorsal presente, al menos en el periodo embrionario.

Luego viene la Clase en el que están clasificados como Mamíferos, las clases contienen un grupo de órdenes con características comunes, este indica que los murciélagos de la fruta tienen glándulas  mamarias que producen leche y con la que alimentan a sus crías.

Pertenecen al orden Quiróptero, los órdenes se fundamentan en familias que comparten características, por su parte la familia agrupan a los géneros de especies afines, por lo tanto, los miembros de una familia suelen estar estrechamente relacionados, los murciélagos de la fruta pertenecen a la familia Pteropodidae, del género Desmodus.

Con respecto a la especie es la clasificación taxonómica especifica, este concepto define las poblaciones que están conformadas  por los individuos que tienen la posibilidad de cruzarse entre ellos y producir descendencia fértil.

Se han reconocido varias subfamilias de murciélagos de la fruta, los análisis filogenéticos para determinar la clasificación taxonómica, son complicados, debido a su amplia distribución y posible adaptación de ciertas características de estos animales, a la región a la que pertenecen. De las seis familias Harpionycterinae, Cynopterinae, Nyctimeninae, Epomophorinae, Macroglossinae , Rousettinae y Pteropodinae, al parecer las familia  Macroglossinae y Pteropodinae no son monofilético.

Alimentación

Como podemos suponer, la alimentación del murciélago de la fruta, se fundamenta en la ingesta de frutas, en realidad el espectro es muy amplio y como todos los animales, sentirán predilección por alguna fruta en particular, sin embargo, dependiendo de la disponibilidad de alimentos, son capaces de consumir la que sea aprovechable.

MURCIÉLAGOS DE LA FRUTA

No consumen la fruta en su totalidad, como pudiéramos imaginarnos, van consumiendo parte de la pulpa y con la lengua obtienen parte de su néctar. Por este tipo de alimentación y el número que pueden alcanzar las poblaciones  de esta especie, pueden llegar hacer mucho daño en las plantaciones de frutales.

Adicionalmente a la manera de alimentarse, como ya mencionamos, el murciélago de la fruta tiene muy buena visión, excelente olfato y eco localización, por lo que no es en realidad un problema ubicar su alimento. Los murciélagos de la fruta suelen alimentarse en pleno vuelo, aunque hay momentos en los que pueden aterrizar y alimentarse pausadamente, sobre todo de los que tienen un gran tamaño.

Dónde viven los murciélagos de la fruta?

Los murciélagos de la fruta suelen establecerse en regiones y lugares en donde pueden obtener fácilmente su alimento, por lo tanto, podemos encontrarlos entonces en donde la vegetación se caracteriza por la presencia de árboles frutales. Los bosques densos que suelen desarrollarse en climas cálidos, son un excelente ecosistema para que estos animales se establezcan.

En caso de que el alimento comience a escasear los murciélagos de la fruta, son capaces de volar largas extensiones de terreno, esto suele suceder en algunas épocas del año, en donde pasan las temporadas de frutas disponibles y deben viajar para encontrar alimento. Generalmente siempre buscan un bosque en donde poder descansar luego del largo viaje, en este tipo de ecosistemas se sienten más seguros y resguardados de depredadores.

Son animales de hábitos nocturnos, por lo que suelen dormir durante el día, por ello, podemos encontrarlos en lugares que durante el día no lleguen los rayos de sol con intensidad, prefiriendo entonces los lugares oscuros para descansar.

En oportunidades los viajes no resultan provechosos y no logran encontrar alimento, por lo que también prefieren descansar cerca de donde puedan obtener agua. A pesar que suelen ubicarse en sitios donde no puedan ser devorados, la realidad es que los murciélagos de la fruta no tienen muchos depredadores naturales, no son el alimento predilecto de los carnívoros, pero siempre serán una opción en épocas de escasez. Así que los halcones, las ardillas y serpientes, han sido identificados como los probables depredadores ocasionales.

No son animales que le teman a los seres humanos, si el lugar que encuentran para descansar se ubica cerca de centros poblados, ellos no tienen problema de establecerse. Sin embargo, en los asentamientos humanos tienen mayor probabilidad de ser atacados, por perros y gatos domésticos y los propios humanos.

A pesar de no ser animales agresivos, los humanos les temen sobre todo porque son transmisores de la rabia, en caso de alguna mordida, no obstante, es bueno hacer saber que estos animales no son agresivos y solo buscaran defenderse si son amenazados.

Las zonas en donde se establecen este tipo de animales, tiene mayor probabilidad de mantener sus ecosistemas saludables ya que los murciélagos de la fruta, son grandes dispersadores de semillas y excelentes polinizadores. Lo que además favorece a otro tipo de especies, como las aves.

Comportamiento

Parecerá mentira, pero los murciélagos de la fruta no son los mejores voladores sobre todo en el arte de aterrizar, suelen ser animales muy torpes. Una de sus características es que no tienen un buen equilibrio y cuando caen al suelo, se les hace muy difícil volver a levantar vuelo. A pesar de poder chocar contra árboles y caer estrepitosamente, no suelen hacerse daño.

Uno de los comportamientos que podemos reconocer con facilidad es como utilizan sus alas para abrigarse, cuando duermen o descansan, con su alas mantienen el calor corporal al abrazarse ellos mismos. Son animales gregarios, es decir, que son animales que andan en grupos y estos suelen ser de gran tamaño.

Dentro de esos grandes grupos hay subgrupos conformados por un macho y varias hembras, en los que existen fuertes vínculos de unión. Como hemos indicado no es una especie agresiva, tienen hábitos nocturnos, por lo que suelen dormir durante el día. Prefieren lugares en los que haya oscuridad y que se encuentren cerca de cuerpos de agua.

Reproducción de los murciélagos de la fruta

Como indicamos los murciélagos de la fruta forman subgrupos en los que se encuentra liderado por un macho, el cual es acompañado por varias hembras, esos subgrupos en realidad son grupos reproductivos. Cuando llega la época reproductiva existe en la especie un ritual antes de la cópula, que consiste en que el macho en una suerte de caricias frota su cuerpo con el de la hembra, es un frenesí entre el grupo en el que alguna de las hembras aceptará al macho.

Posterior a este ritual, la pareja se aparea y la hembra en la mayoría de los casos queda preñada en una primera ocasión, el tiempo de gestación de la especie es de 6 meses. Luego que las hembras paren su cría, la hembra se hará cargo exclusivamente del pequeño, son capaces de tener una sola cría a la cual amamantará de manera exclusiva las primeras semanas.

Las crías estarán en posibilidad de volar, luego de las seis semanas de haber nacido. Se estarán preguntado como hace la hembra para alimentarse durante este periodo de crianza y donde deja a su cría, pues nunca deja a su cría, el pequeño se sujeta del cuerpo  de la madre mientras ella en pleno vuelo busca su alimento, es decir, que cuando decimos que la hembra se encarga de la cría, es de manera permanente, hasta que la cría es capaz de volar.

No tienen temporadas de apareamiento como suelen tener otros animales, los murciélagos de la fruta se aparean, cuando tienen asegurado su hábitat y su alimento, este es una manera natural de evitar una superpoblación, en momentos de escasez.

Si este artículo ha sido de su agradado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que le recomendamos a continuación:

 

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario