La secoya gigante o árbol de mamut de gran crecimiento

La secoya gigante ha sido catalogada como uno de los árboles más grandes del reino vegetal y de los más longevos. Aun cuando se origina en Norteamérica, es posible encontrarla en muchas otras regiones del mundo. Conoce en este post lo más resaltante de esta especie arbórea tan interesante en cuanto a sus características, su hábitat particular, el clima donde se desarrolla, su utilidad y qué clase de aves suelen posarse en su frondoso follaje.

Secoya gigante

Características de la secoya gigante

La secoya gigante, cuyo nombre científico es Sequoiadendron giganteum, de la clase latina taxodiaco, perteneciente al género de las conifera perennifolia, se le conoce también como wellingtonia, secoya de la Sierra o gran árbol.

Es un espectacular espécimen, al que también se le dice árbol de mamut, por su gran porte, aun cuando no es el más alto que existe.

Tiene una altura de 87 metros o más, un diámetro que oscila entre los 5 y 11 metros en la base y un volumen de tronco aproximado de hasta 1.490 metros cúbicos.

En principio, se estima que la altura de la secoya gigante es equivalente a un edificio de 26 pisos, y su anchura en sus bases puede superar el ancho de una calle de la ciudad.

Es originaria de la costa del Pacífico estadounidense, que se extiende desde la región suroeste de Oregón hasta la bahía de Monterrey en California. Es abundante, específicamente, en la parte occidental de la escarpada de la Sierra Nevada californiana a unos 2.100 metros sobre el nivel del mar.

Su tipo de follaje es el siempre verde y pertenece a la clase de vegetación perenne. En Reserva de la Biosfera Magaliesberg podemos ahondar sobre especies vegetales interesantes.

Secoya gigante

A fin de proteger a la especie, en el año 1890 se fundó en ese sector el Parque Nacional de la Secoya para promover la custodia y resguardo de los ejemplares allí existentes, pues se ha considerado que tiene más valor viva que muerta por el conocimiento científico e histórico que aportan.

Los expertos botánicos han estimada su vida útil entre 1.800 y 2.700 años. No obstante, se tiene data interesante acerca de una secoya gigante que llegó a tener 3.200 años, calculándose su edad a partir del recuento de sus anillos de crecimiento.

En sus primeros años, la secoya gigante tiene una forma que se asemeja a una pirámide con mucho ramaje en la parte inferior de su tronco, pero en la época madura se presenta como una torre o columna en la que las ramas inferiores se han caído, exhibiendo un tronco recto, con la corteza fibrosa y fruncida.

Es resistente a plagas y enfermedades, que por temporadas la atacan, pero no suele presentar problemas serios. Se recomienda la lectura de El Gran Pantanal que presenta información pertinente a problemas de la vegetación.

Es un imponente espécimen por su gran porte y férrea resistencia, que le ha permitido atravesar milenios. Es considerada una magnífica especie ancestral, que impacta por su tamaño incomparable.

Hojas

Las hojas de la secoya son llamadas acículas y son perennes, de muy larga vida, y las hay de dos tipos:

  • Las del ápice y el extremo de las ramas, que son escuamiformes, en forma de escamas unidas al tallo.
  • Las de las ramas laterales, que son lineales y puntiagudas de 1 a 3 cm de longitud.

Son hojas de un color verde oscuro por el haz con dos bandas blanquecinas por el envés. Con el paso del tiempo se van tomando un tono marrón rojizo.

Están insertas en la ramilla en espiral, formando planos en las que parecen estar en posición dística colocados en dos filas verticales opuestas, que les permite aprovechar mejor la luz del Sol.

Son aplanadas y rígidas y después de unos 3 o 4 años se van desprendiendo de las ramillas.

Secoya gigante

Flores

La secoya presenta inflorescencias masculinas y femeninas con características particulares. Las inflorescencias masculinas tiene forma ovoide y son escamosas. Miden de 2 a 6 milímetros de longitud de color primordialmente amarillo o pardo.

Se presentan en solitario y en posición lateral o terminal, en las puntas de las ramillas.

Las femeninas son terminales, aproximadamente del mismo tamaño que las masculinas, pero son de color verde y brotan en las ramas superiores.

El período de floración de la secoya ocurre a mediados o finales de invierno, a veces a principios de la primavera.

Semillas

Son de color marrón oscuro y miden de 4 a 5 milímetros de largo y 1 milímetro de ancho. Tienen unas alas marrones o amarillentas de  un 1 milímetro de cada lado.

Están dentro de los frutos o conos de conífera y en cada de los cuales puede haber entre 30 y 50 tecas, que son las dos mitades en las que se divide la antera, o estambre de la flor, que contienen dos sacos polínicos. Las tecas están dispuestas en forma de espiral con su carga de semillas.

Las semillas son importantes para la reproducción del árbol, para lo cual no se requiere efectuar ningún tratamiento previo, aunque muchas de las semillas no resultan efectivas.

Alrededor de la base de la secoya aparecen brotes de cepa y raíz, que también sirven para la multiplicación de la planta.

Frutos

Se presenta en forma de conos que miden entre 4 y 8 centímetros de largo y alrededor de 2 a 2,5 centímetros de diámetro. Maduran entre los 18 y 20 meses y pueden permanecer hasta 20 años cerrados. Por lo general, mantienen su color verde.

Son del tipo estróbilo o piñas con forma globosa. Son pedunculados, pues están unidos al tallo de donde cuelgan. Se hallan al final de las ramillas.

Se aprecian en su superficie una serie de escamas leñosas dispuestas en espiral y arrugadas, que se abren durante la madurez.

Por cada escama hay entre 2 y 5 piñones elipsoides provistos de dos alas esponjosas.

Aunque cada árbol puede llegar a tener millones de semillas, solamente prosperan el 15 o 20%. La maduración es anual, lo cual ocurre en otoño, pasando de muy verde a color marrón.

Al comenzar a secarse la fruta, el cono se abre y el viento se lleva las semillas. Estos frutos no se desprenden, sino que se mantienen así abiertos durante mucho tiempo.

Tronco

Su tronco muestra una corteza fibrosa de múltiples capas. Es rugosa con un grosor de unos 60 centímetros en la base del tronco de forma de columna.

Puede llegar a medir 8 metros en la base del árbol. Constituye una efectiva protección contra el fuego.

Madera

La madera de esta especie en edad madura es muy resistente, blanda, rojiza, fácil de trabajar y duradera.

No se descompone tan fácilmente, pero es fibrosa y quebradiza, por lo que resulta, en general, inadecuada para la construcción.

Por el gran peso de la planta y su quebradiza condición, con frecuencia se astillaban al golpear el suelo, lo que se tradujo en mucha madera malgastada.

Para tratar de evitar o disminuir el impacto de la madera al caer, los leñadores, en el pasado, idearon cavar zanjas que rellenaban con ramas para amortiguar el golpe al caer la madera.

No obstante, aún se cree que solo un 50 por ciento de la madera pudo ser aprovechada, sobre todo para producir tablillas de postes y de cercas, e incluso para fósforos.

Por su parte, la madera de árboles inmaduros resulta menos quebradiza, según lo encontrado en las recientes pruebas que se han hecho con árboles jóvenes.

Esto ha generado cierto interés en cultivar la secoya gigante como un árbol de muy alto rendimiento de cosecha de madera, en California y también en partes de Europa occidental, donde puede crecer más eficientemente que las secoyas rojas de la costa.

Hacia el noroeste estadounidense, varias empresas han comenzado emprendimientos de secoyas gigantes para producir árboles de Navidad.

Algunos de los posibles usos económico de la secoya gigante son en la actualidad el turismo y la horticultura.

Cultivo de la secoya gigante

Para cultivar la secoya en óptimas condiciones, se recomienda sembrarlo en el jardín de la casa para vigilar su desarrollo hasta alcanzar un buen tamaño en una maceta de más de 50 centímetros de largo y ancho.

No obstante, aun cuando es una planta que se demora en crecer, es aconsejable tener ya previsto el sitio apropiado para trasplantarlo. Debe ser un área despejada, lejos de edificaciones y pavimentos, que podrían resultar afectados cuando crezcan sus raíces y se vaya ensanchando su ramaje.

Requiere estar al aire libre, recibir luz directa del Sol en gran cantidad, así como agua de lluvia continua, pues necesita un sustrato húmedo, mas no anegado.

La secoya en crecimiento resiste las bajas temperaturas, al igual que los climas templados, pero una temperatura por encima de 30 ºC, ya que puede perjudicar su crecimiento, en vista de que no tolera sequedad ambiental  ni calor excesivo.

El terreno debe ser un suelo ácido y fresco. No necesita de un abono o fertilizante con mucha frecuencia.

Para trasplantarlo, tan pronto aparezca el primer brote con la pequeña bolita roja y sus primeras hojas, se debe manipular con cuidado para no dañar sus raíces.

Ubicar el lugar ideal definitivo donde permanecerá de por vida la secoya es importante, ya que debe cumplir ciertas condiciones.

Debe estar aislado y apartado de edificaciones a una distancia mínima de 10 metros de edificios con plantas altas, tuberías, suelos pavimentados, etc., para que no cause ningún daño a las estructuras.

Dicho lugar debe ser con espacio suficiente para que la planta se adapte con mayor facilidad y poder expandir sus raíces, ramas y tronco.

¿Dónde crece la secoya gigante?

Las áreas donde mejor crece la secoya gigante es en la costa pacífica de Estados Unidos, sobre todo en California, donde existe el ya señalado Parque Nacional de la Secoya, el segundo más antiguo y protegido en este país.

Anualmente acuden a este hábitat natural miles de turistas de todo el mundo para admirar estas bellezas.

No obstante, la secoya se comenzó a cultivar también en reservas creadas especialmente para esta planta en países como:

  • Canadá
  • Italia
  • España
  • Chile
  • Francia
  • Bélgica
  • Islas hawaianas
  • Inglaterra
  • Nueva Zelanda
  • Rusia, donde crece en las regiones costeras del territorio de Krasnodar, en el parque Arboretum de Sochi, en el que hay una pequeña “colección” de plántulas jóvenes, que tomará varios siglos para desarrollarse y será una nueva generación de turistas la que los admire.

La característica principal que tienen todos estos países para la preservación de estos árboles “milenarios” es el predominio de un clima  húmedo, aun cuando este árbol tolera muy bien los cambios bruscos de temperatura.

Hábitat de la secoya gigante

El hábitat ideal de las secuoyas gigantes es en sistemas montañosos bastante húmedos a grandes altitudes en las que son capaces de resistir el frío, las nevadas prolongadas, el peso de la nieve invernal, las ráfagas de vientos fríos, los rayos y muchos otros rigores, manteniendo su crecimiento y fortaleza.

Crecen en arboledas bien definidas en bosques mixtos siempre verdes junto a otras especies antiguas.

En vista de que la mayoría de los árboles circundantes son también bastante grandes, resulta difícil apreciar el tamaño de una secuoya gigante individual.

Es de destacar que la gruesa corteza de la secoya la protege de los incendios ocasionados por los rayos.

Normalmente, las llamas de los rayos hacen que se abran las piñas o conos, ayudando a la diseminación de las semillas. Además, contribuyen a despejar el sotobosque o vegetación que crece bajo los árboles, permitiendo que los árboles jóvenes prosperen debidamente.

Clima

El clima apropiado para un cultivo óptimo de la secoya es el de las zonas húmeda o templadas con veranos suaves cuya temperatura máxima sea entre 25 y 30 ºC.

En cuanto a las bajas temperaturas, soporta hasta los -18 ºC sin ninguna dificultad, lo que demuestra su capacidad de tolerar inviernos duros.

Normalmente, crece en regiones con una altitud entre los 0 y los 900 metros sobre el nivel del mar, de mucha neblina y lluvias abundantes, en las que haya gran incidencia de los rayos solares y que la humedad ambiental sea alta, de lo contrario no prospera.

Algunos botánicos han reportado que la secoya gigante puede soportar la contaminación urbana, mas no la industrial y que es una especie sensible a las heladas primaverales.

Suelo

La secoya gigante necesita suelos húmedos, ligeramente ácidos, pero frescos y profundos, con espacio suficiente para su pleno desarrollo, en virtud de su gran altura.

Secoya gigante

Debe ser tipo filtrante, considerado como el suelo apropiado, compacto como la arcilla y muy poroso o arenoso.

Además debe tener una humedad fresca y seca.

¿Para qué sirve este árbol?

Su aprovechamiento está muy limitado en la actualidad, pues se encuentra dentro de espacios naturales bajo protección.

Por su hermosa apariencia y rendimiento que brinda la madera, se le ha empleado en la fabricación de piezas de uso exterior e interior en construcción y carpintería.

De tal manera que se ha usado en muebles, bancos de calle, escaleras, pilares, postes de telégrafo, marcos de ventanas, puertas, paneles decorativos, jambas, revestimiento interior de vagones, tanques, azulejos de madera, remolques, cabinas de yates, revestimiento exterior de casas, papel, tableros de fibra y medios filtrantes.

También se ha empleado para hacer cajas para almacenar tabaco y cigarros, barriles para melazas y miel, canalones, tinas, ataúdes y traviesas o elementos transversales de las vías férreas para mantener unidos y, a la vez, a una distancia fija, los dos carriles que conforman la vía.

Secoya gigante

Más recientemente, se han popularizado nuevamente las casas hechas con madera de secoya en territorio estadounidense.

Asimismo, la secoya se usa como ornamento, por lo que es posible encontrar diversidad de cultivares de jardinería, que son grupo de plantas seleccionadas artificialmente por diversos métodos a partir de un cultivo más variable.

En medicina

No hay un uso oficial de la secoya en el área médica, no obstante, el extracto de la planta está presente en algunos suplementos dietéticos.

Tampoco se ha reportado una utilización en la medicina popular, pero se ha empleado el extracto de la planta en el Bio Sequoia, que es suplemento dietético para fortalecer huesos y articulaciones.

Secoya gigante

En jardinería

Son pocos los usos de la secoya en la horticultura, debido a que crece muy lentamente, y para poder usarla se requiere que la planta esté en su período “adolescente”, para lo cual deben pasar muchos años.

Aves que atrae la secoya gigante

Son varias las especies de aves que se posan en el frondoso follaje de la secoya gigante para anidarse y alimentarse.

Entre ellas quizás la más común y más ruidosa sea el arrendajo de Steller, que es un pájaro cantor de gran tamaño con el cuerpo de color azul y la cabeza negra.

Asimismo encontramos otros ejemplares como el cárabo californiano, el carpintero crestado, el búho manchado, el halcón peregrino, el águila calva americana, entre otras.

Secoya gigante
Arrendajo de Steller
(Visited 6 times, 1 visits today)
Categorías Árboles

Deja un comentario